Saltar al contenido

Literatura francesa: qué es, cómo se desarrolla, autores, obras, características y más 

¿Qué es la literatura francesa?

Hablamos de literatura francesa para referirnos a toda producción literaria que esté escrita en francés y que es escrita por autores nacidos en este país. Sin embargo, la literatura francesa no desconoce obras literarias que hayan sido escritas por otros idiomas que son usados en Francia. 

Particularmente, la literatura francesa tuvo un gran impacto en las primeras etapas del desarrollo de la literatura universal y se convertirá en uno de los principales puntos de referencia para autores de la posteridad en otras zonas del mundo, destacando en su contenido una gran variedad de géneros y estilos con obras universales y autores de gran reconocimiento. 

Sobre la literatura

Historia y origen de la literatura francesa

El origen de lo que hoy llamamos literatura francesa se remonta, al igual que la literatura española y la literatura italiana, de la que ya hablamos y que puedes encontrar en nuestra sección de Literatura, se encuentra en el período de la Edad Media, momento en el que el latín va generando una serie de lenguas romances con una raíz común, entre ellas la francesa. Es así que el primer texto conocido como parte de la literatura francesa será “Juramentos de Estrasburgo”, un texto que surge en el siglo IX. Sin embargo, es a inicios del siglo XI donde empieza a verse un aumento de la producción literaria. 

Durante la etapa del Renacimiento, etapa que tendría lugar en Francia a mediados del siglo XVI, la literatura francesa se distingue por prestar un interés de asunto intelectual que se enfoca en aspectos como el criterio del ser humano, así como también lo será la libertad de pensamiento, estos dos elementos serán cruciales para la producción literaria de este momento. Es así que, a partir de este momento, géneros como la poesía, experimentan importantes renovaciones de autores que adaptan los modelos clásicos a la lengua francesa con neologismos y sarcasmo. 

Hacia mitad del siglo XVII con el auge del barroco en Francia, la literatura experimenta otro cambio importante al consolidarse como defensora del clasicismo, un movimiento que se inspira en patrones de la antigüedad clásica y que se opone a los preceptos del barroquismo, gracias a lo que por el Antiguo Régimen, la literatura empieza a consolidarse como una de las más dominantes dentro del continente europeo. De esta manera, el clasicismo en Francia destaca por las representaciones teatrales, así como por su producción en otros géneros de la literatura. 

Hacia el siglo XIX la literatura francesa estará marcada por distintos movimientos y estilos que emergen en el continente, tales como el naturalismo y el realismo, en especial, aunque también aparecen otras vertientes que generan interés por parte de escritores de la época, como lo es el romanticismo, del cual emergen autores como Chateaubriand, Madame Stael, George Sand, Víctor Hugo, entre otros. Más tarde, hacia el siglo XX el idioma francés empieza a expandirse, debido a acontecimientos marcados por el colonialismo de Francia en zonas de África, Medio y Lejano Oriente, y América. 

tipo relato

Desarrollo de la literatura en Francia 

Durante su origen, destacan tres manifestaciones de la literatura francesa, entre ellas encontramos las siguientes: 

Cantar de gesta: será una de las manifestaciones que alcanza gran reconocimiento, pues nacen en la tradición guerrera pasada. Se trata de poemas épicos cuyo contenido está dirigido a las aventuras y hazañas de héroes importantes. Los cantares de gesta eran cantados por juglares, artistas que iban de pueblo en pueblo, especialmente durante la Edad Media, cantando las historias a cambio de dinero o alimentos en castillos y zonas públicas. 

Lírica: este género, en Francia, será creado por los trovadores que seguían el ideal de la vida cortesana, quienes componían tanto la música como la letra. A menudo el tema que tratarán será el amor cortés, que se caracteriza fundamentalmente por la idealización de la dama. A través de la lírica la literatura francesa desarrolló obras en pastorela, entre otros formatos. 

Poema caballeresco: esta tercera manifestación literaria nace en las cortes del norte del país y recibía también el nombre de -roman courtois-. Particularmente esta manifestación trabajará no sólo versos sobre el amor cortés, sino que también incluye asuntos de la antigüedad entre los que destacan figuras como Alejandro Magno, así como mitos celtas. Este género será de gran importancia para el desarrollo de la literatura francesa, dado que tendrá impacto en la literatura desarrolla en otras partes del continente. 

De otro lado, encontramos avances fundamentales en otros géneros: 

Teatro francés 

En auge del clasicismo francés, el teatro toma parte importante del desarrollo literario dado que se concentra en la producción bajo la regla de las tres unidades, además de incluirse una función moral. La tragedia clásica marcada por el estilo de la nobleza encaja con temas que hacían referencia a la antigüedad grecolatina, así como también temas de la Biblia. De otro lado, autores como Corneille, trabajarán un estilo retórico enfocado en el alma de los personajes, y el realismo psicológico teatral, propuesto por autores como Racine. 

En este sentido, la comedia, parte importante de las representaciones teatrales reposará sobre la sátira hacia la aristocracia, así como a los integrantes de la alta burguesía de la época que genera la aparición de personajes que serán usados en obras universales. 

La Prosa

Una de las particularidades más importantes de la prosa de la literatura francesa tiene que ver con que a menudo se destaca por su claridad, lo que se verá evidenciado en obras de autores como Descartes, en específico en “Discurso del método”. 

Características de la literatura francesa

Entre los rasgos más importantes de la literatura francesa podemos destacar los siguientes: 

Uso de figuras estilísticas: uno de los aspectos más importantes de la literatura francesa, sobre todo por sus más importantes representantes, será la presencia constante de figuras estilísticas, dentro de las cuales es posible encontrar con frecuencia metáforas, eufemismos, metonimia, sátira, anáforas, contrastes de ideas, entre otras. 

Importancia de la razón: con la muerte de Luis XIV en 1715, inicia lo que se conoció como la época de la razón, dado que es precisamente la razón la característica principal de la época, auspiciada por escritores que empiezan a combatir y cuestionar la autoridad tanto del rey como de la Iglesia. En este momento, los escritores se independizan de la corte y empiezan a interesarse por la política en términos de conceptos y aspectos religiosos y sociales, situación que dará origen a importantes obras ensayísticas, principalmente. 

Adicional a ello, la fe queda despojada de la austeridad en la que se consideraba la renuncia a la razón por Dios. Los autores defenderán que la razón será la clave para la mejora de las condiciones de la vida humana en la Tierra. 

Corrientes y movimientos: antes del siglo XX, la literatura francesa se caracteriza por contener una gran variedad de obras que estaban ligadas tanto a las corrientes, como a los movimientos literarios que tenían lugar en el continente europeo, de manera que se convierte en sede de autores representantes de estos movimientos que serán fundamentales para el desarrollo literario no sólo en esta región, sino en otras del mundo. Esto refleja la mezcla cultural en la que se incluye la cultura romana, germánica y celta. 

No movimientos en el siglo XX: una de las características más importantes de la literatura francesa más reciente, tiene que ver con que una parte importante de los escritores del siglo XX han decidido alejarse de los anteriores movimientos literarios, de manera que no se definen bajo ninguna escuela. Esta será la tendencia más importante de la literatura por autores franceses. 

Obras y autores más importantes 

Entre los principales autores, especialmente de la poesía en el renacimiento francés encontramos a Pierre de Ronsard, Joachim du Bellay, Clément Marot, Théodore Agrippa d’Aubigné, en prosa está Margarita de Angulema, Montaigne, Rabelais, obras de teatro de Etienne Jodelle, el poeta Vincent Voiture, autores de tragedia como Pierre Corneille, Jean Racine, comedia por Molière, además de otros autores como: Jean Paul Sartre, Samuel Beckett, Claude Simon, Romain Rolland, Anatole France, Sully Prudhomme, Maurice Maeterlink, Patrick Modiano, André Gide, Henri Bergson, Roger Martin du Gard, Jean-Marie Gustave Le Clézio, entre otros. 

Entre sus principales obras a lo largo de la historia, encontramos las siguientes: “La princesa de Cléves” de Madame de La Fayette, “Cándido” de Voltaire, “Jacques el Fatalista” de Denis Diderot, “La educación sentimental” de Gustave Flaubert, así como “Madame Bovary”, “Los Miserables” y “Nuestra Señora de París” de Víctor Hugo, “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust, “La criadas” de Jean Genet, “El extranjero” y “La peste” de Albert Camus, “La náusea”, “Las moscas” y “Los caminos de la libertad” de Jean Paul Sartre, “Las flores del mal” de Charles Baudelaire, entre otras. 

Para conocer más acerca del desarrollo de la literatura en otras regiones, épocas o a partir de movimientos y escuelas literarias, no olvides revisar nuestra sección de literatura, donde encontrarás mucha más información.