Saltar al contenido

Reportaje: qué es, características, estructura, tipos de reportaje y pautas de elaboración

¿Qué es el reportaje?

Se trata de un tipo de texto periodístico que hace parte de la categoría de textos no literarios. Constituye un tipo de narración que explica hechos de carácter noticioso y que busca la difusión de estos con el fin de informar al público. En algunos casos ha sido clasificado como uno de los formatos del documental en el que se amplía un hecho noticioso de manera profunda.

reportaje

Este tipo de textos expone un hecho con un nivel de análisis más elevado, además de una intención que refleja un mayor proceso investigativo de lo que se narra. Es por ello que el reportaje está acompañado de otros recursos entre los que encontramos antecedentes de los implicados o de los hechos, entrevistas, registros, recopilación de datos y otros obtenidos de distintas fuentes.

Aquí puedes conocer más sobre el textos periodísticos

Características principales del reportaje

Es momento de ver las características más importantes de este tipo de texto no literario y que nos permite distinguirlo, además, de otros textos periodísticos. Veamos sus rasgos principales:

Selección de la temática

Dado que un reportaje debe ser de interés, es posible que abarque no solo una sino varias cuestiones en su desarrollo. De esta forma, el reportaje puede estar basado en hechos de la realidad en el presente, o bien elaborarse a partir de un tema de interés colectivo. Así, es posible encontrar reportajes acerca de problemáticas sociales, culturales, económicas, viajes, arte de un determinado período, biografías y sucesos, espectáculos, deportes, entre otros.

Tema delimitado

Si bien los temas o campos de extensión que puede tener un reportaje son muchos, en el caso de la escritura de uno de ellos implica que el autor agote todas las fuentes que encuentre disponibles sobre este hecho para desarrollarlo de forma completa. De esta manera nutre el evento que ha elegido de manera íntegra con todos los recursos posibles y necesarios.

Sobre la objetividad

Hemos mencionado que si bien existe cierta subjetividad porque es el autor quien muestra un punto de vista a través del cual se desarrolla el reportaje, también es cierto que no está del todo fuera de la objetividad, dado que se trata de un texto periodístico. Es por ello que se espera que el reportaje aborde fuentes honestas y que proporcionen información real acerca del tema. De esta manera queda expresa la postura del autor basada en fuentes fiables que serán también claras para los lectores.

Posibles recursos

Uno de los aspectos que hemos mencionado es que el reportaje puede incluir una gran cantidad de recursos tanto en su búsqueda de fuentes como en su ejercicio de escritura. Es por ello que es posible que se agreguen elementos como las fotografías, narraciones cortas, entrevistas, citas, datos registrados, datos de fuentes oficiales, antecedentes, entre otros.

Importancia e interés

Para que se pueda desarrollar un reportaje siguiendo la intención de informar al público, es clave que el tema o suceso que se elija sean de interés para este. En este sentido, el reportaje, por sí mismo, debe ser interesante para quien vaya a leerlo y de esta manera debe ser capaz de captar la atención. Es por ello que el uso de un título o descripción inicial es tan importante, pues se encargan de invitar a la audiencia a leerlo.

Estructura de un reportaje

Si bien son varios los elementos que se pueden incluir o no dentro del reportaje, es posible identificar una serie de aspectos que suelen estar presentes siguiendo un esquema general y que les permiten abordar de manera profunda el tema que tratan. Así, tenemos los siguientes elementos:

Titular

En el reportaje hablamos de una frase como titular, en la que se concentra la información de tal manera que el lector o público pueda tener una pequeña idea sobre lo que se va a desarrollar en profundidad dentro del reportaje.

Párrafo de entrada

En esta segunda sección es preciso escribir información que logre captar la atención del lector. De esta manera, en la entrada del reportaje se debe incluir información inmediata que permita en primer lugar contextualizar al lector con respecto a la investigación y lo que sucede.

Cuerpo

En el cuerpo o contenido del reportaje se empieza a desarrollar la información general del reportaje. Aquí se incluyen, de manera organizada, cada uno de los datos recogidos, las entrevistas, antecedentes y demás recursos que permiten orientar la investigación y el contenido. Es la parte central del reportaje.

Cierre del reportaje

En esta última parte tenemos el final del reportaje. En este caso, el cierre puede ser concreto con una serie de conclusiones acerca de los hechos, en particular si se trata de una situación que ya finalizó, o bien terminar con un final abierto en el que el lector pueda extraer sus propias conclusiones sobre los hechos, si es que sigue el caso abierto o no se ha esclarecido en su totalidad, por ejemplo.

Tipos de reportaje

Tipos de reportaje

En la actualidad es posible identificar una gran variedad de modalidades a través de las cuales se desarrollan reportajes, partiendo de aspectos como el campo en el que se elaboran y en este sentido, la finalidad, el objetivo, entre otros elementos. Estos son los tipos de reportaje más conocidos hasta el momento:

Reportaje científico

A este grupo pertenecen todos aquellos textos en los que se aborde una dimensión relacionada con el saber tecnológico o bien que tenga que ver con el área de la ciencia. Es así que, en este caso, el reportaje está orientado a la explicación y posterior interpretación en términos que se usan en esa área.

Reportaje de investigación

En este segundo tipo encontramos aquellos textos que no se desmarcan del todo de un hecho noticioso, sin embargo, se distinguen porque el periodista se encarga de profundizar en un suceso o tema y lo trata a partir de distintos puntos de vista. De esta manera, se aplica un seguimiento detallado que le permite aumentar la información sobre este.

Reportaje explicativo

En este caso el reportaje se interesa por sucesos que tienen que ver con las actividades noticiosas, de manera que se encarga de explicar aquellos elementos que son considerados como los más importantes y que tienen lugar dentro del momento histórico en el que se desarrollan.

Reportaje narrativo

Constituye aquellos reportajes que, aunque compartan elementos con la crónica, se encarga de abordar el tema de interés desde un punto de recuento narrativo sobre los eventos que va a desarrollar, de ahí su carácter narrativo. Contiene una estructura definida por este género, es decir, contiene un principio, desarrollo y un desenlace.

Reportaje formal

Es un tipo de reportaje que le apunta a una intención de escritura objetiva. Se encarga de ofrecer información relacionada con un tema en específico, similar a como lo hacen las reseñas en el campo periodístico, pero se distingue por su forma de escritura clara y formal.

Reportaje descriptivo

Este último tipo de reportaje se caracteriza por abordar una temática en concreto, basado en la capacidad de observación, así como también en la forma en la que el periodista profundiza en ella con el fin de hacer una reconstrucción de las impresiones que se tiene de manera individual, de ahí que su proceso permita la elaboración de una serie de descripciones.

Pautas para elaborar un reportaje

Finalizamos este apartado con una serie de indicaciones que se deben tener en cuenta a la hora de escribir un reportaje y que serán clave para la correcta lectura final, de acuerdo al ámbito o tema en el que se centre. Estas pautas, son:

Sobre la elección del tema

Siguiendo de cerca el punto anterior, tenemos que podemos o bien buscar un tema de interés de acuerdo al tipo de público al que vamos a dirigirnos, o bien elegir el tema y de acuerdo a él, buscar el público. Sin embargo, este punto depende principalmente del medio o la intención sobre la cual vayamos a desarrollar el texto.

Existe una gran variedad de temas que podemos elegir, esto en función de nuestras preferencias o intereses, pues está el sector de la gastronomía, la política, el arte y la cultura, la ciencia, la moda, la economía, el ámbito social, entre otros.

Identificar las ideas principales

El punto de partida para la elaboración de este tipo de textos es la identificación del tema y las ideas que se van a desarrollar en el texto. Dado que se trata de un reportaje periodístico, es necesario determinar el eje central a partir de preguntas clave que nos permitan resolver este aspecto para empezar. Entre las preguntas más importantes están consultas alrededor de temas interesantes para el tipo de público al que te vas a enfocar, preguntas relacionadas sobre el desarrollo de la situación o hecho, entre otras.

Investigación

Luego de haber planteado el tema y con ello las preguntas que vamos a abordar en el texto, es necesario encargarse de recopilar toda la información necesaria. Se trata de un acontecimiento real, por lo que se recomienda que de ser posible, el autor o encargado esté lo más cerca posible del hecho para encontrar información de fuentes primarias que le proporcionen los datos más cercanos al hecho.

La selección de las fuentes es un proceso indispensable en el que se debe contrastar la información que se ha recopilado para identificar las que más conocimiento tengan sobre el hecho. Entre esta selección pueden estar presentes testimonios verbales, documentos, publicaciones, vídeos, encuestas, comunicados, entrevistas, observación, u otros que estén relacionados con el tema.

Objetividad y precisión

En el desarrollo del texto, siguiendo si es posible la estructura general que puede tener cambios de acuerdo al medio o campo de publicación, es importante que se mantenga tanto la objetividad del autor como la precisión de la información. Recordemos que se trata de un texto que desarrolla con claridad y objetividad un hecho real determinado para ponerlo ante los ojos del público, razón por la que es importante que quien escribe se mantenga imparcial y no añada valoraciones subjetivas.

Por otro lado, también es importante tener en cuenta que el texto debe estar elaborado de tal forma que se pueda comprender fácilmente, pues está dirigido a personas de distintas edades o contextos, por lo que deben ser completamente claros y precisos con la información que presentan.

Importancia de otros recursos

Si bien esto depende especialmente del medio o formato en el que se presente el reportaje, el autor puede elegir entre incorporar o no otros recursos que le permitan aprovechar las nuevas tecnologías para enriquecer su contenido. De esta manera, si es posible puede añadir fotografías sobre los hechos, videos con testimonios u otras formas de complementar la presentación escrita y que le permitan al lector poder disfrutar de estos recursos que cada vez se usan más en los formatos físicos y virtuales.

Revisión del reportaje

Cuando se haya terminado es momento de someter el texto a su primera revisión. La primera lectura puede contribuir a identificar varias cosas, como lo son posibles falencias de ortografía, fallas en la redacción, problemas en la conexión de ideas, entre otras. Es por ello que se recomienda revisar el texto al menos dos veces de forma que podamos eliminar cualquier posible error que dificulte la comprensión del hecho.

Si es posible podemos leer el texto en voz alta e incluso presentarlo a alguien que nos dé su punto de vista sobre la facilidad de lectura para asegurarnos de que el reportaje cumple su función informativa. Luego de las correcciones podremos finalizar el texto para publicarlo.

Si quieres conocer más acerca de otros tipos de texto en el campo de los textos periodísticos, o bien otros formatos que se han desarrollado en este medio, recuerda que en nuestra sección de literatura podrás encontrar mucha más información interesante para seguir aprendiendo de este arte.