Teatro Romántico, sentimentalismo y  dramatismo octubre 2018Teatro Romántico, sentimentalismo y  dramatismo octubre 2018

Teatro Romántico, sentimentalismo y  dramatismo

Definición del Teatro Romántico

Este teatro se desarrolló entre los siglos XVIII y XIX  y las obras representaban una actitud basada en la libertad y la individualidad. Por lo tanto, los autores reclamaban todo tipo de libertad y se oponían a las normas. Las obras de estos actores, artistas románticos estaban centradas en la imaginación. Así mismo, en sus obras trataban temas propios (emociones y sentimientos), puesto que los actores se rebelaron contra la sociedad, que limitaba su libertad.

Como en el resto de la literatura romántica, destaca por el sentimentalismo, el dramatismo, la predilección por temas oscuros y escabrosos, la exaltación de la naturaleza y del folklore popular. Surgió de este teatro un nuevo género, el melodrama, y se popularizaron los espectáculos de variedades (vaudeville). Se pone mayor énfasis en la dirección artística y en la escenografía, en el carácter visual del teatro y no sólo el literario. Se avanza en la técnica interpretativa, con mayor profundización psicológica (método Stanislavski, Actors Studio de Lee Strasberg), y reivindicando el gesto, la acción y el movimiento. Se abandonan las tres unidades clásicas y comienza el teatro experimental, con nuevas formas de hacer teatro y un mayor énfasis en el espectáculo, retornando al rito y a las manifestaciones de culturas antiguas o exóticas. Cobra cada vez mayor protagonismo el director teatral, que muchas veces es el artífice de una determinada visión de la puesta en escena.

¿Cómo se desarrolló el Teatro Romántico?

El tema principal de la obras del teatro romántico es el amor.  En el desarrollo de la trama se desencadenan una serie de desastres. Tiene además desde el punto de vista literario, una combinación de prosa con verso. Usaba las obras melodramáticas para impresionar al público, y en él abundan las escenas violentas. A veces se mezclan elementos trágicos con cómicos. Prevalecen los sentimientos por sobre la razón.

El Teatro Romántico en Europa

 

En Francia, Alemania y también en España, desarrollaron este teatro. En Alemania se hacen las primeras obras románticas, sin embargo, el romanticismo ya había llegado medio siglo antes en Francia y España. Los principales autores románticos alemanes fueron Goethe, con su obra Fausto y Schiller, con Los bandidos.  Igualmente, en el teatro romántico, tanto antiguo como moderno,  se buscó siempre apelar a las emociones en lugar del intelecto. Los efectos especiales por lo tanto se centraron en lo sobrenatural y misterioso, con predomino de lo visual sobre lo verbal, sensacional, más que intelectual.  Así, los aristócratas solían ir a la ópera y ballet, mientras que la clase media iba más al teatro, por lo que, el tamaño de la audiencia aumentó aún más. Por lo tanto, la audiencia se convierte en más importante que el sonido así como los sistemas detallados realistas que tampoco eran la norma.  De igual manera, los asientos de la orquesta que hasta entonces habían sido asientos baratos, se convirtieron en más valiosos. Las galerías superiores eran las más baratas. Igualmente, los escenarios eran públicos, especialmente los de los dioses, eran fuertes y vocales, los pisos con filas de terreno plano de corte libre y la gente estaba de pie en el suelo del escenario pintado y de cuidado realista, de escenarios naturales. La iluminación era con velas o lámparas de aceite, pero a partir de  1830, los teatros tenían luz de gas (teatro de calle de la castaña en Filadelfia fue el primero en ser iluminado por el gas, en 1816). Puesto que la luz a gas brindaba mayor iluminación con un mejor control de la intensidad, pero tenía las llamas vacilantes. Así mismo, este teatro presentaba muchos efectos especiales tales como volar, trampillas, agua bomba, movimiento, panoramas para dar la ilusión de viajar, correr por la tarde, permitiendo caballos y carreras de cuadrigas, las erupciones volcánicas, incendios, entre otros efectos. Cada etapa buscaba presentar una ilusión de la realidad, con muchos detalles y debía ser históricamente y geográficamente exacta. En cuanto al significado, mientras que el romanticismo no era realista en su dirección, acción y drama, en conjunto,  el vestuario y la iluminación intentaban ser lo más realistas posible. Por lo tanto, el romanticismo inadvertidamente allanó el camino para la aceptación más fácil del realismo. Pero en un primer momento, debió ir a través de un movimiento que ayudó a hacer al teatro más popular y aceptado por la persona del común.

Los románticos no seguían las reglas teatrales tradicionales. Por el contrario al racionalismo, los actores de teatro románticos abrazaron la subjetividad y la naturaleza. Resaltando el hecho de que Napoleón llevó a Europa del racionalismo al romanticismo, basado en las ideas de Jean Jacques Rousseau que quería reclamar libertad humana. De allí que el teatro romántico fuera visto a veces, como un retorno a la edad media, debido a la vuelta de la iglesia sobre la razón, ya que el nacionalismo como inspiración condujo a la revolución francesa y una Alemania unificada, impulsando el reinado del terror en el deseo de un líder que gobernaría con fría lógica y razonamiento. Igualmente, en sus características, los dramaturgos románticos establecen el diseño de la historia del romanticismo, tomando en consideración que la revolución industrial estaba produciendo el crecimiento de una clase media urbana conduciendo a la popularización del teatro como un todo. Los románticos creían que la Revolución Industrial era un ataque a la naturaleza.  Por lo que, el final del romanticismo se caracteriza por el comienzo del realismo. Así en la actuación romántica destacó la libertad de emoción y de pasión muy melodramática, consistió del héroe, la heroína, el villano y el cómplice protagonista, interpretado como fuerte y único, por lo que, tienen éxito debido a que confían en su instinto visceral y emoción romántica.

¿Cuál fue el legado del Teatro Romántico?

 

El escritor del drama romántico abandona todo lo rígido e inflexible del drama neoclásico, en lo estructural así como en la creación de los personajes, dando por resultado unos seres rebeldes, sin importar la norma social. Los autores románticos recogen temas y formas fundamentales del teatro del siglo XVII, no suficientemente desarrolladas, y los llevan a sus últimas consecuencias. Binomios tan conocidos como amor-odio, vida-muerte, ángel-demonio, cielo-infierno, salvación-condenación, en la mayoría de las comedias del XVIII no tienen más referente que el cercano mundo cotidiano, que sólo se plantea en función del logro de determinados intereses materiales y que, por lo tanto, se enfrentan del modo más positivo posible. Estos binomios, han cobrado en el teatro romántico otras dimensiones más serias y el protagonistas, en cada pregunta, en cada acción, se juega la vida porque se pretende más, conocerse y cambiar su mundo. Todo se resume en la oposición individuo-sociedad, que ya se encuentra en Rousseau. Ser reconocido, e identificado, para el autor del XVIII y para su público era un golpe de efecto esperado. Pero en las comedias tales como de Valladares, Cornelia o Zavala, del teatro español, empieza a cobrar un interés nuevo el hombre reconocido, extraño hasta entonces, que adquiere una distinta dimensión al ser dotado de un pasado conocido. En los dramas románticos esta anagnórisis toma muchas veces un carácter trágico. Por ejemplo, Manrique, en El travador, es hermano de quien le manda asesinar; Ruggiero es condenado por su propio padre en La conjuración de Venecia, y así sucesivamente.

El enfrentamiento con el orden social lleva al protagonista romántico a realizar acciones marginales, fuera de la ley o escondidas. Por ejemplo, se casa en secreto, como Laura y Ruggiero. Por consiguiente, el tema de la muerte por amor, por dolor, la idea del suicidio, como única salida a la situación que se vive, ese “morir juntos” de los amantes que lloran “la desgracia de su suerte”, también se halla en el teatro de fin de siglo, en comedias como El mágico del Mogol, de Valladares; Eduardo y Federica, de Zavala; o Cecilia la cieguecita, de Gil y Zárate, ésta última, se considera más tardia.
En este sentido, los personajes románticos llegan a la idea del suicidio tras un proceso de observación que incluye la aplicación de la razón al entorno y al sentimiento de ese medio como algo contrario al deseo propio. Para un actor de teatro romántico el suicidio no es sólo la solución capital, es el acto máximo de afirmación de su individualidad, de su falta de vinculación, la  forma de manifestar ese ser dios de sí mismo. Este afloramiento de la subjetividad, del relativismo, trae consigo un acercamiento a la naturaleza, que se entiende como algo cambiante y armónico con los propios sentimientos. Ese conocimiento directo e indirecto, se filtra, como modo de vida, en todas las capas sociales. Igualmente, la escenografía expresa muy bien esta actitud nueva, puesto que se modificará con el estado de ánimo del protagonista. Jardines con estatuas animadas, en relación con lo que sucedía en Europa, truenos, relámpagos, amaneceres de claros, entre otras, transformarán la escena romántica. La escenografía conocerá una función que antes no tenía y contribuirá a insertar al hombre en la naturaleza que cambiará con él.

¿Cuáles son los principales representantes del Teatro Romántico?

El teatro romántico tuvo dos notables representantes Johann Christoph Friedrich von Schiller (Don Carlos, 1787; Guillermo Tell, 1804) y Johann Wolfgang von Goethe cuyas obras se caracterizan por la acción extensa, larga y ardua. Fausto partes I y II, 1801 y 1831, fue su obra más importante,  y ahora se acepta más como un drama de armario, una obra literaria, en vez de presentarse en el escenario.  Así mismo, Friedrich Schiller (1759-1805)- y William Tell (1804) hacen una conmovedora celebración de la democracia, el individualismo y el nacionalismo.  Igualmente, en Francia, Hernani de Victor (1830), quien tuvo dificultad para ser aceptado y que se le permitieran sus ideales románticos a lo largo del Teatro Nacional de Francia, en el que la academia francesa había determinado que todas las obras francesas serían neoclásicos en la forma. Así los contenidos de sus obras eran de lengua elevada, personajes nobles y la forma de la ley del cinco del neoclásico. No obstante, también había gente común como algunos personajes importantes, luchas con la norma, la violencia, muerte y el humor, por lo tanto no era neoclásico. Finalmente, el romanticismo ganó espacio, incluso en Francia, pero no sin una lucha previa.

El movimiento Sturm und Drang de Alemania fue conducido por Johann Wolfgang von Goethe y Friedrich Schiller, con un contenido en el teatro de acción entusiasta, alta emotividad y rebelión del protagonista contra la sociedad.

Otros grandes exponentes fueron: Georg Büchner, Christian Dietrich Grabbe, Juliusz Słowacki, Alfred de Musset,Victor Hugo, Francisco Martínez de la Rosa, el Duque de Rivas, Antonio García Gutiérrez, José Echegaray, José Zorrilla (Don Juan Tenorio, 1844).

También destacan actores como Edmund Kean quien desempeñó papeles en villainous. Los Ensayos de William Charles Macready, de caracterizaciones detalladas, con una exactitud histórica popularizada y ajustes en los trajes.

Teatro Romántico, sentimentalismo y  dramatismo
Titulo
Teatro Romántico, sentimentalismo y  dramatismo
Descripción
Teatro Romántico se desarrolló entre los siglos XVIII y XIX  y las obras representaban una actitud basada en la libertad y la individualidad.
Autor
Editor
tiposdearte.com