Saltar al contenido

Literatura japonesa: qué es, origen, desarrollo artístico, obras y autores

¿Qué es la literatura japonesa?

Se considera que el surgimiento de la literatura japonesa abarca cerca de dos milenios, momentos en los que se muestran las primeras expresiones literarias y en las que es posible registrar una gran influencia por parte de la literatura china. 

En sus inicios el japonés constituía una lengua que no poseía una forma de escritura definida o ágrafa, sino hasta la llegada de los ideogramas chinos, herramientas que permitirán el reconocimiento de las primeras manifestaciones registradas de la literatura japonesa que proceden de la transmisión oral. El kanji era la forma oficial de escritura, pues previamente se había usado el hanzi como sistema de escritura chino y el manyogana, una adaptación del primero modelo aplicado en territorio japonés. 

Conoce más informacion de la literatura

Literatura

Historia y origen de la literatura japonesa

Conocido como período Heian, consiste en la etapa clásica del desarrollo literario en Japón, momento en el que se reduce el interés hacia culturas extranjeras, especialmente hacia China y se devuelve la mirada a la cultura japonesa, de forma que los escritores empiezan a realizar sus obras a partir de caracteres japoneses dejando a un lado los que eran empleados anteriormente. Durante esta época se verá reflejada la participación tanto de escritores como de escritoras. Las mujeres se dedicaban a la escritura desde sus propios entornos y se caracterizaban por producir escritos llenos de contenido variado, marcado por el amor, humor, etc. 

Más tarde, Japón vive una de sus épocas más complejas, pues hacia el siglo XII y hasta inicios del siglo XVII experimenta una serie de condiciones que limitan la producción artística, como lo serán las guerras constantes, la hambruna y la pobreza en la que cae la nación. Estas condiciones, en consecuencia, permiten que sólo los monjes pudieran dedicarse a la escritura, momento en el que se dan a conocer otras obras escritas por ellos. Aún así, empiezan a surgir las representaciones en el teatro, cuyo principal objetivo será el de la exaltación patriótica, así como la propaganda religiosa, debido a la escritura por parte de los monjes budistas. 

literatura nipon

Desarrollo de la literatura en Japón 

Una de las obras más relevantes para la literatura japonesa es el Kokinshu, una colección de poemas antiguos y modernos que representa uno de los géneros más importantes de la región en términos de expresión literaria: el poema, que para Japón se consolida principalmente como el waka o la canción japonesa. Su contenido deja ver una inclinación de las obras hacia la reivindicación nacional, así como también una búsqueda por fortalecer la identidad de Japón frente a la gran influencia que habían recibido por parte de China en los últimos siglos. 

Otro momento fundamental para el desarrollo de la literatura japonesa tiene lugar con Matsuo Basho, quien se dedicó a la composición de los haiku, un tipo de poesía procedente de este lugar que con una cantidad mínima de palabras y un enfoque hacia la naturaleza, pretende expresar lo máximo posible por parte del poeta. 

En últimas, la literatura japonesa, especialmente en su etapa de surgimiento y consolidación, empieza a trabajar una gran variedad de formas literarias entre las que destacan los poemas cortos que serán el inicio de los haikus, la novela moderna, el manga, el relato, el cuento, la epopeya, los cantos, las anécdotas, las memorias, los diarios, el ensayo y los relatos de viaje. 

Las principales características de la literatura en Japón 

Entre las características más importantes de la literatura japonesa encontramos las siguientes: 

Sistema de escritura: uno de los rasgos más relevantes, sobre todo refiriéndonos al desarrollo de la literatura en Japón, tiene que ver con el sistema de escritura que se empieza a usar, dado que usan el kanji como forma de escritura oficial, pues usaban el hanzi, un sistema de escritura ajeno y que pertenecía a China, donde posteriormente aparece el manyogana, que será el primer intento de los japoneses por consolidar un sistema de escritura propio. 

Tradición oral: aún con la influencia que recibe Japón por parte de China, la literatura japonesa dejará ver en su desarrollo manifestaciones que dan cuenta de sus prácticas culturales como los ritos, el folklore y en general, la religión que seguían. Esto, a la vez de reflejar en la literatura japonesa la importancia y peso que tiene la tradición oral en su región. 

Variedad artística: otro aspecto relevante de la literatura japonesa y en general de la cultura que empieza a florecer de la región, tiene que ver con la variedad de expresiones artísticas que van emergiendo. Entre ellas, en la parte de la literatura aparece la producción escrita en diferentes subgéneros y formatos, como el teatro, la novela, el ensayo, la poesía, entre otros, así como las danzas populares y otra serie de prácticas en relación con sus actividades cotidianas y costumbres. 

Kataribe: en la literatura japonesa, se denomina el kataribe a una persona que se encarga de recitar las historias de la población, de manera que cumple un papel determinante en cuanto a la conservación de las narraciones orales primitivas, pues además de ello transmite no sólo hechos o acontecimientos de gran importancia, sino también todo tipo de contenido relacionado con los mitos y leyendas de la región. Esta labor estaba a cargo de mujeres, quienes construyen lazos fundamentales entre lo que será la literatura oral y la literatura escrita.

Influencia externa: si bien la literatura japonesa recibe una gran influencia por parte de culturas extranjeras, como China y Occidente, este no fue un factor determinante para la producción de la literatura de la zona como tal, dado que pese a la influencia, Japón desarrolló importantes obras y formatos que hoy la convierten en uno de los focos referenciales más importantes de la literatura universal. Esto se debe en gran medida al contenido cultural de sus obras, donde se observan aspectos como las costumbres de las poblaciones, las conductas, tradiciones y hábitos. 

Tinte nostálgico: otro de los aspectos más relevantes de la literatura japonesa tiene que ver con la inclinación expresiva de su contenido, dado que, en el caso de la novela, especialmente, los temas que tratan los autores japoneses son sombríos, melancólicos, nostálgicos y tristes, razón por la que se suele asociar la literatura japonesa con un panorama sensible y conmovedor. 

Participación femenina: además de lo anterior, no podemos dejar de desconocer la participación femenina que tiene lugar dentro de la literatura japonesa, que es quizás una de las más importantes y de las zonas en las que mejor reconocimiento ha tenido la mujer, ya sea como escritora y como promotora de sus costumbres. Las mujeres tienen un protagonismo sustancial en la literatura japonesa, pues pese a la práctica sumisa y subyugada por parte de la figura masculina, alcanzan a desarrollar obras literarias reconocidas y logran un nivel de cultura importante. 

literatura roma

Las principales obras y autores más importantes de Japón 

Una de las obras más importantes de la literatura japonesa es la antología Kokinshu, o Colección de poemas japoneses antiguos y modernos, la cual fue organizada por el emperador Daigo hacia el año 905. Así mismo aparecen otras obras de gran relevancia entre las que se encuentran el Gosennshu y el Shuyshu, otros dos tomos de colecciones poéticas. En cuanto a la escritura en prosa, aparecen obras como diarios privados, relatos en poesía, novela lírica y libros de impresiones. De otro lado, entre los autores de la región, especialmente en lo que se trata de literatura japonesa escrita por mujeres, está Sei Shonagon con su obra “Makura no Soshi” (libro de la almohada”, una obra estilo autobiografía que permite observar algunas características de la cultura japonesa del siglo XI, así como la autora Fujiwara. 

Otros textos clave de la literatura japonesa serán “Ise Monogatari” o Cantares de Ise, y Cantares del Yamato”, una selección de poemas, Tsukuri-monogatari, relatos de ficción, “Genji Monogatari”, una novela cortesana de la escritora y poetisa cortesana Murasaki Shikibu. Así, otros autores que resaltan serán Matsuo Basho en los haiku, Saikaku Ihara en la escritura de novelas, y Chikamatsu Monzaemon, dramaturgo sobresaliente de la zona que se dedicó a la creación de obras de teatro tanto en kaburi, forma que era representada por personas y el bunraku, cuyos personajes eran representados por marionetas.