Saltar al contenido

Soneto – Qué es, Definición, Características, Tipos y Origen

¿Qué es un soneto?

Es una de las composiciones poéticas más importantes y conocidas de la literatura, destacada principalmente por su estructura y rima, lo que le ha permitido incorporar una gran variedad de temas con el paso del tiempo y los principales exponentes de la literatura que empiezan a desarrollar propiamente el soneto.

Conoce la información completa de la literatura

A diferencia de otros subgéneros de la lírica y de la literatura universal, el soneto es uno de los que mayor libertad de composición permite en relación con el tema o el contenido que tendrá, dado que tiene diversas opciones para ello. Es así que el poeta puede elegir entre escribir sobre amor, hasta hablar de la crueldad de la guerra, los obstáculos, la naturaleza, la muerte, el paso del tiempo, entre otros.

Significado del soneto

El término -soneto- proviene del italiano sonetto, derivado a su vez del latín sonus, que hace referencia a sonido. Es así que pronto con el término soneto se empieza a tomar los versos clásicos como un arte que mantiene una estructura determinada vinculando el arte musical, basándose en una estructura poética formada con catorce versos endecasílabos y con una rima consonante en dos cuartetos con rima y tercetos con rima.

Definición

El soneto es un tipo de composición poética que consiste en una estructura de catorce versos, con frecuencia manteniendo una rima consonante distribuida en dos cuartetos y dos tercetos. El soneto debe mantener una unidad temática que se desarrolla en su estructura tradicional y cuyo desenlace se presentará durante los tercetos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta distribución no es estricta.

Aquí puedes conocer más sobre el género lírico

Origen del soneto

Se considera que el soneto aparece en el sur de Italia hacia el siglo XIII, cultivado principalmente por Giacomo da Lentini, un poeta muy reconocido que hacía parte de la Escuela Siciliana, de quien además, se tiene muy poca información. Sin embargo, se sabe que la estructura del soneto se establece durante la época del Renacimiento por autores de Italia, dentro de los que destacan Petrarca y Dante. A partir de este momento se convierte en una de las composiciones poéticas más usadas y una de las más importantes del género lírico.

Sicilia sería la sede de origen del soneto con una fuerte expansión por toda la península de Italia. El poeta Giacomo da Lentini era entonces uno de los poetas más importantes, reconocido también por ser notario que nace a principios del siglo XIII y creador de 22 sonetos. La creación de la nueva estructura poética del soneto se difunde en Italia del sur y posteriormente a otras regiones del centro de la región.

Más tarde, Guittone d’Arezzo introduce una de las variantes del soneto en el cuarteto usando una rima ABBA, de la cual se derivarán cerca de 250 sonetos, llegando también al poeta Guido Guinizelli. Con el paso del tiempo el soneto seguirá su desarrollo teniendo contacto con otras generaciones en las que pasarán autores como Guido Cavalcanti, Lapo Gianini, Cino da Pistoia, entre otros.

Soneto

Características del soneto

Para profundizar aún más en el soneto como uno de los subgéneros más importantes de los géneros literarios, identifiquemos las siguientes características:

Tema del soneto

Es importante tener en cuenta que las temáticas y los contenidos de los sonetos pueden ser muy variados, sin embargo, en principio estaban dirigidos a temas como el amor, pero también manejaban contenido de carácter místico e incluso a cualquier otro contenido de diferente naturaleza.

Forma de composición

Es importante tener en cuenta que, si bien no es una regla de la composición del soneto, este a menudo se organiza o toma como referencia la estructura de composición del género narrativo, aplicando un principio, un nudo y un desenlace para el final de la obra. Es así que durante el primer cuarteto del soneto inicia y se presenta el tema que se desarrollará durante el segundo y así sucesivamente hasta llegar al final.

Pensamiento final

Aunque si bien no sucede en todos los casos, el poeta al finalizar la composición literaria del soneto, es posible que añade un cierre a modo de pensamiento e incluso una reflexión sobre el curso que han tomado los acontecimientos o el nudo de su propio soneto.

Estructura del soneto

La composición del soneto se ha caracterizado por mantener una estructura establecida para su escritura, la cual funciona de la siguiente manera:

Versos

Los versos del soneto con frecuencia son de arte mayor y en endecasílabos, es decir, están compuestos por once sílabas en total.

Estrofas

En cuanto a las estrofas, el soneto suele acumular un total de cuatro estrofas, donde las dos primeras serán cuartetos y las dos últimas serán tercetos.

Rima

La rima es aplicada a todo el soneto. En el caso de las estrofas compuestas en cuartetos, funcionará de la siguiente manera: ABBA ABBA, se armoniza y conecta el primer verso con el cuarto, mientras que sucede lo mismo pero esta vez con el segundo y con el tercero. Ahora bien, en el caso de las estrofas en tercetos, la rima puede llega a tener un carácter mucho más libre e incluso, el autor está en la posición de combinarla de maneras muy variadas. Entre las más usadas encontramos las siguientes: CDE CDE, CDC DCD, CDE DCE, CDE CED.

Tipos de soneto

Debido a la gran trayectoria del soneto, como subgénero lírico a lo largo de la historia, ha evolucionado y con ello, se han desarrollado varias modalidades del soneto que podemos identificar a continuación de acuerdo a su tipo de composición particular:

Sonetillo

En este caso, se trata de un soneto que está compuesto en versos de arte menor, es decir, se trata de versos que llegan a tener hasta ocho sílabas o menos que eso.

Soneto acróstico

Es uno de los tipos de soneto que permite mayor dinamismo para el poeta, dado que en esta modalidad, en el soneto, las letras iniciales de cada uno de los versos dan forma a un acróstico, es decir, las letras de inicio de cada verso leídas verticalmente presentan una composición de frase o palabra legible.

Soneto agudo

En este soneto los cuartetos tendrán la forma de una octava aguda, es decir, compuestos en los versos de 4° y 8° agudos, mientras que las estrofas en tercetos llevan agudos en los versos número 11° y 14°, los cuales riman entre sí.

Soneto alejandrino

Como su nombre indica, serán versos compuestos dentro de la estructura alejandrina, es decir, tendrán catorce sílabas métricas en el verso, con dos hemistiquios cada uno de siete sílabas y se acentúan en la tercera y décima sílabas.

Sílaba asonante

En este caso, el soneto tendrá una rima totalmente asonante, es decir, será la rima en la que coinciden los sonidos vocálicos que pertenecen a la última sílaba de cada verso.

Soneto con cola

Es el soneto en el que se introduce, cada dos versos, un pentasilábico también conocido como un quebrado tetra.

Soneto continuo

En este tipo de soneto se mantiene la misma rima durante las estrofas, tanto en los cuartetos como en los terceros.

Soneto de cuartetos independientes

A diferencia del tipo de soneto anterior, en este caso es el soneto en el que cada una de las estrofas, especialmente en los cuartetos, aparecen rimas diferentes.

Soneto dialogado

Se caracteriza principalmente porque en su composición podemos evidenciar la forma de un diálogo acompañado por sus signos correspondientes en cada uno de los versos.

Soneto doblado

También conocido como soneto doble, es aquel en el que se agregan versos quebrados, en especial dos en cada una de las estrofas de cuartetos y solo uno en el caso de los tercetos. Es así que los versos quebrados formarán una rima con los versos enteros, similar a lo que sucede con el tipo de soneto con cola.

Soneto con eco

En este tipo de soneto, la palabra con la que se finaliza cada uno de los versos, repite la parte del final con la palabra inmediatamente anterior, de manera que rima un eco con ella.

Soneto encadenado

En esta modalidad la primera palabra de cada verso a partir del segundo verso, forma una rima con la palabra última del verso inmediatamente anterior.

Soneto invertido

Son sonetos en los que los tercetos preceden a las estrofas formadas en cuartetos.

Soneto machihembrado

En este soneto la rima se alterna con palabras que bien pueden pertenecer al género masculino como femenino.

Soneto enumerativo

Como su nombre indica, en este soneto se va organizando de forma ascendente el sentido hasta el penúltimo verso de la estrofa, de forma que se reduce.

Soneto con estrambote

A este tipo de soneto se le introduce uno o más grupos de tres versos en la zona del final, los cuales suelen ser heptasílabos que riman con el verso anterior, dos endecasílabos que forman un pareado, pero el heptasílabo siempre se mantiene presente.

Soneto inglés

Inspirado en Shakespeare, este tipo de soneto estará formado por tres cuartetos que no tienen rimas pero sí un pareado final.

Soneto con repetición

En este soneto la última palabra de cada uno de los versos se repite en el inicio del siguiente verso.

Soneto septenario

Son sonetos en versos heptasílabos.

Soneto pareado

En esta modalidad el soneto en el que sucede la rima de los cuartetos es organizada en pareados igual que los tercetos.

Soneto terciado

Es un soneto en el que la rima se alterna durante las estrofas compuestas en cuartetos.

Soneto retrógrado

En este caso, el soneto tiene forma y sentido si se lee en distinta dirección.

Soneto visual

También conocido como morfosoneto, en este caso, se acumulan sonetos isosilábicos con variaciones en su estructura, especialmente en la rima, de manera que aparecerán sonetos de versos monorrimos, arromanzados, entre otros.

Soneto trilingüe

Como su nombre indica, en este caso el soneto tiene sentido hasta en tres lenguas distintas.

Soneto de trece versos

En este tipo de soneto, no se ingresa el último verso. Se caracteriza por ser una modalidad mucho más modernista.

Soneto polimétrico

Este soneto está compuesto en versos cuya cantidad de sílabas suelen ser distintas entre sí.

¿Cómo escribirlo?

Ahora bien, veamos paso a paso cómo escribir un soneto y todo lo que debemos tener en cuenta:

1. Define el tema del soneto

Pensar en qué queremos escribir puede no ser tan sencillo al principio, sin embargo pronto encontraremos un tema dado que en el soneto podemos escribir sobre una gran variedad de temas, desde el amor, hasta el tiempo, la vida misma y la muerte. Así que, realiza un sondeo por un aspecto que te despierte los sentimientos más profundos, indignación, amor, pasión, etc. Este será nuestro punto de partida.

También puedes remitirte a un recuerdo, una idea, una situación que haya sido de gran importancia para ti, un acontecimiento decisivo, un deseo, etc.

2. Realiza una lista de frases e ideas

Solemos recomendar esta técnica para evitar olvidar palabras que queríamos añadir, ideas o conceptos claves que no deben pasar desapercibidos. Realiza una lista con estos aspectos para que, luego, puedas acomodarlas teniendo en cuenta la cantidad de sílabas y el tipo de estrofa en el que se van a incluir.

3. Empieza a escribir

Para este momento en el que ya tienes definido el tema sobre el que quieres escribir, es sumamente importante tener a la mano la estructura del soneto para empezar a consolidarlo, lo encontrarás en la información inicial. Tener esto antes de empezar a escribir te permitirá seguir su regla composicional para evitar salirte del subgénero.

Recuerda que si bien no es un requisito, en la etapa inicial sobre todo, conviene fijarte en la composición que inicia con el principio, nudo y desenlace para fijar, posteriormente, una conclusión del soneto. Es un orden narrativo que nos facilita el curso de la composición.

4. Construye el final del soneto

Es importante tener en cuenta que aunque no es regla, es uno de los aspectos que más han permitido distinguir el soneto de otros tipos de composiciones líricas, pues el cierre de un soneto incluye, a menudo, una conclusión, reflexión o pensamiento con el que el poeta cierra su obra.

Este es un tipo de elemento que surge con el curso de los acontecimientos que se desarrollaron en las estrofas anteriores, donde se refleja, también, el sentimiento puro y la mirada del escritor.

soneto caracteristicas

5. Revisa tu soneto

Una vez hayas terminado, revisa varias veces tu soneto, incluso puedes probar con leerlo en voz alto para evaluar el alcance de sentimiento de sus palabras, el sentido de la composición y examinar si cumple con las condiciones dadas para su composición. En esta parte también puedes encontrar algunas frases que quisieras cambiar o mejorar, es el momento de hacerlo.

Evita usar palabras demasiado comunes, opta por sinónimos y analiza su funcionamiento dentro de la composición del soneto. Empezar a escribir un soneto no es tarea sencilla, requiere de mucho tiempo y dedicación, puedes ayudarte y tomar referentes como los que verás a continuación para empezar a descubrir más posibilidades a la hora de escribir tus propios sonetos.

Autores y obras más importantes

Entre sus principales exponentes, encontramos a Guido Guinizelli, Pedro de Vignes, Guittone d’Arezzo, Dante Alighieri y Francisco de Petrarca, a quien se le considera uno de los inventores del soneto, aplicando expresiones sublimes que se inspiran en la fuente del amor y pasan a la historia con su tipo de composición y estructura, aunque este título se ha otorgado también a Giacomo da Lentini.

También aparecerán otros autores importantes siglos después, dentro de los que encontramos a Miguel de Cervantes, Rubén Darío, Federico García Lorca, Francisco de Quevedo, William Shakespeare, Luis de Camoes, Pierre de Ronsard, Stefan George, Rainer María Rilke, Ernst Schwabe, Georg Rudolf Weckherlin, Charles Baudelaire, Jorge Guillén, Rafael Alberti, Gustavo Adolfo Bécquer, Pedro Calderón de la Barca, Luis de Góngora, Juan Boscán, Garcilaso de la Vega, Juana Inés de la Cruz, Lope de Vega, Manuel Machado, entre otros.

Ejemplo de soneto

El siguiente es un fragmento del soneto titulado “A Córdoba” escrito por Luis de Góngora:

¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
de honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
de arenas nobles ya que no doradas!
¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas
que privilegia el cielo y dora el día!
¡Oh siempre gloriosa patria mía,
tanto por plumas cuanto por espadas!

Para conocer más subgéneros de la lírica, no olvides visitar nuestra sección de Literatura, en la zona de géneros, allí encontrarás todos los que existen y mucha más información acerca del arte de la literatura.