Saltar al contenido

Literatura medieval: qué es, origen, desarrollo literario, características y más

¿Qué es la literaria medieval?

Aunque a menudo se suele llamar literatura medieval, lo cierto es que se debe concentrar principalmente en la época en la que surge, de manera que aquí se incluye la literatura desarrollada en la Edad Media en el continente europeo, momento que duró aproximadamente unos mil años y que inicia con la caída del Imperio Romano de Occidente, hasta finalizar con el inicio del Renacimiento. 

Esta época literaria se va a caracterizar principalmente por desarrollar una literatura compuesta a partir de escritos religiosos que incluyen textos sagrados y textos profanos de la época. Sin embargo, pese a la gran producción literaria de este momento de la historia, la mayoría de las obras carecen de un autor reconocido, por lo que hablamos de un porcentaje considerable de obras anónimas. 

Conoce mas sobre la historia y origen de la literatura

Historia y origen de la época medieval literaria 

La literatura medieval nace con la reconquista de los cristianos ante los reinos musulmanes a partir del siglo VII, proceso que se extiende por gran parte del territorio de España y que lleva consigo una nueva lengua y una serie de temáticas relacionadas con las hazañas de los grandes héroes, temas que serán cruciales para el desarrollo de la literatura de esta época. Es así que florecerá con las lenguas nativas del continente europeo, desarrollando una gran variedad de textos que serán escritos no sólo en verso, sino también en prosa. 

Con la caída del Imperio Romano vino también la fragmentación de Europa, lo que dio paso a la nueva formación de estados nacionales que se construían, también, con las lenguas vernáculas. Las primeras manifestaciones literarias tendrán lugar cuando se empiezan a registrar por escrito. Esto, sin dejar de lado el poder extendido que había logrado la Iglesia Católica. 

Es así que la literatura medieval estará sometida a las manos de los monjes, así como otras expresiones artísticas, quienes debido a la preparación intelectual que poseían, se dedicaban no sólo a la producción literaria sino también a la traducción de obras antiguas sobre temas que consideraban interesantes. 

libros

El desarrollo literario medieval 

Uno de los ejes centrales de la literatura medieval será la épica, sobre la cual empiezan a consolidarse las historias medievales a menudo frecuentando temas como los viajes, especialmente de los aventureros y los obstáculos que deben enfrentar y superar para alcanzar sus victorias. Es así como empiezan a desarrollarse una gran cantidad de obras que serán enriquecidas por otros relatos de autores que también emprendieron sus propios viajes. 

En cuanto a la participación femenina, lo cierto es que para esta época las mujeres no tenían las mismas condiciones que los hombres, sin embargo, muchas de ella que logran empezar a escribir lo hacen principalmente a través de la literatura religiosa, un método que les permitía poder ganar renombre poco a poco. Esto permitía que, luego de haber publicado reflexiones y demás contenido relacionado con la Iglesia, pudieran ser canonizadas como Santas. Es así que la mayoría de las obras femeninas serán realizadas por monjas. 

Drama medieval 

Aunque si bien el desarrollo sustancial del drama medieval tendrá lugar en la época posterior, lo cierto es que en sus inicios el drama aparece como parte fundamental de la celebración religiosa, de forma que se ve dentro de las ceremonias de la Iglesia, así como también se usará para la representación de eventos registrados en la Biblia y basados en las vidas de los santos. 

La representación del drama medieval se hacía en el interior de la Iglesia, sin embargo, pronto empiezan a realizarse fuera de ella, escritos en latín y con la actuación de artistas importantes de la época. La salida del drama medieval de la Iglesia, permitió que los actores tuvieran más libertad para trabajar sus papeles e incluso empezar a imaginar contenido no religioso, por lo que empiezan a aparecer escenas secundarias y cómicas. 

Literatura medieval profana 

Durante este momento, la literatura profana no tiene tanta producción como lo será la literatura religiosa, sin embargo, la que existe se caracteriza por sus tintes fuertes en relación con la crítica hacia el poder de la Iglesia y la corrupción de sus integrantes. 

Además de ello, es posible encontrar en la literatura medieval importantes poemas enfocados a la política, las cuales se empiezan a desarrollar principalmente en los últimos años de la Edad Media. Estos poemas políticos serían escritos no sólo por escritores laicos, sino también por clérigos. En esta sección se suele incluir la literatura de viaje que crece en esta época. 

Principales características de la literatura en la época medieval 

Estas son las características más importantes de la literatura en esta época: 

Temas: la caballerosidad será uno de los temas más recurrentes, pues en ello incluía la lealtad hacia Dios, la devoción a la dama, la conducta cortés, y en general, la honorabilidad a la que aspiraban los hombres, tema que tendrá forma en las leyendas heroicas. Así mismo el amor cortés, será de gran importancia para la lírica del medioevo, pues expone el amor al estilo caballeresco cayendo a menudo en la tristeza de la indiferencia. 

Lengua: para la literatura medieval la lengua de uso será el latín, aunque no será la única, pues con la Baja Edad Media empiezan a aumentar los textos escritos en lenguas vernáculas. 

Autores anónimos: como mencionamos, gran parte de la literatura medieval mantiene obras con autores anónimos, condición que es resultado no sólo de la ausencia de documentos de la época, sino que también se debe a que estos autores estaban sujetos a los Padres de la Iglesia católica, en especial, razón por la que su actividad, en muchos casos, se dedicaba a la reescritura de historias ya conocidas mucho más que a la creación completa literaria. 

Aún cuando se trataba de obras nuevas, no quedaba en claro a quién se debía su autoría, pues se atribuían a otros autores, por ejemplo. Esto permitió que la autoría pasara a ser de menor importancia. 

Verso y prosa: en esta época también se mantiene la escritura en verso debido a la facilidad con la que podía memorizarse y que aparece en subgéneros como la égloga, la lírica, la oda, la elegía, el soneto, entre otros. Sin embargo, la prosa tiene su origen con las novelas de caballería, las cuales empiezan a relatar las hazañas de los grandes héroes, un tipo de obras que se desarrollaron a partir de la literatura clásica. De esta manera en la prosa figuran las hagiografías principalmente. 

Obras religiosas: una gran parte de la producción literaria era de carácter religioso, pues la Iglesia Católica poseía el centro intelectual, lo que le permitió tomar la literatura como herramienta para la producción de himnos litúrgicos, así como tratados sobre teología pero también sobre filosofía. 

A pesar de ello, la perspectiva femenina fue atacada y juzgada con dureza por los demás escritores, aunque no redujo la influencia que tuvieron sus escritos entre los textos laicos. 

Transmisión oral: si bien para este momento ya se manejaba el texto escrito, lo cierto es que la transmisión oral seguirá siendo igualmente importante, razón por la que muchas de las manifestaciones literarias de la Edad Media se difundirán a partir de esta forma. A esto se suma que muchas obras líricas se leerán en los monasterios frente a un público, así como otras obras de carácter moralizante y reflexivo que posteriormente harán parte del género didáctico. Esto también se debió a que una gran parte de la población no sabía leer. 

tipo relato

Las principales obras de la época Medieval

Entre los principales autores de la época medieval, podemos destacar figuras como Santo Tomás de Aquino, Pierre Abélard y Anselmo de Canterbury, quienes se dedicaron a la escritura de tratados teológicos y filosóficos con el fin de reconciliar las enseñanzas tanto de autores griegos como autores romanos en relación con la Iglesia Católica. También se desarrollaron obras como las hagiografías, que eran textos enfocados en la vida de los Santos y que tuvieron especial relevancia en este periodo. 

Entre algunas de las obras más importantes resalta “La leyenda Dorada”, escrita por Jacobo de la Vorágine, una compilación de hagiografías, también está “Dies Irae” (Día de la Ira) y “Stabat Mater” (Estaba la Madre), considerados los más importantes poemas latinos litúrgicos. Otras obras de la época son: “El Decamerón” de Giovanni Boccaccio, “Suma teológica” de Santo Tomás de Aquino, “Confesiones” de San Agustín, “Libro del buen amor” de Juan Ruiz, “La Divina Comedia” de Dante Alighieri, “Cancionero” de Petrarca, “Conde de Lucanor” de Don Juan Manuel, entre otras.