Saltar al contenido

Literatura infantil: qué es, cómo surge, características principales y autores

¿Qué es la literatura infantil?

Cuando hablamos de literatura infantil, hacemos referencia a un tipo de literatura que está dirigida particularmente a público infantil. De este modo, en este tipo de relatos están incluidos todos los textos de literatura que la sociedad considera permitidos para niños, aunque también serán textos que disfruten otros tipos de público por su contenido, ya sea público joven o adulto. Sin embargo, aunque en menor medida, también comprende textos escritos directamente por niños.

literatura infantil

Además del público al que se orienta, la literatura infantil también se caracteriza por el tipo de contenido que usa para la creación de las piezas, así, es posible identificar elementos humanos, las emociones, los sentimientos, las capacidades, la memoria, los recuerdos, los talentos, la exploración, la curiosidad, el contacto con el mundo y la naturaleza, entre otros. Uno de los rasgos más completos para definir este tipo de literatura, sería el intento de reinventar el mundo a través una nueva mirada que el niño acoja con fascinación.

Aquí puedes conocer más sobre los tipos de textos

¿Cómo surge la literatura infantil?

El surgimiento de la literatura infantil puede datarse durante la época de la Edad Media y también en el Renacimiento. Durante estos momentos de la historia, el acceso a los libros era muy limitado en cuanto a la población común, sin embargo, a la que podían tener acceso los niños, eran los textos a los que la mayor parte de la comunidad podía alcanzar, de ahí que sean textos que en la actualidad están catalogados como literatura infantil.

Durante la época, los textos consistían en catanes, abecedarios, bestiarios y silabarios, donde no habían grandes historias de aventuras, sino que se limitaban a las instrucciones sobre las que se pretendía educar a la población, de manera que incluían las enseñanzas morales que eran presentadas de acuerdo a las creencias religiosas. Tras la invención y uso de la imprenta, fue posible empezar con la edición de historias que estuvieran enfocadas en los niños, en especial aquellas que habían sido difundidas a través de la tradición oral entre los pueblos, lo que dio lugar a obras como Caperucita roja, Pulgarcito, El gato con botas, entre otros.

Así, durante el siglo XIX el movimiento del Romanticismo, del que ya hablamos en otro apartado en concreto, nace la fantasía en las historias y empiezan a consolidarse otra serie de relatos entre las que estaba Blancanieves y los siete enanitos, cuentos y obras que les permitirán a los niños tener un acercamiento con un mundo literario inicial creado para ellos donde la imaginación y la ilusión serán sus piezas clave.

Desarrollo de la literatura infantil

El género literario destacado del mundo de la literatura para niños es el género narrativo, en particular el cuento, siendo este el que mayor difusión ha tenido dentro de las piezas creadas para el público infantil y que con frecuencia reúne elementos de la tradición oral como también del folclor popular. Así, bajo este formato se han escrito obras que fomentan la imaginación de los niños, transmite mensajes y valores morales, estimula la comunicación eficaz, potencia sus propias capacidades y habilidades, entre otros procesos importantes en esta edad.

Por otro lado, podemos clasificar la literatura infantil en dos categorías principales. De un lado está la literatura ganada que reúne todos aquellos textos que en sus inicios no estaban pensados para dirigirse al público infantil, pero que más tarde, en el desarrollo de diversos contextos y decisiones, se destinan a los niños. Entre estas obras tenemos los cuentos de los hermanos Grimm, también Las mil y una noches, La isla del tesoro, cuentos tradicionales de Perrault, Los viajes de Gulliver, entre otros.

La segunda categoría es la literatura creada para niños. En esta categoría, como su nombre indica, son obras que fueron destinadas desde el principio para ser leídas por niños. A menudo este tipo de literatura adapta el formato de cuentos y novelas, pero también ha variado su presentación con otros géneros como poesía y obras de teatro que los niños pueden disfrutar. En este campo tenemos como ejemplo El patito feo, La sirenita, Las aventuras de Pinocho, cuentos de Hans Christian Andersen, entre otros.

Desarrollo literatura infantil

Características de la literatura infantil

Ahora bien, es momento de pasar a revisar cuáles son los rasgos más distintivos de la literatura para niños que han logrado no solo consolidarse, sino que también han servido de guía para los escritores de la posteridad que escribirán para este tipo de público. Entre ellos, encontramos los siguientes:

Objetivo de la literatura infantil

Una de las principales características de este tipo de literatura es que a menudo rodea un objetivo concreto. Sin embargo, este objetivo puede variar. Así, los escritores que han desarrollado obras literarias para niños, han establecido fines variados como el de convertirse en instrumento para la expresión y comunicación de los niños, familiarizar al niño con el mundo, desarrollar su curiosidad, estimular su imaginación, entre otros.

Reducción de la descripción

Si bien el género narrativo tiene entre sus características el uso recurrente y extendido de descripciones acerca no solo de los escenarios por los que transitan los personajes, sino también de estos mismos y los elementos del espacio, en este caso, los autores tienden a no dedicar mucho tiempo en detalles descriptivos más que en lo que está sucediendo, las acciones.

Para facilitar la comunicación y el curso de las historias y procesos, los diálogos son uno de los elementos que aparecen con frecuencia en los textos para público infantil, pues permite un estilo narrativo mucho más directo.

Tema e identificación

Otro de los rasgos distintivos de este tipo de literatura tiene que ver con que las temáticas que se manejan en los textos tienen la posibilidad de facilitar a los niños la identificación con los personajes, con lo que piensan, sienten y también con las situaciones en las que se encuentran. Este es un recurso que a menudo estimula el interés del niño.

Trama lineal

Los textos de la literatura para niños cuentan con una trama lineal, pese a que en muchos casos los autores han optado por tramas con un grado más de complejidad, a lo que han sumado la presencia de otras voces narrativas y la existencia de tramas adicionales. Sin embargo, pese al uso de estos recursos, su evolución no ha llegado a la creación de tramas demasiado complejas que dificulten la comprensión del lector.

Personajes genéricos

Uno de los recursos que han usado los autores de literatura infantil, ha sido el de los personajes genéricos dentro de sus obras, a los cuales se han asociado características particulares que son tomadas de la naturaleza. Entre ellas, a menudo estará el zorro calificado como ágil, pero también la inocencia de otros animales como la ardilla o la oveja, entre otros.

Presencia del heroísmo

Uno de los elementos que más suelen estar presentes en este tipo de textos son los héroes. En el curso de una gran parte de las historias, el heroísmo está presente y se representa a partir de la lucha por valores como la justicia bajo el deseo de hacer del mundo un lugar mejor.

Estilo depurado

Otro de los rasgos mediante los cuales podemos identificar la literatura para niños es el estilo que los autores se han encargado definir y que ha logrado el impacto que tiene en los niños y su recepción para esta etapa de lectura inicial. Esto se debe a que la literatura infantil ha adoptado un estilo muy dinámico, carece de elementos adicionales o poco útiles, así como también mantiene un estilo ágil y sencillo dentro de su composición.

Características

Autores y obras más importantes de la literatura infantil

Es momento de pasar a ver los autores y las obras más importantes de la literatura infantil que hoy persisten en la enseñanza y la lectura de los más pequeños. Entre ellos encontramos obras como lo son: La balada de Mulán de Mónica Rodríguez Suárez, El principito por Antoine de Saint-Exupéry, El platero y yo de Juan Ramón Jiménez, cuentos de los hermanos Grimm, Las mil y una noches, La isla del tesoro, cuentos tradicionales de Perrault, Los viajes de Gulliver, El patito feo, La sirenita, Las aventuras de Pinocho, cuentos de Hans Christian Andersen, Caperucita roja, Pulgarcito, El gato con botas, La cenicienta, entre otros.

Otros autores más recientes son: Patricia Geis, Inés Garland, Anna Llenas, Ana González Menéndez, Gloria Fuertes, Ana María Matute, Concha López Narváez, Ana María Moix, entre otros.

Para conocer más acerca de otros tipos de literatura, así como géneros, movimientos, vanguardias y más del mundo literario, visita nuestra sección dedicada a este tipo de arte donde podrás encontrar más información y seguir aprendiendo.