Saltar al contenido

Novela negra: qué es, surgimiento, características principales y autores

¿Qué es la novela negra?

Aunque también se ha llamado literatura negra, en particular se usa el término -novela negra-, debido a que ha sido este el formato de la narrativa en la que se ha difundido. Se trata de un tipo de textos, también considerado subgénero, en los que la historia se desarrolla en torno a un crimen, donde también suele haber presencia de detectives.

novela negra

A menudo la novela negra y la novela policíaca se han confundido. Sin embargo, se distingue de la novela policíaca, a partir del tratamiento que se le da al detective o el que ocupe un rol similar, pues no es el eje más importante de la historia. Sino que, en la novela negra se da mayor importancia a los personajes marginados que suelen estar presentados por un lenguaje coloquial, por ejemplo.

Aquí puedes conocer más sobre los tipos de texto

Surgimiento de la novela negra

Se considera que el origen de este tipo de literatura tiene lugar durante los primeros años del siglo XX en Estados Unidos. Durante este momento el país atravesaba una importante crisis económica producida por el desarrollo de la Primera Guerra Mundial y también por la Gran Depresión, momento que tuvo lugar después de la guerra. A partir de un ambiente en el que abunda la incertidumbre, pero también el miedo, la violencia, la corrupción y la inseguridad, tras el segundo detonante, los autores empiezan a escribir historias inspiradas en estos acontecimientos, pero también en la ley seca y el crimen organizado, posteriormente.

Entre los autores iniciales de este género que cobraría gran fuerza en la posteridad, están Raymond Chandler y Dashiel Hammett. Estas historias, en sus inicios, se difundirán a partir de medios como las revistas, y estarán dirigidas al público trabajador. Esta sería la razón por la que el lenguaje que se utiliza es fácil de comprender y no implica mayor análisis para su interpretación, recordemos, además, que se trata de textos que prestan mayor importancia a las clases marginadas. La expansión de los primeros textos estaba motivada por una preocupación social, lo que también se verá reflejado en la ambientación urbana de las historias, siguiendo el lector específico.

El uso del término -negro- como apelativo para diferenciar estos textos, se debió principalmente a los escenarios en los que con frecuencia se desarrollaban las historias. Otro aspecto importante que contribuyó a la aplicación del acompañante tuvo que ver con la primera publicación de los textos en la revista Black Mask. De esta manera surgirían un conjunto de textos en los que sus autores estaban especialmente enfocados en expresar y enfatizar en el por qué y en el cómo se desarrollan los crímenes, que en la resolución de cada uno de los casos, siendo este un factor crucial que faculta los textos dentro de la crítica y la reflexión de carácter social.

Desarrollo de la novela negra

Para mantener la tensión y la atención en las acciones que suceden en el momento, los autores han optado por usar el narrador protagonista que suele estar dado o bien al criminal directamente o bien al detective del caso. Sin embargo, esta no es una regla dentro de este tipo de literatura, pues algunos autores también prefieren usar otros tipos de narradores como el narrador testigo o el narrador omnisciente.

En el desarrollo de las historias, otro de los ejes más importantes es el cómo se narra la historia. En este caso, hablamos de obras en las que mayormente encontramos una narración en pasado con un tiempo lineal. A menudo los antecedentes de los casos o las acciones, están dados por testimonios o testigos que constituyen los personajes secundarios de la novela negra.

Es posible identificar algunas de las variantes más importantes dentro de su desarrollo. De este modo existen clasificaciones que dividen las obras de la novela negra a partir del punto de vista del criminal, el punto de vista de la víctima, el punto de vista del juez dictador o bien en la que es el detective el que protagoniza la historia.

Características de la novela negra

Tras haber revisado su organización y surgimiento, es momento de pasar a ver algunas de las características clave de este tipo de textos, así como los rasgos que suelen permitir su desarrollo, pues sabemos que la creación artística implica, también, una participación propia del estilo del autor.

Enfoque hacia personajes marginados

Como hemos mencionado, la novela negra se distingue especialmente por el enfoque que ofrece hacia personajes de argot coloquial que a menudo son marginados. Sin embargo, esto no quiere decir que dentro de su desarrollo no estén presentes otros personajes de otros estratos, sino que en particular, este recibe mayor atención.

Esto también podría ser un indicador en el que en las obras se muestran personajes reales dentro de las historias. Entre ellos podemos encontrar con frecuencia trabajadoras sexuales, policías, ladrones, etc, que se “sienten” reales porque en el curso de las historias se expresa el proceso y la decadencia que alcanzan en la que el lector es el observador.

Importancia de la acción

Por tratar este tipo de temas que suelen generar una persistencia de la tensión en la lectura, los autores suelen usar los verbos en movimiento con el fin de imprimirle especial importancia a la acción, dado que cumple este papel fundamental dentro del argumento.

Móviles del crimen

Con frecuencia la motivación para la ejecución de los crímenes se presenta dominado por una debilidad del ser humano. Entre los posibles causantes está la envidia, el odio, la venganza, la codicia, la rabia, el rencor, el poder, entre otros.

Ambientación de las obras

La novela negra con frecuencia se desarrolla en ambientaciones urbanas en las que el crimen parecería estar mucho más cercano a los personajes y sus habitantes. Es por ello que el panorama de las obras de novela negra tiene un matiz gris con una amenaza constante ambientada por un espacio realista. En especial, se tratan de ambientes urbanos nutridos con los estratos bajos de la sociedad que abren el lugar a la crítica de carácter social con el contraste y el cómo se describen.

Lector partícipe

Otro de los rasgos más importantes de este tipo de literatura tiene que ver con el lector directamente, pues los narradores usados a menudo dentro de estos textos, suelen llevar de la mano al lector, presentándole los detalles, el caso, los avances de la investigación y los hechos, de tal forma que lo convierte en un testigo del misterio, en el que participa como observador.

Presencia del misterio

Si bien la novela negra incluye agentes que despiertan el misterio, lo cierto es que en estos textos no ocupa un papel principal dentro del desarrollo. Esto se debe a que la información le permite al lector no solo conocer la ejecución del crimen, sino también las etapas previas que lo gestaron y sus detonantes.

Intrigas complejas

Dado que la novela negra presta especial atención al cómo se desarrollan los crímenes y los móviles que los empujan, las intrigas de este tipo de obras cuentan con un gran grado de complejidad en la que están presentes elementos como las conspiraciones para el desarrollo de estos acontecimientos.

Perfil del detective

Si bien es un personaje que está presente debido a que se trata de un eje en el que se desarrolla un crimen, el detective cuenta con otras características dentro de la historia. Con frecuencia se trata de un detective con facultades poco ortodoxas para la resolución e incluso sujeto a algún tipo de vicio.

Propicia la reflexión

Otro aspecto importante de la novela negra tiene que ver con que, para muchos autores el crimen se convierte en una buena excusa para ofrecer una reflexión profunda que gira entorno a los temas que desarrolla, como lo son la violencia, la crueldad, quizás también la injusticia, la corrupción, los vicios entre otros elementos importantes. Esto se verá especialmente cuando se presentan como los causantes de la degradación de los propios personajes.

Características de la novela negra

Autores de la novela negra

Entre los autores más importantes de este tipo de textos, encontramos los siguientes: Raymond Chandler, Carroll John Daly, Walter Mosley, Cornell Woolrich, Camilla Läckberg, Åsa Larsson, Donna Leon, Fred Vargas, Francisco Angulo, Fernando Ampuero, Adolfo Bioy Casares, Adolfo Bioy Casares, Juan Sasturain, José Luis Zárate, Mario Vargas Llosa, Rosa Ribas, Rodolfo Pérez Valero, Mario Mendoza, Dashiell Hammett, James M. Cain, James Hadley Chase, Patricia Highsmith, Chester Himes, Evan Hunter o Ed McBain, Philip Kerr, Elmore Leonard, Walter Mosley, Walter Mosley, entre otros.

Así también dentro de las obras más relevantes de la literatura o novela negra, están: El halcón maltés, La maldición de los Dain y El hombre delgado escritos por Dashiell Hammett, Asesinos sin rostro de Henning Mankell, Casino de Nicolas Pileggi, La forma del agua de Andrea Camilleri, La dama de blanco de Wilkie Collins, Los secretos de Oxford de Dorothy L. Sayers, El cartero siempre llama dos veces de James M. Cain, Los crímenes de Carter Street de Anne Perry, La dalia negra de James Ellroy, Irene de Pierre Lemaitre, entre otros.

Es importante destacar que la novela negra es uno de los espacios en los que en la actualidad, las obras han crecido de forma importante, dando lugar a nuevas exploraciones de autores que siguen algunos de los referentes nombrados para sus creaciones. Es por ello que en la actualidad es uno de los géneros con mayor auge dentro del mundo literario.

Conoce más del mundo de la literatura en nuestra sección dedicada a este tipo de arte, donde podrás conocer mucha más información acerca de su clasificación, historia, autores y más.