Saltar al contenido

Texto académico: qué es, características principales, estructura, tipos y más

¿Qué es un texto académico?

Consisten en textos que son productos de procesos intelectuales y que desarrollan temas específicos o bien hacen profundizaciones en un campo académico o disciplinario de manera formal. Se caracterizan porque, como menciona su nombre, hacen parte de la academia, lo que implica que sean de uso exclusivo para espacios en los que se difunde la información de manera formal en una área determinada del conocimiento.

Qué es un texto académico

Entonces, ¿Qué no es un texto académico? Todo aquel que implique un aspecto subjetivo y cuente con una estructura libre de creación, por ejemplo. Esto porque en esencia, el texto académico es lo más objetivo posible, sigue una serie de fuentes para su creación y cuenta con un esquema de construcción que facilita la comprensión y lectura general de la información que presenta.

Aquí puedes conocer más sobre los textos no literarios

Características principales del texto académico

Ahora pasamos a revisar las características principales de este tipo de texto, uno de los más importantes en la historia de la literatura, que se ha ido construyendo con el paso del tiempo, en especial, en los últimos años.

Finalidad del texto académico

El objetivo principal de este tipo de textos es precisamente el de difundir el conocimiento de manera formal, en este sentido comunica y ofrece conocimiento, a la vez que busca también intercambiarlo creando espacios de discusión acerca del tema que trata.

Autores del texto académico

Una de las características más importantes de un texto académico, tiene que ver con la autoría de estos. Esto se debe a que el texto académico suele ser escrito por estudiantes, pero también por investigadores en un campo de conocimiento determinado, o bien por profesores.

Consulta de fuentes

Otro rasgo importante que debemos tener en cuenta acerca del texto académico, está relacionado directamente con el contenido y la procedencia de este contenido. Es así que para la creación de un texto como este no basta con las ideas o los conceptos que tenga el autor en su mente, sino que debe apoyar su escritura en una gran variedad de fuentes para la escritura del texto académico. De esta manera, tendremos como resultado un texto producto de una consulta de varias fuentes no solo académicas, sino también confiables.

Estructura rigurosa

Los textos académicos, dado el campo en el que se enfocan y la importancia de su contenido, siguen una estructura de organización y contenido muy rigurosa, dado que no se trata solo de la presentación de una serie de ideas u opiniones de una figura en concreto, sino que esta información debe estar sustentada de forma razonable, basada, precisamente, en las fuentes que se han consultado y que son referentes no solo para el autor, sino también para el lector.

Intertextualidad

Una parte importante de este tipo de textos es que son intertextuales, esto se debe a que en su desarrollo recurren a otros textos y autores sobre los cuales les es posible fundamentar los planteamientos e ideas que se hacen a lo largo de la obra, o bien para reforzar las conclusiones a las que llega, refutar ideas, entre otros aspectos. De esta manera, el texto académico entra en diálogo con otros textos que también serán referentes importantes para quien consulta.

Búsqueda de persuasión

Los textos académicos tienen como segunda intención, la persuasión. En este caso se trata de una búsqueda de persuasión en relación con la validez de la información, pues buscan convencer al lector acerca de la validez que tienen los resultados que fueron producto de los análisis realizados según el tema que se desarrolle, así como también se persuade a través de las contribuciones que alcanza. Este aspecto es clave, sobre todo, para que el texto académico pueda alcanzar una aceptación y un reconocimiento por parte de una comunidad científica.

Variedad de recursos

El texto académico puede incluir una gran variedad de recursos que pueden ser implementados en mayor o menor medida, de acuerdo a la investigación, el tema e incluso el autor. Dentro de estos recursos encontramos las comparaciones, las definiciones que resultan necesarias en la incursión de términos específicos, las ejemplificaciones, las citaciones de autores, las analogías, las preguntas retóricas a las que se ofrecen respuestas, entre otras.

Estructura del texto académico

Un texto académico está compuesto por una serie de elementos a través de los cuales se sigue de manera precisa la información que presenta. Sin embargo, es cierto que el texto en particular, puede tener algunas diferencias en relación con la tipología, diseño o incluso disposición de la información. Aún así es posible identificar los siguientes elementos:

Título

Esta parte corresponde principalmente a información base acerca de quién escribe y a través del título, una idea sobre el tipo de contenido que se va a desarrollar en el contenido más ampliamente. Así, en la sección del título suele no solo estar el título del texto académico, sino también el nombre del autor, los datos con respecto a la filiación académica y si se quiere, fecha y lugar de ubicación.

Introducción

En esta primera sección del texto, el autor hace una presentación acerca del tema en específico que va a tratar en el desarrollo del texto. En este momento también se hace una especie de declaración y explicación de la intención del texto, lo cual permite identificar el objetivo de este.

Esta zona sirve para que el lector pueda tener una idea más profunda acerca de la idea del texto y de esta manera, determinar si es de su interés, si sirve para su proceso académico, investigación o trabajo, etc, incluso si debe leerlo completo o encontrará información relevante en alguna parte en específico.

Cuerpo

En esta sección, que de hecho es la parte central del texto, el autor se dedica a desarrollar de manera organizada y profunda el tema que ha anunciado en la primera parte, en la introducción. De esta manera, a partir de la información que se ha recolectado de las fuentes de consulta empieza a desarrollar todo el contenido.

El autor puede o bien comparar las posturas de los autores de las fuentes a las que ha consultado para la escritura de su texto, presentar sus propias posiciones con respecto al tema, etc. Lo más importante es que cada una de estas ideas esté argumentada con bases de apoyo que le permitan al lector no solo confiar en la veracidad de la información, sino seguir un hilo conductor coherente de la información.

tipos de textos académicos

Cierre del texto

Finalmente, el cierre del texto corresponde a una sección en la que el autor empieza a presentar las conclusiones a las que ha llegado a través de su proceso. De esta manera, también puede incluir en el cierre una serie de recomendaciones, ideas centrales de los resultados que ha obtenido, sugerencias al lector, entre otros aspectos importantes.

Aquí el autor menciona los resultados fruto del análisis que ha realizado a lo largo del cuerpo del texto académico, donde consigna también los conocimientos nuevos a los que ha llegado tras su proceso investigativo. Puede o no dejar un campo abierto a nuevos temas que permitan darle continuidad a la investigación que ha planteado.

¿Cuáles son los tipos de textos académicos?

Determinar cuáles son los tipos de textos académicos implica llevar la mirada, sobre todo, al campo específico en el que se desarrolla, la intención del texto, el tipo de análisis del que procede y/o el autor, entre otros aspectos. Veamos a continuación cuáles son los tipos de texto académico más importantes:

Texto de trabajo de divulgación

En este primer tipo encontramos un tipo de texto que es realizado con el fin de dar a conocer los resultados que se obtuvieron mediante un trabajo de investigación. De esta manera, al difundir los resultados que se han alcanzado, logra también propiciar la discusión alrededor de estos y así generar intercambios que se realizan con otras personalidades del mismo campo disciplinario.

Muchos expertos incluyen en este tipo de textos los artículos científicos, los ensayos científicos, las ponencias y las monografías.

Texto de trabajos de grado

Además de los trabajos de grado, en este tipo de texto académico también podemos incluir aquellos trabajos de competencia profesional, dado que reúne todos aquellos que se escriben en el marco de una necesidad para la obtención de un logro, ya sea en el caso de obtener un título de grado en el ámbito propiamente académico, o bien alcanzar un ascenso en el campo profesional, el cual se desarrolla también en una organización académica.

En este caso, este tipo de textos deben hacer un aporte de conocimientos válidos de acuerdo al campo en el que se desenvuelven, pues tienen como principal objetivo poner a prueba las aptitudes de una persona para la obtención de la titulación o el ascenso, y de esta manera evaluar sus principales virtudes en este ámbito.

Ahora bien, para darse una idea de un ejemplo de texto académico de este tipo, encontramos los trabajos de grado de pregrado, trabajos de posgrado para la obtención de una titulación de una especialización o una maestría, trabajos de ascenso académico y las tesis para obtener una titulación de doctorado.

Texto de trabajos aplicados al proceso de investigación

En este tercer tipo de texto académico encontramos en específico todos aquellos que si bien proceden del trabajo científico y académico, también reúnen información acerca del propio proceso de investigación y con ello, la producción de textos y documentos que permiten dar soporte al análisis que se ha desarrollado durante el curso de la investigación. De esta manera, el documento corresponde a una escritura de detalles del proceso que se va a realizar, también plantea la planificación de la investigación y luego los resultados.

En este caso, como ejemplo de este tipo de texto tenemos los trabajos como lo son los informes de resultados y los proyectos de investigación que se desarrollan en el interior de campos académicos específicos. El informe de resultados tiene una particularidad y es que en este documento se describe propiamente el proceso de la investigación, luego presenta el análisis a partir de los resultados que se han obtenido.

Claves para escribir un texto académico

El curso de la escritura de un texto como este se rige por una estructura determinada, por ello el proceso implica llevar la mirada al esquema que ya presentamos. En esta parte lo que buscamos es brindar una serie de aspectos fundamentales que debe tener presente el autor en el momento de empezar con la redacción del texto. Estas son:

Selección del tema

Muchos de los textos académicos que se desarrollan están orientados ya sea por la preferencia particular del autor, por la asignación de tema, necesidad o elección colectiva. De esta manera, lo primero que se debe tener es claridad sobre el tema que se ha seleccionado y sobre el cual se va a iniciar el proceso de investigación. Se debe seleccionar el tema y delimitar su desarrollo para evitar desviarnos del objetivo de investigación.

Consultar sobre el tema

Uno de los puntos clave antes de empezar con la escritura del texto académico, es la búsqueda previa de información. Las fuentes de consulta para la investigación deben ir acorde con el tema, pero no necesariamente con los resultados, pues en muchas ocasiones se busca comparar distintos procesos. Es necesario tomarse el tiempo de lectura antes de empezar a escribir, revisar y analizar muy bien el material. Esto permitirá que luego podamos elegir las fuentes más pertinentes al revisarlas con detenimiento.

Organización de la información

La distribución de la información cumple un papel fundamental en el desarrollo de la información y en esta medida en la comprensión del lector con respecto al tema y/o investigación que se le presenta. Es por ello que debe seguir una organización previamente determinada en la que se plantee un orden lógico y con partes debidamente diferenciadas. Sin embargo, se reconoce que la división y distinción de los apartados puede variar de acuerdo a los parámetros de diseño y organización de los que dependa.

Fuentes confiables y reconocidas

Un aspecto fundamental para el desarrollo del texto académico tiene que ver con la selección de las fuentes a las que se consulta, se menciona y en general, se utilizan para la escritura de un texto como este. Es muy importante que las fuentes que se consulten no solo tengan información verídica, sino que en lo posible sean figuras reconocidas en el ámbito. Esto será clave para apoyar las ideas en fuentes de peso en el campo y seguir la rigurosidad de este tipo de trabajos.

Momentos de escritura

Aunque si bien esto depende estrictamente del proceso investigativo que se esté desarrollando, los avances, obstáculos posibles y demás, es muy importante que el autor determine los momentos o mejor, fechas de escritura dedicadas a este texto para poder ir registrando y avanzando en la redacción del texto académico.

Manejar un discurso formal

Debido al campo al que se dirige, siendo este el ámbito académico, es sumamente importante que el texto académico maneje durante su desarrollo un discurso formal, pues de hecho es uno de los aspectos más importantes que le permite distinguirse de otro tipo de textos no literarios. Así, el texto académico no tendrá un lenguaje coloquial, sino un lenguaje formal y claro en el que, además, emplea terminología de acuerdo al área o la disciplina sobre la cual está desarrollado y que será comprendido por el público lector.

Revisión

La revisión del primer borrador nos va a permitir no solo corregir posibles falencias en la redacción con respecto a la ortografía y demás, sino también verificar que lo que queremos decir ya está escrito o mencionado para continuar su desarrollo. Esto es clave para garantizar la transmisión de la información que nos planteamos en el momento de seleccionar el tema.

Además de esto, la revisión de los siguientes avances del borrador nos van a permitir identificar las ideas principales, la posibilidad y necesidad de ampliar una idea, las fuentes de consulta necesarias en el proceso, la eliminación de repeticiones innecesarias, la correcta redacción de ideas que no estén escritas con claridad, entre muchos otros elementos que pueden dificultar el proceso y posteriormente, la lectura del texto académico.

Ejemplo de texto académico

Ejemplo de texto académico

Como hemos visto, entre los principales ejemplos de texto académico tenemos los artículos científicos, las ponencias, los ensayos científicos, y las monografías, los informes de resultados, los proyectos de investigación, trabajos de pregrado, trabajos de posgrado para la obtención de título de especialización o de una maestría, trabajos de ascenso académico, tesis para obtener una titulación de doctorado, entre otros. Este tipo de trabajos podemos consultarlo principalmente en los repositorios de las instituciones, los cuales se ubican en las páginas particulares donde están disponibles de acuerdo al tema, la carrera o bien la disciplina en particular

Para conocer más acerca de otros tipos de texto no literarios, o bien echar un vistazo a otras modalidades, recuerda que contamos con una sección dedicada a este campo donde tienes disponible una gran cantidad de información sobre el mundo literario.