Saltar al contenido

Literatura mesopotámica: qué es, desarrollo e historia, autores, características y más

¿Qué es la literatura mesopotámica?

Se denomina literatura mesopotámica a la herencia artística de las creaciones literarias que tuvieron lugar en el territorio de Mesopotamia, una civilización que surge a partir de una serie de culturas que ocuparon parte de Oriente Medio, la región en medio de los ríos Tigris y Eufrates. Debido a su antigüedad y desarrollo, la literatura mesopotámica se ha convertido en uno de los referentes más importantes de la literatura universal, además de ser una de las figuras radicales para el cambio de la historia en la humanidad. 

En la actualidad el territorio de Mesopotamia está ocupado por los estados de Siria e Irak. Es por ello que el término Mesopotamia, si bien designa un espacio geográfico, hace referencia principalmente a una de las primeras civilizaciones de la Edad Antigua, así como a la sucesión de imperios que hicieron parte de ella en los primeros años registrados de civilización. 

Conoce más sobre la literatura

Literatura

Origen e historia de la literatura mesopotámica

El surgimiento de esta literatura en esta región tuvo lugar en el antiguo reino de Babilonia, aproximadamente en el año 3000 a.C. Para este momento, las relaciones y la convivencia que existía entre sumerios y acadios, generó la necesidad de crear una escritura que pudiera ser entendida por los dos idiomas, de manera que surge la escritura cuneiforme. Además de estos habitantes, Mesopotamia también contaba con la presencia de babilonios, quienes participan activamente en el desarrollo de la cultura.  

Con la conquista del emperador Nabucodonosor II, Babilonia alcanza su máximo auge cultural. El emperador decide reconstruir la ciudad, mejorando sus condiciones, lo que permitirá que la ciudad se expanda a grandes dimensiones y con ello, se expanden también las obras literarias, las cuales empiezan a difundirse por reinos cercanos. 

La recopilación de textos en esta región también se realiza y corre por cuenta de Asurbanipal, uno de los reyes asirios cuyo mandato tuvo lugar en el siglo VII, y quien dedicó gran parte de su vida a la construcción de una de las primeras bibliotecas de la historia y que fue construída en Nínive. Todo esto gracias a los avances de la literatura sumeria, la más antigua conocida en el mundo y en la que sus gestores idean el primer sistema de escritura. 

romance

Desarrollo de la literatura en Mesopotamia 

Las primeras manifestaciones literarias corresponden a tres categorías principalmente. En primer lugar estaban los mitos, los cuales recogían información acerca de los dioses y la creación de la humanidad. Luego están los himnos, cuyo contenido se basaba en alabanzas referidas a los dioses, pero también a las ciudades y a cada uno de los reyes de los habitantes. Y posteriormente están las lamentaciones, un conjunto de cantos referidos a sucesos catastróficos que padecieron los habitantes en torno a destrucciones de las ciudades, las guerras, el abandono de los templos, las inundaciones y otra serie de condiciones. 

En cuanto a los avances de los acadios en Mesopotamia, el desarrollo literario se enfocó principalmente en textos religiosos y épicos. Los textos religiosos se dirigían a poemas escritos para los dioses, similar a lo que se componía en los textos épicos. De otro lado, se considera que uno de los avances principales de la literatura de esta región fue la creación de poemas dialogados que se basaban en la oposición de conceptos, obra que se le atribuye principalmente a la literatura sumeria. 

Características de la literatura mesopotámica

Entre las particularidades más importantes de la literatura de esta región histórica, encontramos las siguientes: 

Tema: a menudo se verá en esta región una importante relación con la mitología, así como lo religioso, lo cual se verá evidenciado dentro de sus relatos. Los textos creados aluden no sólo a los dioses y sus características, sino también a la vida y la personalidad de estos, así como sus labores y la creación del ser humano. 

Objetivo protoliterario: uno de los aspectos más importantes de la literatura mesopotámica es que se inicia con una escritura que apunta a fines proto literarios. Es decir, la escritura en este momento era usada con fines administrativos, actividades que se relacionaban directamente con la comunidad y cuyos avances permitieron la transmisión de noticias, leyendas, acontecimientos e historias. 

Por otro lado, también se considera que las manifestaciones literarias producidas en esta zona, tenían otras funciones alternas entre las que se encuentran la fijación de las leyendas, la explicación de hechos y la posibilidad de mantener y anunciar noticias y cambios que vivían los habitantes en cuanto a condiciones políticas y sociales. 

Modo de escritura: durante los primeros pasos de la literatura mesopotámica la escritura se realizaba a partir de piedra y arcilla, usando la forma de escritura cuneiforme, la cual incluía cuñas dispuestas en diferentes ángulos que permitían configurar mensajes e ideas que eran transmitidas. Es por ello que cada uno de los signos implementados poseía un valor ideológico y silábico, razón que hizo complejo por años la lectura por los expertos. 

Las principales obras y autores más importantes 

Durante el desarrollo de la literatura mesopotámica destacan escritores que fueron los emperadores de la civilización de Mesopotamia, entre los que destacan Nabucodonosor II y Nabopolasar, principalmente. También destaca Hammurabi, el sexto rey de Babilonia, y quien desarrolla una obra legislativa, razón por la que lleva su nombre. 

En cuanto a las obras, se tiene información de textos recopilados gracias a la transmisión oral, así como otros entre los que se encuentra “El Enuma Elish”, “El poema de Zú”, “La epopeya de la Erra”, “El poema de Gilgamesh”, “El Código de Hammurabi”, “El poema de la creación”, entre otras.