Saltar al contenido

Texto jurídico: qué es, características principales, estructura y claves para elaborarlo

¿Qué es un texto jurídico?

Comprende una serie de textos que contienen un carácter legal, razón por la se restringe a un uso con efectos legales. La función principal de este tipo de textos es la de comunicar un normativo que tiene la finalidad de que el destinatario pueda conocer de manera completa tanto sus derechos como también sus obligaciones o deberes, los cuales son asignados por el sistema jurídico.

Qué es un texto jurídico

Dado que se trata de un texto de carácter general, es necesario que su composición tenga un lenguaje claro y sencillo para que sea fácil de comprender por cualquier destinatario. Se caracteriza principalmente porque guarda un sentido conservador, en especial con el lenguaje que se usa.

Aquí puedes conocer más sobre los textos no literarios

Características principales de los textos jurídicos

Veamos las características más importantes que manejan este tipo de textos y que nos permiten distinguirlos de otras modalidades dentro de los textos no literarios. Entre ellas encontramos las siguientes:

Objetivo principal

Si bien las finalidades pueden variar, en general el texto jurídico tiene como función la preservación, uso, aclaración y formulación de las reglas sobre las cuales se regulan las relaciones que implican los miembros que hacen parte de una sociedad. Es por ello que podemos encontrar una gran variedad de formatos con explicaciones explícitas, así como normativas de las leyes, entre otros contenidos.

Áreas relacionadas

Se incluye en este tipo de textos todos aquellos que son producidos por personas que se encuentran relacionadas con el sector de las normas jurídicas, como por ejemplo funcionarios facultados en posición de abogados, jueces o legisladores, entre otros. Es por ello que este tipo de textos comprende varios formatos como lo son los testamentos, las sentencias, los decretos, las leyes, las constituciones de los países, entre otros.

Estilo de escritura

El estilo de redacción de este tipo de textos conserva una serie de términos y palabras que son usados desde hace mucho tiempo. Es por ello que se ha hablado de un estilo conservador que mantiene formas rígidas de expresión de otra época, razón por la que es necesario adaptarlos a la época actual. Sin embargo, se respetan aspectos como la impronta del orden jurídico.

Lenguaje especializado

Este tipo de textos requieren de un vocabulario preciso dado el tipo de información que transmiten, razón por la que se debe usar un lenguaje que no solo corresponde al área, sino que a la vez, sea preciso y claro, además de dejar de lado cualquier tipo de ambigüedad. De esta manera, se caracteriza por manejar un lenguaje muy especializado que incluye una terminología específica siguiendo el campo en el que se concentra.

Un rasgo importante con respecto al uso del lenguaje, tiene que ver con la presencia de latinismos, es decir, la presencia de palabras que provienen del latín y que se encuentran precisamente en una serie de textos relacionados con el campo del derecho. Esto se debe a que el latín ha desempeñado un rol fundamental en la historia, en particular en el campo de los sistemas jurídicos y en su recorrido, dentro de la civilización de Occidente.

Estructura de un texto jurídico

La estructura que sigue este tipo de textos depende esencialmente de la función sobre la cual se desarrolle. Sin embargo, la mayor parte de los textos jurídicos, como lo son las sentencias, leyes, contratos y demás, cuentan con una especie de forma estándar que puede presentar variaciones mínimas de acuerdo a los formalismos que se manejan en distintos lugares.

Entre los elementos más frecuentes que encontramos a la hora de revisar la estructura de este tipo de textos, encontramos los siguientes:

Encabezamiento

Esta parte del texto puede estar acompañado también de una serie de pólizas preceptivas, las cuales indican el trato que se debe dar al destinatario.

Introducción

Aunque la extensión y el formato como se presenta esta información puede variar, muchos textos jurídicos contienen una introducción en la cual se identifican una serie de partes o elementos, además del problema central sobre el que se desarrolla el contenido.

Cuerpo

En esta sección se desarrolla, por un lado, la identificación de la persona que escribe la instancia, es decir, la exposición a partir de una fórmula introductoria. Suele emplear un gerundio para indicar de forma detallada las circunstancias en las que se basa la solicitud del documento. Es importante que esta exposición se plantee de forma clara y precisa. Posteriormente se realiza la petición de forma explícita.

Premisas

En esta sección, además de premisas, por ejemplo, es posible que el texto jurídico tenga disposiciones operativas, garantías, leyes específicas, cláusulas, firmas, fechas, definiciones y otra serie de aspectos incluidos, en especial cuando se trata de contratos. También puede finalizar con la instancia, la cual incluye una frase para cerrar el texto, la firma de quien solicita, el lugar y la fecha.

Claves para elaborar un texto jurídico

Este tipo de documentos requieren de una planeación completa, recursos y una serie de elementos indispensables que debemos tener en cuenta a la hora de elaborarlo. Es por ello que a continuación presentamos las claves para escribir un texto jurídico que debemos considerar:

Organización de las ideas

Antes de iniciar, se recomienda que se piensen muy bien cuáles son las ideas que se van a tratar en el texto en relación con el tema y cómo van a estar estructuradas para que se presenten de manera ordenada ante el lector.

En lo posible, el autor debe optar por organizar en su mente la continuidad de las ideas para poder explicarlas correctamente, para lo que se recomienda un esquema de las ideas principales a través de las cuales se plantee el tema principal, identificando argumentos complementarios útiles y dejando de lado cualquier idea que no conecte con la información y que genere confusión en el lector.

Cuidar el lenguaje jurídico

Un punto importante es el uso del lenguaje jurídico, dado que si bien este tipo de textos lo exige, es necesario considerar la forma en la que se hace para usarlo de la manera adecuada. Se recomienda el uso de los conceptos y todos los términos que hacen parte del campo jurídico de manera consciente y no de forma arbitraria, pues cada uno de ellos tiene una implicación fundamental que puede generar confusión si no se maneja de forma correcta.

En general, el uso de la terminología jurídica debe aplicarse cuando sea necesario y procurando una correcta explicación y contextualización del marco en el que se usa para dotar de sencillez la lectura para el lector.

Plantear oraciones breves

Una de las mejores formas de contribuir a la fácil comprensión de la información que se presenta, sobre todo en este tipo de textos, tiene que ver con el uso de oraciones cortas a través de las cuales podamos exponer de manera concisa y clara la información que necesitamos. En este sentido, el autor debe reducir las ideas, si es posible, profundizando en la información precisa y finalizar con un punto para continuar con otras ideas complementarias en cada una de las secciones.

características texto jurídico

Revisión final

Como cualquier tipo de documento, el texto jurídico debe ser revisado cuidadosamente. Una primera lectura nos permitirá identificar posibles falencias en cuanto a la ortografía y la redacción del texto, pero una segunda revisión también permitirá encontrar fallas en cuanto a la conexión de ideas o elementos de los que pudiéramos prescindir para no desviar la atención del eje central.

Es necesario verificar que el texto jurídico final se conecta de manera adecuada con la idea previa que se consideró en su inicio, así como si cada elemento dentro del contenido del texto complementa y está conectado con la exposición final del documento.

En el mundo de las letras es posible identificar una gran cantidad de textos, muchos de ellos están presentes en nuestra vida cotidiana. Es por ello que en esta sección te contamos mucho más de los textos que hacen parte del mundo literario, además de los no literarios, como lo son los textos jurídicos. Aquí encontrarás mucha más información, sigue navegando por nuestra sección.