Saltar al contenido

Literatura neoclásica: qué es, origen, desarrollo literario, características y autores

¿Qué es la literatura neoclásica?

Es una de las épocas literarias más determinantes para el desarrollo de esta expresión artística que inicia a mediados del siglo XVIII y finaliza hacia el siglo XIX. Una de las características más importantes de la literatura neoclásica tiene que ver con la renovación que se realiza a los valores tanto estéticos como filosóficos procedentes de la Antigüedad Clásica, razón por la que recibe su nombre. 

También aparecerán otra serie de aspectos como el culto a la razón y otros factores que conducirán a una nueva etapa de la evolución de la literatura que nace en Francia y pronto empezó a extenderse a otros países del continente europeo hasta alcanzar el continente americano. 

Conoce más sobre la historia y origen de la literatura

Historia y origen de la literatura neoclásica

En sus inicios fue llamado simplemente clasicismo. Esta época literaria tiene su sede de origen en Francia en el siglo XVIII, lugar desde el que pronto empieza a extenderse a otras zonas del continente y del mundo, gracias a la expansión, también, de la ilustración. La ilustración era un movimiento filosófico que pretendía derogar el dogmatismo a través de la exaltación de la razón y el conocimiento. Es así que para este momento se publica por primera vez la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert. De esta manera la enciclopedia empieza a tener un valor sustancial durante la divulgación de las ideas de la ilustración basados en el dominio público de obras entre las que la literatura podría gozar de mayor libertad. 

Sin embargo, para su aparición hubo otros dos sucesos que empujaron la literatura neoclásica; de un lado el descubrimiento de las ruinas de Herculano y Pompeya, hecho que despierta el interés por el estudio de la cultura grecolatina y de otro lado, los cambios de los modos de producción y estructura social con la revolución industrial y la revolución francesa que defendía la libertad y la igualdad. 

La literatura neoclásica surge como respuesta a la literatura barroca, época literaria inmediatamente anterior a la reacciona con un sentimiento marcado de revolución filosófica y estética, proclamándose como un movimiento artístico confesional, en otras palabras, con una estructura propia que se opone a las formas que se venían trabajando. 

book

Desarrollo literario en la época neoclásica 

Es importante mencionar que la literatura neoclásica busca inicialmente una cultura que se sustente en la moral, pero también en la razón y en el progreso. Este pensamiento estaría formado a partir del contexto desde el que surge y las condiciones sociales y políticas que empieza a atravesar no sólo Francia, sino también, más tarde, el continente europeo con las revoluciones. 

Durante la literatura neoclásica también se ponen en evidencia otra serie de aspectos que limitan con la elegancia formal, así como constantes conflictos entre las pasiones, el honor y el deber que permanecían en las obras literarias. Será expuesta la inspiración por la Antigüedad Clásica, así como un uso mayoritario de los géneros críticos dejando a un lado los géneros didácticos que se venían desarrollando en la época barroca. 

En cuanto a la literatura neoclásica en Hispanoamérica, también influyó de forma importante enalteciendo los valores racionales y permitiendo que cada región pudiera desarrollar una serie de elementos propios. Particularmente latinoamérica desarrolló un enfoque dirigido a los valores de la libertad y el progreso, los cuales se sustentaban en figuras como Simón Bolívar. En esta época también nace la literatura gauchesca en países del sur de América. 

La literatura neoclásica comprende tres eras distintas que le permitieron su consolidación. Estas son: 

Era de la restauración: en esta etapa resalta principalmente la poesía que continúa los modelos grecolatinos pero añadiendo un factor novedoso para su composición: la sátira. Para esta era el teatro también experimenta un cambio importante con la incorporación de la prosa en la escritura de las obras, lo cual permite un mejor desarrollo de la comedia en escena y agrega los pastorales y odas. 

Era agustina: esta segunda era adquiere su nombre por Augusto, el emperador romano que fue exaltado por la prosperidad que permitió para el Imperio. Adicional a ello, para esta etapa se empieza a trabajar en novelas de ficción, algunos cortes autobiográficos e inicia el desarrollo del periodismo. Se mantienen las comedias, aunque la poesía se inclina hacia el sentimentalismo. Poco a poco empieza a formularse una literatura cercana a lo moral, realista y racional. 

Era de Johnson: también conocida como la era de la sensibilidad, tuvo varios ejes importantes sobre los que inicia la producción literaria, siendo estos lo intelectual, el equilibrio y la razón, aunque se evidenció una fuerte inclinación por la literatura popular. Para esta etapa las obras de William Shakespeare alcanzan una gran importancia, de manera que empieza a aumentar su reconocimiento. Sin embargo, el artista también se dedicó a la creación de diccionarios sobre ortografía y gramática, así como también a la escritura de enciclopedias. 

Princiales características de la literatura neoclásica

Estas son las características más importantes de esta época literaria: 

Temas: si bien parte de los temas literarios fueron instrumentalizados por el poder político, no sucedió con toda la producción artística. Estas creaciones fuera del sometimiento del gobierno, a menudo tocaban temas con modelos morales, las nuevas ideas que llegaban con la revolución francesa y la revolución industrial, la mitología romana, y en casos menores la religión. 

Propósito moralizante: se considera que el principal objetivo de esta época literaria es la moralización de la sociedad. Este propósito se basa en la educación para la construcción del proyecto del progreso, razón por la que todos los artistas de las distintas áreas empiezan a crear obras que difunden los valores que se requieren para llegar a una sociedad moral, racional y progresista que deje atrás la ignorancia y el dogmatismo del que habían sido sujetos en la época anterior. 

Valores universales: en búsqueda de esta construcción social, existe una serie de valores considerados universales que permitirían el paso a la modernidad de la sociedad, entre los que resaltan el espíritu de sacrificio, el heroísmo, la libertad y la idea de patria. 

Modelo clásico: es importante tener en cuenta que la literatura neoclásica debe su nombre a esta relación con el arte de la Antigüedad Clásica, esto porque la interpretan como una referencia moral sobre la cual pueden fundar un nuevo proyecto. Muchos expertos califican esta visión como una idealización moral del pasado para la construcción de la modernidad. 

Importancia de la razón: entre los principales elementos de la literatura neoclásica la razón ocupa uno de los más determinantes para la formación del pensamiento artístico. La razón se convierte en uno de los elementos más frecuentes de las representaciones artísticas porque representa la organización metódica y la virtud para la sociedad, de manera que el culto a la razón será una constante de los artistas para difundirlo a los lectores y demás espectadores. 

Principales obras de la época neoclásica

Entre las obras y autores más importantes de la literatura neoclásica encontramos “Las fábulas” de Jean de la Fontaine, “Los viajes de Gulliver” de Jonathan Swift, “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe, “Ocios de mi juventud”, “Don Sancho García”, “Solaya o los circasianos” de José Cadalso Vázquez, “Ensayo sobre el hombre”, un poema filosófico escrito por Alexander Pope, entre muchos otros más.