Saltar al contenido

Literatura policíaca: qué es, cómo surge, características y principales autores

¿Qué es la literatura policíaca?

Se trata de todo aquel tipo de texto narrativo en el que la trama gire entorno a delitos o crímenes que suelen ser protagonizados por el detective que tiene a su cargo el proceso para resolverlo. Si bien es un tipo de literatura, se conoce principalmente como novela policíaca, dado que es a través de este género literario en el que a menudo se desarrolla.

Así, la novela policíaca, novela detectivesca o literatura policíaca, como también se le conoce, se va construyendo alrededor de un enigma que si bien es desconocido para el lector, también lo es para el detective, de manera que en el curso de la historia todos los elementos irán apareciendo y poco a poco se irán descubriendo los datos que permitan resolver el suceso.

literatura policíaca

En la actualidad, la novela policíaca es uno de los formatos con mayor popularidad en el mundo de la literatura, a lo que se suma no solo una gran cantidad de producciones bajo esta modalidad, sino también, un creciente número de personas interesados en ellas y que comprenden distintos tipos de público, aunque en la mayoría de los casos, están orientados al público adulto.

Aquí puedes conocer más sobre los tipos de texto

¿Cómo surge la novela o literatura policíaca?

El origen de este tipo de literatura se encuentra hacia el año 1840. Sin embargo, ha sido posible rastrear textos que cuentan con un estilo orientado a lo que será después la novela policíaca. Uno de los ejemplos primitivos es la tragedia griega Edipo rey de Sófocles, así como también se han acuñado otros inicios, por ejemplo el Libro de Daniel dentro del Antiguo Testamento.

De acuerdo a esto, es uno de los géneros literarios mayormente asociados a la modernidad y de la misma línea de otros tipos de literatura como lo es la literatura de ficción, de la que ya hablamos en otro apartado. En particular, estos estilos surgen como respuesta a una demanda sociocultural en la que los crímenes que tenían lugar tanto en el siglo XIX como en el siglo XX en sus inicios, contaban con seguimiento minucioso o evolución que permitía la resolución de los casos, dando así lugar a colecciones de volúmenes que incluían procesos judiciales y que resultaban de gran interés para la curiosidad lectora.

Se acuña la consolidación de la novela policíaca a Francois Gayot de Pitaval, un destacado abogado de origen francés, quien sería el encargado de publicar una serie de volúmenes llamados Causes célebres e intéressantes que se difundieron con gran velocidad. Más tarde y en concordancia con el estilo que se manejaba en este tipo de textos, surgirán otros formatos como lo son la literatura gótica o novela gótica, y la literatura de horror donde el retrato de los sucesos adquiere un mayor nivel de crudeza.

Desarrollo de la literatura policíaca o novela policíaca

En principio este tipo de literatura estuvo clasificado en dos vertientes principales, también corrientes del género. Entre ellas encontramos las siguientes:

Escuela inglesa

Es la primera corriente que surge de la novela policíaca y se enfoca principalmente en la resolución intelectual de un caso. De este modo, queda ausente una clara descripción sobre los análisis en relación con factores de carácter moral y social. Además, suele tener como ambientación las clases más altas de la sociedad. Una de las autoras a las que se ubica en esta modalidad es Agatha Christie.

Escuela estadounidense

Particularmente en esta división encontramos la novela negra, de la que ya hablamos en profundidad en otro apartado. Esta corriente se enfoca en el crimen desde el contexto social y moral, de manera que se desarrollan descripciones acerca de su propio entorno. Son obras que suelen transcurrir en ambientaciones de la clase baja de la sociedad e incluso clases profundamente marginadas. Autores como Raymond Chandler son representativos de esta vertiente.

Por otro lado, también se desarrollará la escuela española que en específico se asocia a un género político con el que el autor realiza críticas sociales y culturales, y que a la vez se convierte en un espacio para la resistencia del asunto político. Es así que reúne aspectos principalmente de la escuela estadounidense en relación con la visión e introducción de la dimensión social.

En la actualidad, una gran parte de las novelas policíacas tienen especial influencia por medios como la televisión y el cine, canales emergentes de países como Estados Unidos, en los que se tienen lugar contenidos propios de la literatura policíaca.

Estructura de la literatura policíaca

Uno de los elementos más importantes de este tipo de textos, es que cuentan con una estructura definida, razón por la que el curso de la historia suele tomar los mismos caminos para llegar, finalmente, a la solución del caso que se plantea desde la etapa inicial.

Estructura de la literatura

Es importante considerar que la estructura puede tener algunos otros rasgos, especialmente si consideramos que la creación de una obra literaria es un proceso artístico en el que el autor impregna su propio estilo. Es así que, de acuerdo a sus propias preferencias, pueden tener estilos en una u otra parte. Veamos:

Inicio

Como estilo perteneciente al género narrativo, este tipo de textos tienen en su etapa inicial, una presentación o bien un planteamiento parcial del caso que se plantea resolver. En esta primera etapa el lector puede acercarse a los pormenores del crimen, así, puede tener información acerca de cómo se descubre el caso, cómo el detective o la persona que lo resuelva conoce la existencia del suceso, entre otros.

Conflicto

En esta etapa media de la historia, se genera el desarrollo de la investigación. En este momento el detective ya ha encontrado el punto de partida para iniciar el proceso de investigación tomando un camino preciso que le permita encontrar la solución. Este proceso se verá nutrido por el hallazgo de pistas sobre las que irá trazando la dirección.

Desenlace

Y llegamos al final de este texto con el desenlace de la historia. Para este momento, el autor permite que el personaje encargado de la resolución del caso empiece a revelar el crimen o bien el culpable de los hechos a partir de la información obtenida en el curso de la historia, así como también a sus habilidades para encontrar la solución final.

Características principales de la literatura policíaca

Ahora pasemos a revisar las características más importantes de este tipo de literatura y los rasgos más distintivos que han consolidado la novela policíaca a lo largo de la historia. Si bien cada uno de los autores impregna su obra con su propio estilo, asociaciones y recursos, es posible identificar los elementos que dan sentido a este tipo de literatura y que facilitan su organización. Entre ellos encontramos los siguientes:

Exposición de un caso

El principal rasgo que podemos identificar y que nos permitirá, posteriormente, llamar a la obra novela policíaca, es el planteamiento o la exposición de un caso. En sus inicios, se trata de un caso que no es revelado en su totalidad y que se presenta como un hecho de importante complejidad, no obstante, en el curso de la historia se empezarán a recoger pistas.

Resolución del caso

Para dar vida a todo el texto, los autores suelen finalizar la historia con la resolución total del caso que se planteó desde el inicio. Así, el detective, que suele ser el protagonista de la novela, es quien empezará a reunir las piezas que le darán las respuestas concretas de solución del caso.

Vertientes posibles

En algunos casos, se expresa con mayor potencia las leyes y también el orden social, sobretodo cuando se trata de una vertiente tradicional de la novela policíaca. Sin embargo, también es conocida como vertiente negra a la que, por su parte, con un debilitamiento de los valores éticos, presenta personajes que cometen delitos e incluso que pueden tener como responsable al detective.

Perfil del detective

A menudo la figura principal del texto puede ser el detective, que también puede ser un policía, un periodista o un investigador especializado. En este caso, el perfil de este personaje está caracterizado por aspectos como la inteligencia, la observación, la pasión por la ciencia, en algunos casos, y por ser una persona culta.

Características literatura policíaca

Casos en la novela

Entre los casos más frecuentes que encontramos en este tipo de literatura, están los asesinatos, los secuestros, los robos, entre otros que por sus características, es posible darles un seguimiento paulatino para llegar finalmente a su resolución.

Personajes recurrentes

Entre los personajes que suelen estar presentes en este tipo de textos, encontramos, como hemos mencionado, el detective, que puede cumplir otros roles y que se caracteriza por su astucia, inteligencia e intuición. También está presente el asesino o culpable del crimen que representa el mal cuyos actos hallan su causa a partir de rencores del pasado, fobias, trastornos, etc.

Y de otro lado encontramos los personajes secundarios que suelen estar representados por testigos de los hechos o bien las propias víctimas de los sucesos. Estos personajes tienen la facultad de colaborar con la resolución del caso, sin embargo, y en algunos casos, pueden también entorpecer el proceso. Este es uno de los aspectos en los que se puede ir complicando la resolución de los crímenes. Finalmente, aunque no como personaje, está el ambiente en el que se desarrolla. Si bien puede ubicarse tanto en un ambiente rural como un ambiente urbano, a menudo es este último el que suele tener mayor relevancia dentro de la historia.

Tipo de narrador

Aunque si bien el autor puede variar en cuanto a su elección sobre el tipo de narrador, en la mayoría de los casos la novela policíaca suele estar narrada en primera persona, aunque también hay autores que eligen la opción de narración en tercera persona. A menudo quien se encarga de narrar los hechos es un testigo, sobre el que se toma el punto de vista.

Autores más reconocidos de la literatura policíaca

Finalizamos nuestro recorrido por la novela policíaca o novela detectivesca con una serie de autores que han marcado los inicios y también han desarrollado en profundidad este tipo de literatura en distintos momentos de evolución del mundo artístico en el que surge. Así, podemos encontrar autores como: Agatha Christie, Wilkie Collins, Dashiell Hammett, Raymond Chandler,Edgar Allan Poe, Georges Simenon, Patricia Higsmith, Andrea Camilleri, Lorenzo Silva, Donna Leon, Alicia Giménez, Fred Vargas, Camila Lackberg, Dorothy L. Sayers, Leonardo Padura, Dolores Redondo, Chester Hilmes, Julian Symons, Maj Sjowall, Sue Graffon, Josephine Tey, Anne Perry, Sir Arthur Conan Doyle, S.Eliot, James Ellroy, entre otros más.

Además de ello, existen una serie de obras representativas que no podemos dejar de lado y que serán de gran importancia para su propio crecimiento. Así, encontramos las siguientes: Edipo rey de Sófocles, Los crímenes de la calle Morgue, El misterio de Marie Rogêt, La carta robada y El escarabajo de oro escritos por Edgar Allan Poe, La piedra lunar, El sueño eterno, Adiós, muñeca y El largo adiós de Raymond Chandler, Cosecha roja, El halcón maltés y El hombre delgado de Dashiell Hammett, Estudio en escarlata, El signo de los cuatro, El sabueso de los Baskerville, novelas de Arthur Connan Doyle, El misterioso caso de Styles, Muerte en Mesopotamia, Muerte en el Nilo y Cita con la muerte de Agatha Christie.

Y así llegamos al final de uno de los tipos de literatura con más auge, sobretodo en los últimos años, aunque no es posible desconocer el importante impacto que ha tenido en el mundo literario y el gran interés que ha despertado con el paso de los años a generaciones y generaciones. Si quieres conocer más acerca del mundo literario sobre movimientos, vanguardias, géneros literarios, autores y más, no olvides visitar nuestra sección dedicada a este campo del arte.