Saltar al contenido

Texto descriptivo: qué es, características, estructura de un texto descriptivo y más

¿Qué es un texto descriptivo?

Los textos descriptivos consisten en conjuntos de frases o palabras que están organizados de forma coherente y que su construcción implica un sentido completo, de manera que son textos que reúnen información o características de un aspecto concreto y real. Cuentan con una composición lógica que le permita expresar una idea coherente.

Qué es un texto descriptivo

Este tipo de textos definen un tema o aspecto a partir de una representación con palabras de la apariencia, aspecto o composición de un objeto, una situación, una persona, un paisaje, un animal, una experiencia, un proceso, etc.

Aquí puedes conocer más sobre los textos no literarios

Características principales de los textos descriptivos

Es momento de pasar a ver las características principales de este tipo de textos, los rasgos que nos permiten identificarlos de otros tipos de texto escritos. Veamos:

Cohesión y coherencia

Uno de los aspectos más importantes de los textos descriptivos tiene que ver con que cada uno de ellos presenta, en su estructura y contenido, tanto coherencia como cohesión en todos los textos.

Intención de retrato

El texto descriptivo, a través de su desarrollo con enumeración o mención de aspectos, permite que poco a poco pueda orientar su intención para convertirse en un retrato mental del objeto en el receptor, de esta manera el emisor se vale de recursos literarios que le permiten llegar a ello.

Formas de descripción

Encontramos que el texto narrativo puede enfocarse en una descripción técnica que es objetiva y con rasgos científicos, una descripción estática con situaciones u objetos sin cambios y una descripción dinámica que se usa principalmente para procesos y para ello usa verbos vinculados al movimiento.

Uso del lenguaje

En cuanto a la composición y uso del lenguaje en este tipo de textos, encontramos que en ellos los tiempos dominantes son principalmente el presente y el pretérito imperfecto de indicativo. Usa complementos circunstanciales, en particular de tiempo, modo y lugar que le permiten darle un orden a la descripción, verbos de estado o pertenencia, enumeraciones, comparaciones, elementos espaciales, entre otros.

Ejemplos de textos descriptivos

Algunos ejemplos de este tipo de textos son por ejemplo presentaciones a través de descripciones de personas, presentación de un paisaje en el que se detalla elemento por elemento visto en él, explicaciones descritas de espacios, animales, entre otros que, en su desarrollo permiten la construcción de la imagen en el receptor.

Estructura de un texto descriptivo

Si bien la extensión del texto descriptivo puede variar, es necesario que cuente con una serie de elementos claves para que pueda identificarse y organizarse dentro de esta categoría. Así, tenemos que los textos descriptivos están estructurados a partir de lo siguiente:

Tema

Debe incluir en primer lugar y señalar, el tema que se va a presentar. En este sentido, también hablamos de que son diversos los temas que puede incluir, pero debe tener un tema definido sobre el cual vaya orientada la información de inicio a fin.

Caracterización del objeto

En este espacio se refiere a la caracterización del objeto de estudio sobre el cual se va a plantear la descripción y con ello, tanto el aspecto como las propiedades del objeto. Esto debe estar definido para iniciar con la transmisión de sus propiedades o componentes principales en el proceso de escritura.

Asociaciones

Los textos descriptivos deben contar con una serie de asociaciones o marcos que son expresados a través de recursos lingüísticos funcionales para ello, de esta manera podemos identificar figuras como la comparación, la enumeración y los adjetivos, que son unos de los más usados por este tipo de textos y que permiten establecer relaciones del objeto con el mundo exterior.

Pautas para escribir un texto descriptivo

Pautas para escribir un texto descriptivo

Si bien hablamos de un documento que reúne una serie de características sobre un artículo o asunto determinado, es necesario resaltar que implica, como vimos no solo una estructura, sino una serie de elementos que juntos, lleven al objetivo principal. Es por ello que te presentamos las pautas clave para elaborar este tipo de textos:

Identificar el objeto o tema

Lo primero es identificar el tema, objeto, persona o en general, sobre lo que se va a describir. Esclarecer el aspecto que vamos a describir es clave para iniciar, a la vez, una investigación que nos permita rodearlo de manera total para escribir un buen texto descriptivo. En este sentido podremos definir cuáles son los aspectos más importantes que vamos a destacar y hasta dónde iremos, según las necesidades del texto.

Organización de la descripción

Otro punto importante que debemos tener en cuenta es la forma en la que se va a organizar la descripción y en general, el contenido que dará cuenta del objeto. Si bien es claro que se debe observar la estructura general, también se debe considerar la forma en la que se va adaptar esa estructura de acuerdo a la información que se pondrá. Por ejemplo, podemos empezar una descripción a partir de lo interno hacia lo externo.

Evitar las repeticiones

Con facilidad puede caerse en el error de incluir repetidamente adjetivos, verbos o términos en el proceso de descripción. Sin embargo, con una revisión objetiva y procurando un léxico variado podremos evitar la repetición innecesaria de términos que pueden generar un texto descriptivo con fallas. Una buena forma de hacerlo es buscando sinónimos que se puedan adaptar y combinar las oraciones en su conexión.

Estructura de los párrafos

En un texto descriptivo se debe evitar caer en el uso de oraciones demasiado largas que provoquen una lectura agotadora. En general, el autor debe apuntar a oraciones claras, precisas, definidas por puntos y a toda costa evitar el uso de enumeraciones extensas, si se quiere, se puede estructurar la información en categorías o simplemente iniciar otro párrafo.

Revisión final

Un texto como estos implica realizar varias lecturas antes de darlo por terminado. Por ello, recomendamos que el texto sea leído varias veces, en especial en voz alta, pues esto nos va a permitir identificar posibles errores ortográficos, de puntuación o simplemente de redacción que puedan generar confusión en el lector final. También se debe verificar que se transmite la información que se plantea desde el inicio.

Para conocer más sobre los tipos de texto no literarios, así como otras modalidades, recuerda que en nuestra sección de literatura podrás encontrar mucha más información para seguir aprendiendo de este campo artístico.