Saltar al contenido

Expresionismo literario: cómo surge, cuáles son sus características y autores

¿Qué es el expresionismo?

Fue una de las principales manifestaciones artísticas con especial trascendencia en el desarrollo de la literatura durante el siglo XX, en especial durante y luego de la Primera Guerra Mundial. Una de las principales características del expresionismo tiene que ver con la adopción de formas de expresión particularmente espontáneas y subjetivas que tuvieron eco en otras vanguardias de la literatura.

expresionismo

El principal eje del expresionismo se construye sobre la búsqueda de representar las emociones que tanto la naturaleza como las situaciones generan en los personajes. Este se convierte en el fin de los autores expresionistas que usan varios recursos para lograrlo, entre ellos la fantasía y la exageración.

Aquí puedes conocer más sobre el Vanguardismo

Origen del expresionismo en la literatura

El nacimiento del expresionismo se da como una reacción en contra del materialismo, así como los valores que promulga la clase burguesa y la prosperidad. Es así que los escritores de esta vanguardia empiezan a oponerse a la urbanización y el predominio de la clase alta en la sociedad a través de sus textos.

Es importante tener en cuenta que esta vanguardia recibe especial influencia de la filosofía, en particular con personalidades como Friedrich Nietzsche, quien establece las bases clave para el desarrollo cuando profundiza en las ideas tradicionales en relación con la moral y el razonamiento. Si bien esta vanguardia toma una gran inspiración de movimientos como el romanticismo o el barroco, el principal canal de influencia será el simbolismo tanto francés como alemán de Baudelaire y Rambo.

Hacia el año 914 el expresionismo empieza a decaer debido a un sentimiento de pérdida de horizonte de las convicciones pacifistas, idea procedente de personalidades como Albert Ehrenstein, Franz Werfel, entre otros.

Desarrollo del expresionismo en la literatura

Uno de los géneros en los que más se trabajó el expresionismo como vanguardia, fue en la dramaturgia. Esto se debió a que, a través de este género los escritores tenían la posibilidad de retratar los sucesos del interior, las emociones que eran propias de los individuos y también sus pensamientos, por lo que en sus obras se expresan los estados de la mente de una forma subjetiva.

En las obras esto se verá a través del desarrollo de extensos monólogos que ponen en evidencia el malestar del individuo y sus aflicciones producto de sucesos pasados. Sus escritos están criticando constantemente a las generaciones anteriores.

Por otro lado, en la poesía, el escritor se aleja de la narración de la naturaleza y esta vez lleva la mirada hacia las emociones del individuo. Adicional a ello, en sus creaciones el escritor le apuntaba a un lirismo mucho más expresivo. La ausencia de descripciones le permitiría expresar la base de los sentimientos, de manera que a menudo en la poesía aparecerán verbos en infinitivo, exceso de adjetivos y sustantivos extensos. Entre sus temas principales están el horror y hastío de la vida urbana, sátiras a la vida burguesa y sus valores, entre otros.

Características del expresionismo literario

Ahora veamos cuáles son los rasgos más importantes de una de las vanguardias que más influyó en el desarrollo de la literatura universal, además de algunos datos que conviene tener en cuenta para comprender a gran escala el eco de su influencia:

Crítica a la sociedad

Una de las principales características del expresionismo estuvo ligada al estilo que manejan los escritores de la vanguardia, dado que en él es posible ver la protesta social con la que expresas sus ideas haciendo críticas a la sociedad de acuerdo a cada contexto del que emerge.

Estas críticas estaban dirigidas no a personajes o hechos en particular, sino que más bien se orientaban a situaciones muy generales en función del contexto, razón por la que a menudo van a usar tipos simbólicos para la representación de sus personajes y no señalamientos específicos.

Mirada negativa

Esta vanguardia surge en un momento de un auge emocional desentendido y desesperanzador, razón por la que sus escritores exponentes imprimen una perspectiva negativa sobre la realidad, elemento que será visible en sus obras literarias. El individuo ya no confía en las promesas del progresismo y la modernidad, pues identifica su nudo de contradicciones.

expresionismo literario

Instinto por encima de la racionalidad

Uno de los rasgos más importantes del expresionismo es su intención de ubicar el instinto por encima de la racionalidad a partir de la creatividad y sus temas centrales. De esta manera, el artista expresionista se opone a las composiciones racionales exaltando la importancia de la improvisación y con ello, el retrato desde la intuición. Sin embargo, esto no omite la realidad subyacente que el universo representa.

Distorsión de la realidad

Los escritores de esta vanguardia buscarán recursos que les permitan distorsionar aspectos propios y objetivos de la realidad, es por ello que recurren a distintos elementos tanto oníricos, es decir, del sueño, como simbólicos que les permitirán retratar la sensibilidad de los seres humanos, la cual era ocultada por la sociedad a la que se dirigían en protesta.

Autores y obras más importantes del expresionismo en la literatura

Entre los autores más importantes, encontramos a Frank Wedekind y August Strindberg, quienes se convierten en los principales precursores de la vanguardia. Pero también aparecen otros autores que tendrán eco en la posteridad, como lo son: Reinhard Johannes Sorge con su obra expresionista “Der Bettler”, Federico García Lorca, Franz Kafka, Frank Wedekind, August Strindberg, Bertold Brecht, Fritz von Unruh, Georg Büchner, en la dramaturgia Georg Kaiser, Ernst Barlach, Fritz von Unruh, Reinhard Sorge, Ernst Trolle, Waltrer Hasenclever, Carl Sternheim, Hugo von Hoffamannsthal y Ferdinand Bruckner, entre otros.

También serán determinantes obras como El despertar de la primavera (1891), El espíritu de la tierra (1895) y La caja de Pandora (1902) escritas por Wedekind, Camino de Damasco (1898) de Strindberg, La metamorfosis (1915), El castillo (1926), El proceso (1925) y El desaparecido (1927) de Kafka, entre otros.

El expresionismo es tan solo una de las corrientes que se desarrollaron en el vanguardismo, pero que sin duda marcó importantes precedentes para la evolución de la literatura con importantes obras como referentes. Si quieres conocer más acerca de otras vanguardias, movimientos y todo sobre el mundo de la literatura, visita nuestra sección dedicada a este tipo de arte donde encontrarás mucha más información.