Saltar al contenido

Novela social: qué es, origen, características más importantes, obras y autores representantes

¿Qué es la novela social?

Conocida a menudo como la Novela de los años cincuenta, la novela social surge en el marco del realismo social, corriente y tipo de literatura que emerge en los años 50 tras una serie de cambios sociales y políticos que se estaban desarrollando en España. Entre los procesos que enfrentaba la sociedad española estaban la recuperación económica a partir de la reapertura de actividades como el turismo, lo que también ocasionó la creación de zonas de marginación.

novela social

En este sentido, la novela social comprende una serie de textos narrativos que expresan una serie de cambios a lo que muchos textos denominaron la novelística de posguerra y que inicia con la publicación de la obra de Camilo José Cela, llamada La colmena, desde la cual empieza una importante producción de obras de otros autores.

Aquí puedes conocer más sobre los tipos de textos

Origen de la novela social

El dato sobre el origen más aceptado de la novela social tiene lugar en España hacia los años 50, sin embargo, hay quienes mencionan que su surgimiento data incluso del siglo XIX con cercanías al naturalismo literario o cercano a la literatura proletaria, de la cual se han hecho muy pocas investigaciones.

Sin embargo, lo que sí se concreta es su desprendimiento del realismo social, en el que también aparecen rasgos en otros géneros de la literatura como lo son el drama social y la poesía social. En particular, la novela se convierte en el formato más reproducido dentro del realismo social, precisamente por contar elementos que facilitan la transmisión y expresión de los autores de la época, en especial ligados a las descripciones para la construcción de escenarios de los que querían dar cuenta, así como también del uso de los personajes, el diálogo y la mirada del narrador, aspectos que se van a desarrollar muy bien dentro de la corriente.

Desarrollo de la novela social

Es importante reconocer que bajo este formato de textos, los autores buscaban, principalmente, la denuncia social, entre otros objetivos clave. En este sentido, la atención cambia del personaje principal a la sociedad en un sentido mucho más amplio. Sin embargo, es necesario mencionar que estas obras siguen marcadas por el Tremendismo generado previamente en relación con el eje central que en esta ocasión se presenta como una especie de protagonista colectivo.

Entre los aspectos en los que coinciden los autores de la novela social está el sentimiento de solidaridad que experimentan y que se ve reflejado en el desarrollo de sus historias y personajes, así como una mirada compasiva frente a los seres marginados dentro de la escala social. A todo ello se suma una visión crítica frente a la organización de la sociedad y un deseo de lograr un cambio.

Por otro lado, es necesario destacar que similar al realismo social, la novela social destaca en el objetivismo en la medida en la que el escritor se encarga de retratar la realidad sin que ello implique un juicio directo, sino que lo hace a partir de una descripción mediante la cual el lector puede “observar”. Su segunda modalidad, incluye el realismo social y crítico donde el escritor, además de hacer un retrato de la realidad, realiza también denuncias y explicaciones concretas de las injusticias de la sociedad en la que se ven marginados distintos grupos sociales de las escalas más bajas.

Características más importantes de la novela social

Entre los principales rasgos de este tipo de texto, encontramos los siguientes rasgos que nos permitirán tener una mirada mucho más profunda acerca de cómo estaban estructuradas estas creaciones, así como también nos permitirán identificar libros posteriores de este mismo estilo:

Temas recurrentes

Iniciamos esta enumeración de rasgos con uno de los ejes más importantes de la novela social y tiene que ver con los temas que trata. A menudo los autores exploran precisamente las áreas del ser humano y su desarrollo dentro de la vida social, por ello incluye temas como lo son el trabajo, formas de gobierno y los gobernados, la marginación, entre otros que se irán construyendo a gran escala como la condición de la mujer dentro de la sociedad, las dificultades del proletariado, el choque entre la vida rural y urbana, el racismo, la explotación laboral, las huelgas, la injusticia, la corrupción política, la delincuencia, entre otras.

Mirada distanciada

Un aspecto central en el desarrollo de las novelas sociales, tiene que ver con la forma en la que están narradas las historias. En ellas, los autores aplican una mirada distanciada que permite contemplar cómo se ejecutan las acciones, lo que permite construir una especie de foco de cámara cinematográfica. Este aspecto tiene sentido en la medida en la que la novela social y el realismo social estuvieron influenciados por el cine.

Tiempo narrativo

Dentro de la novela social, los hechos ocurren en un tiempo lineal, esta es una estructura que contribuye a la simplicidad del texto en el que también hay un número reducido de descripciones. Es así que el uso de esta temporalidad lineal en la obra facilita la comprensión del texto introducida por un tiempo y lugar que rara vez cambian.

Protagonista colectivo

Un aspecto que sobresale de la novela social, es la construcción del protagonista de las historias. En este caso, ya no hablamos de un protagonista en su figura individual, sino de un protagonista colectivo, en el que, pese a ser una persona, es capaz de lograr la representación de un grupo de personas. Es así que este protagonista a menudo se presenta como un personaje alegórico o bien como representante de un pueblo, una figura relevante dentro de las comunidades, etc.

Destinatario genérico

Otro elemento clave siguiendo la idea del protagonista y la representación colectiva, es la idea de un destinatario que se ve general al que el autor busca llegar de una manera clara y concisa. Evitando cualquier dificultad en la narración, los autores se formulan llegan a cualquier persona, de manera que cualquiera pueda comprender sin problemas los planteamientos que edifica la novela social.

Crítica social

Durante sus inicios, especialmente en su desarrollo en España, la novela social constituyó una fuerte crítica hacia la sociedad española de ese momento. Así, destacaba entre sus menciones el inmovilismo político y con frecuencia manifestaba denuncias entorno a las condiciones del proletariado, acusando, entre otras cosas, a la inmoralidad del clase burguesa.

Siguiendo el realismo social, la novela toma el diálogo como uno de los elementos importantes de desarrollo de la historia. De esta manera, el diálogo se convierte en un aspecto esencial que sustituye la voz frecuente del narrador y facilita al lector la comprensión de los personajes a partir de sus acciones y expresiones orales. También se debe mencionar que la construcción de este diálogo no es excesiva ni abundan las decoraciones, se trata de un diálogo coloquial con intervenciones que los lectores podrán comprender sin complicaciones.

Lenguaje despreocupado y sencillo

Como lo anticipamos, el uso del lenguaje y en particular la preocupación por la estética en él es realmente reducida. Los autores buscan el uso de un lenguaje sencillo que sea concreto con las ideas que manifiesta a través de los diálogos y las descripciones, especialmente. En este caso, hablamos de novelas en las que los artistas priorizan el contenido más allá de la forma, por ello el uso del personaje colectivo y lo que representa es uno de los ejes más importantes.

Narrador objetivo

Otro rasgo que debemos considerar de este tipo de obras es que los autores, si bien reducen el papel del narrador, cuando este aparece suele tener un tinte absolutamente objetivo dentro de las descripciones. Sin embargo, este aspecto en muchos casos se ve truncado por el sello del autor así como de sus intenciones, lo que fortalece la novela social. Se usará para la presentación mínima de los personajes, así como del escenario.

Obras de la novela social

Obras y autores de la novela social

En cuanto a los autores más destacados de este tipo de texto podemos encontrar a Juan Marsé, Luis Guytisolo, Camilo José Cela, José Suárez Carreño, Charles Dickerns, Gabriel García Márquez, Philip Roth, Robert Walser, Víctor Hugo, Charles Bukowski, Anton Chpejov, Milan Kundera, Emile Zolá, Miguel Delibes, Rafael Sanchez Ferlosio, entre otros autores también pertenecientes a la posteridad.

Entre las principales obras de novela social o Novela de los años cincuenta, podemos destacar La Colmena, escrita por Camilo José Cela, El camino de Miguel Delibes, Las últimas horas de José Suárez Carreño, La noria de Luis Romero, El Jarama de Rafael Sánchez Ferlosio, El fulgor y la sangre de Ignacio Aldecoa, Los Bravos de Jesús Fernández Santos, Tiempo de silencio de Luis Martín-Santos, Juegos de Manos de Juan Goytisolo, Pequeño Teatro de Ana María Matute, La muerte del corazón de Elizabeth Bowen, Nana de Émile Zola, La perla de John Steinbeck, El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, Tiempos difíciles de Charles Dickens, entre otras.

Para conocer más acerca de otros movimientos, corrientes, géneros y aspectos del mundo literario, te invitamos a revisar la sección de Literatura que encontrarás en Tipos de arte. Allí podrás acceder a una gran cantidad de información sobre esta expresión artística a través de la cual podrás seguir aprendiendo.