El Teatro del siglo XVIII,  la gran edad del teatro julio 2018

El Teatro del siglo XVIII,  la gran edad del teatro

¿Qué es el teatro del siglo XVIII?

El siglo XVIII fue la gran edad del teatro. En Londres y las provincias, fueron construidos grandes auditorios especialmente diseñados para albergar a las multitudes que acudían por las noches para ver obras de teatro y actuaciones musicales. Una variedad de entretenimientos estaban en oferta, desde obras de teatro y ballets acróbatas hasta funámbulos. Así, el teatro comenzó a establecerse como una forma de arte no sólo para las clases altas sofisticadas, sino para todos los niveles de la sociedad. De igual manera, con los procesos de restauración de los teatros como espacios físicos, se llevaron a cabo modificaciones en los escenarios, por lo que, Carlos II, concedió licencias para sólo dos compañías de teatro en Londres. Así, a principios de siglo algunas cajas de los escenarios, todavía se colocaron junto a la etapa, la vegetación y delantal todavía eran bastante grandes. Sin embargo, como el número y tamaño de los teatros y el público crecieron, las etapas fueron rediseñadas para que la vegetación larga y delantal de tiempos de la restauración fuera acortada y empujada hacia la embocadura. Igualmente, la separación entre el escenario y el público se destacó aún más mediante la colocación de los miembros de la orquesta frente al escenario en una zona conocida como el hoyo de la orquesta.

¿Cómo se desarrolló el teatro del siglo XVIII?

El tiempo de crecimiento y el cambio del siglo XVIII, denominada la edad de la razón y la ilustración, fue una época de grandes cambios sociales y culturales. El desarrollo racional y científico, los enfoques religiosos, sociales, políticas y problemas económicos condujeron no sólo a la revolución americana (1772) y la revolución francesa (1789), sino también marcaron el inicio de la Revolución Industrial, que se estableció en Gran Bretaña como principal potencia mundial con un imperio global.  Así, aumentó la población de Gran Bretaña rápidamente durante este período, muchas personas abandonaron el campo para buscar nuevas oportunidades de trabajo por lo que hubo una rápida expansión de pueblos y ciudades, mientras que también llegaron muchos inmigrantes de grandes zonas de Europa continental.  Estos cambios se dieron también en el arte y el teatro, teniendo como escritores famosos de la época, a  novelistas como Henry Fielding, Mary Shelley y Jane Austen, poetas románticos Lord Byron, William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge y hombres de letras como Jonathan Swift, Alexander Pope y Samuel Johnson.  Así, una característica importante del teatro del siglo XVIII, fue la modificación que se realizó en cada una de sus partes, tal es el caso del parlamento,  los escenarios, la luz, el vestuario, entre otros.

Los escenarios en el teatro del siglo XVIII

El paisaje para hacer escenas aparece más vivo, así como dar mayor profundidad y perspectiva a la escena, los diseñadores comenzaron a pintar paisajes de alas paralelas, también conocidos como pisos, que se retrocedieron de la audiencia. También hace más fácil y más rápido modificar los pasamanos con un ajuste, de las alas descansando unas detrás de otras. Cuando era necesario un cambio de escena, los pasamanos simplemente se quitaban del piso y colocaban en la parte trasera.

La Iluminación en el teatro del siglo XVIII

A principios de siglo del auditorio era tan brillante como la etapa. Pero a medida que el diseño teatral fue desarrollado, la etapa fue más separada de la audiencia haciendo el auditorio oscuro durante su funcionamiento. Así las candilejas y luces laterales, podían utilizarse para iluminar a los actores en el escenario. Por lo que, la iluminación era originalmente por medio de velas y candelabros, pero éstos fueron sustituidos con lámparas de queroseno y de gas más adelante en el siglo. Todos los métodos de iluminación de la etapa en ese momento podían ser peligrosos y los accidentes eran muy comunes.

La acústica en el teatro del siglo XVIII

Por parte, la acústica se adaptaba de acuerdo a la estructura general y el tamaño de los teatros y estadios que contribuyeron para el efecto y la eficacia de la misma. Así, los teatros tenían forma ovalada lo que contribuyó a que la acústica fuera buena y el arco de proscenio ayudó a evitar el ruido de la audiencia al sumergir la línea de los actores. De igual manera, los teatros tenían techos abovedados sobre el escenario que también ayudaron a impulsar la amplificación del sonido, de la obra.

La audiencia en el teatro del siglo XVIII

El público del teatro del siglo XVIII, era  una experiencia muy diferente a la de hoy y los actores a menudo tuvieron que luchar para captar la atención de la audiencia, que podían ser groseros, ruidosos y a veces incluso peligrosos. Por lo tanto, el teatro  del siglo XVIII, era un evento social y el público era una mezcla de ricos y pobres, que se sentaban en diferentes partes del teatro dependiendo de si se les podía permitir entradas baratas o caras. Los clientes de clase alta se sentaban generalmente en cajas desde las que podían ver y ser vistos, mientras que las clases más bajas eran confinadas en galerías sucias y calientes en la parte superior del edificio.  De igual manera, el alcohol y los alimentos se consumían en gran cantidad,  la gente entraba y salía a lo largo de la actuación y se podía contemplar a menudo como  los espectadores charlaban entre sí y a veces apedreaban a los actores y les lanzaban fruta podridas y verduras. De igual manera, los disturbios en los teatros  era también muy frecuentes. Así, el teatro de Drury Lane fue destruido por disturbios en seis ocasiones durante este siglo.

¿Cuales son los tipos de teatro del siglo XVIII?

Es importante resaltar que las compañías de teatro dirigidas por actores encargados habían comenzado durante la época de la restauración y continuaron durante los siglos XVIII y XIX. Un actor formaba una compañía de teatro, eligía las obras de teatro que quería producir, desempeñaba los papeles principales en ellas y dirigia  acuerdos de negocios de la empresa. Sin embargo, a mediados del siglo XIX, los actores encargados fueron reemplazados primero por directores de escena y más adelante por directores de teatro. Por lo tanto, los tipos de teatro del siglo XVIII, estuvieron fundamentalmente enfocados en dos tipos:

Las comedias sentimentales en el Teatro del siglo XVIII

Comenzaron a realizarse en la primera etapa del siglo XVIII, pero el estado de ánimo de los tiempos estaba comenzando a cambiar y uno de los resultados de esto fue el desarrollo de un nuevo género teatral llamado melodrama.

El melodrama emocionante en el Teatro del siglo XVIII

Este drama fantástico tenía un estilo de exagerada actuación, ya que combinaba con la maquinaria de la etapa cada vez más sofisticada de los teatros victorianos, muy bien adaptado a los tiempos y cumplía con las exigencias de un público cada vez más de espectáculo de masa y entretenimiento.

¿Cuál es el legado del teatro del siglo XVIII?

El teatro del siglo XVIII, deja como herencia el género literario en el que resaltó con más énfasis lo social. Con una fuerte influencia, el teatro del siglo XVIII demostró ser una verdadera escuela pública. De allí que, teniendo al teatro como escenario, se difundieron las ideas reformistas y pedagógicas que conformaron la sociedad y sentaron las bases para las culturas y civilizaciones siguientes. Así, en las primeras décadas del siglo perviven las comedias barrocas, que eran comedias de magia, cargadas de trucos, apariciones exóticas y seres sobrenaturales. De igual manera, progresaron las comedias de cantos,  comedias de figurón, que a su vez, se apoyaron en las de capa y espada del siglo XVII, así como también, las comedias heroico-militares, que exacerban  los sentimientos patrióticos y evocaban las pasadas glorias nacionales.

¿Cuales eran los principales representantes del Teatro del siglo XVIII?

Entre los años 1714 y 1718 Steele era el supervisor del teatro Drury Lane. Este autor escribió sobre todo comedias y fue uno de los primeros dramaturgos en alejarse del estilo de la restauración mediante el desarrollo de una nueva forma de drama sentimental.  Una forma que Oliver Goldsmith  describe como drama donde las virtudes de la vida privada son exhibidas, en lugar de que los vicios fueran expuestos. Por lo tanto, el drama sentimental era popular con el público de la emergente clase media  porque tendían a ser actuados de manera que ni la comedia ni la tragedia lo hacían.

En el teatro del siglo XVIII, Richard Steele, además de escribir algunos de los primeras obras de teatro de la nueva era, Steele era también fue el primer escritor en producir y editar una revista bimensual teatral llamada el teatro. Así mismo, Steele fue cofundador de la revista Tatler la y también se asoció con The Spectator y The Guardian – publicaciones, que están todavía en la impresión al día de hoy. Por su parte, Nicholas Rowe era un abogado que se convirtió en un poeta y un dramaturgo conocido ya que era amigo de Alexander Pope y Joseph Addison, por lo que escribió tragedias históricas y románticas que fueron realizadas principalmente en los campos de Lincoln Inn. Así mismo, los actos de Rowe eran muy dramáticos y altamente aclamados. De igual manera, el papel principal en Tamerlaine (1702) fue escrito por Thomas Betterton.  El penitente Feria (1703) fue un gran éxito para Elizabeth Barry y más tarde Sarah Siddons, que también actuó en la tragedia de Jane (1714) en 1709. Igualmente,  Rowe ha editado y producido una edición completa de obras de Shakespeare, que divide en actos y escenas a las que había añadido acotaciones. Rowe también se convirtió en poeta laureado en 1715 y fue honrado con su entierro en la Abadía de Westminster.

Otro representante del teatro del siglo XVIII fue John Gay quien perdió varias fortunas, tenía una reputación dudosa, un estilo de vida muy indulgente y escribió el mendigo de la ópera (1722), probablemente el teatro musical más exitoso del siglo. La idea para la obra maestra de Gay fue sugerida a él por Jonathan Swift. No es, estrictamente hablando, una ópera, pero sí un teatro con canciones, posiblemente el primer ejemplo en la etapa inglesa de lo que ahora se llama “teatro musical”. Así, Gay escribió el libreto y la música (más de sesenta baladas populares) que fue arreglado por John Pepusch, compositor nacido en Alemania y contemporáneo de Handel.

El Teatro del siglo XVIII,  la gran edad del teatro
Titulo
El Teatro del siglo XVIII,  la gran edad del teatro
Descripción
El Teatro del siglo XVIII comenzó a establecerse como forma de arte no sólo para las clases altas sofisticadas, sino para todos los niveles de la sociedad
Autor
Editor
tiposdearte.com