Saltar al contenido

Texto publicitario: qué es, características principales, tipos, estructura y más

¿Qué es un texto publicitario?

Los textos publicitarios consisten en textos que tienen la finalidad de convencer al lector para que realice una determinada acción o tome una decisión que el autor o planeador ha formulado con anterioridad, por lo que el texto y sus componentes orientan al lector sobre este proceso.

texto publicitario

Uno de los textos más frecuentes de este tipo, son los que animan a un público determinado a realizar una compra en determinada marca o adquirir un servicio en particular, aunque es posible que otros textos publicitarios busquen convencer al lector acerca de realizar otras actividades como lo son el diligenciamiento de formularios, unirse a una causa, entre otros.

Aquí puedes conocer más sobre los textos no literarios

Características principales de los textos publicitarios

Es momento de pasar a ver algunas de las características más importantes de este tipo de textos que nos permiten identificarlos de otras modalidades dentro del mundo de los textos no literarios. Así, tenemos los siguientes rasgos:

Acompañamiento de imágenes

Uno de los rasgos más importantes de este tipo de textos es que cuenta con el acompañamiento de otros recursos visuales, en específico, como lo son las imágenes. Las imágenes y el uso de color en los textos publicitarios es un factor determinante para captar la atención del lector y en esta medida, presentarle el texto con el que se busca convencerlo.

Búsqueda de originalidad

De acuerdo a la intención del texto publicitario, estos deben ser originales e innovadores, aspecto que solo se logra cuando se emplean ideas originales que capten la atención del lector y que además, le permitan quedarse en la memoria. Es por ello que intentar sorprenderlo es siempre un punto a favor para resaltar entre los demás.

Claridad de la información

Para quien escribe el texto publicitario, es fundamental que el mensaje que envía ser inequívoco siguiendo la intención principal sobre la cual se quiere orientar al lector, razón por la que los textos publicitarios deben transmitir el contenido con completa claridad en el rango de espacio determinado para ello.

Importancia de la síntesis

Mientras más sintetizado esté el texto publicitario, mucho mejor. Es necesario partir de la idea de que el mensaje que se envía debe sorprender pero también quedarse en la mente del lector, razón por la que hacerlo lo más corto y preciso posible será clave para lograr el objetivo. Aunque si bien no hay una extensión determinada, lo cierto es que a menudo es un tipo de texto que cuenta con muy poco espacio para su redacción.

Usos frecuentes

Si bien las posibilidades de este tipo de textos son muchas, la mayor parte de las veces son textos que buscan vender un producto en específico o bien un servicio. La intención es lograr una acción, razón por la que los usos pueden variar con frecuencia. También están otras acciones como por ejemplo unirse a una causa determinada, apoyar a una fundación, entre otras.

Tipos de texto publicitario

En este tipo de textos encontramos dos modalidades principales. De un lado están los textos publicitarios argumentativos, y de otro los textos publicitarios narrativos. Veamos en qué consiste cada uno de ellos:

Argumentativo

En este primer tipo de texto publicitario encontramos un texto en el que el autor escribe una serie de aspectos argumentado que pueden ser racionales o no y que conlleva al convencimiento del lector para que realice una acción determinada. De esta manera, si se trata de querer hacer que realice la compra sobre un producto en específico, el texto menciona las razones por las que debe comprarlo, sus propiedades, la utilidad, etc.

Narrativo

Por otro lado, está este otro tipo de textos que se apoyan en el género literario de la narrativa. En este sentido, usa parte de sus propiedades con el fin de adquirir un carácter más inclinado hacia el aspecto emocional del lector a través de la presentación de la marca con una historia. Este tipo de textos suelen ser enganchantes y eficientes para el público.

Estructura del texto publicitario

Aunque si bien hemos mencionado que los usos y formatos pueden cambiar con facilidad, dado que se adaptan a distintas necesidades, es posible identificar una estructura más o menos puntual en la que se desarrollan este tipo de textos. Así, tenemos los siguientes elementos:

Titular o encabezamiento

Esta es quizá una de las partes determinantes dentro del texto publicitario, dado que es una de las más visibles acerca del anuncio o texto que se ubica en la zona superior. Cumple dos objetivos, de un lado captar la atención del lector y por otro, identificar de forma directa y clara el producto que se ofrece o bien la marca sobre la cual se sienta la publicidad.

El titular puede realizarse en función del público al que está orientado, de acuerdo a ello usará los términos que despierten el interés de quien recibe el mensaje, o bien indicando sus beneficios, solucionando alguna necesidad concreta, entre otros objetivos.

Imagen

Sobre todo cuando se trata de una publicidad impresa, el texto publicitario está acompañado por una imágen estática a través de la cual se identifica el producto y de hecho, fortalece el proceso para captar la atención del lector. Esta imagen se usa como un recurso complementario con respecto al texto.

Eslogan

Se trata de una frase corta, tan corta como usar un solo término en ocasiones, la cual resulta muy fácil de recordar y se asocia con un producto o servicio en concreto, aumenta las posibilidades de permanecer en la memoria del lector. A menudo el eslogan es usado con distintos fines, como lo son la propaganda de carácter religiosa o política, la publicidad, etc. Funciona como un logotipo en texto que resume el producto o la marca.Estructura del texto publicitario

Espacio de texto

De este lado contamos con un espacio en el que se explica de manera profunda una serie de características en relación con un producto o servicio. Dentro de este desarrollo se suelen incluir aspectos como por ejemplo información sobre el contenido, los beneficios de adquirirlo, las propiedades que destacan de él, entre otros. Es un texto corto y conciso.

Claves para escribir un texto publicitario

Concluimos este apartado sobre uno de los tipos de texto no literarios más importantes, siendo uno de los que mayores modificaciones y cambios ha tenido a lo largo de su historia. Es por ello que aquí reunimos las claves más importantes para elaborar un texto publicitario que se deben tener en cuenta en el proceso. Estas son:

Definición y estudio del público objetivo

Debemos saber a dónde nos dirigimos y conocerlo muy bien, por ello el primer paso consiste en segmentar el mercado, esto es, definir el tipo de público al que nos dirigimos y con ello, identificar una serie de características a las que le apuntemos en el proceso para establecer las ideas correctas.

Este estudio del público objetivo nos permitirá, entre otras cosas, identificar varios aspectos clave, como lo son sus preferencias, hábitos de consumo con respecto a un producto o servicio si es el caso, el tipo de lenguaje para que podamos lograr la identificación, sus necesidades, entre otros.

Establecer el objetivo

Ahora bien, saber el por qué del desarrollo del texto publicitario nos permite trazar el camino en función de la intención y del acercamiento que hemos hecho hacia el público al que se dirige. Los objetivos pueden variar con facilidad, pues puede ser aumentar el reconocimiento de una marca, promover lazos comerciales, aumentar la demanda de un servicio o producto, etc.

Mostrar credibilidad

Un punto fundamental para lograr el impacto en el lector es hacerlo a través de un mensaje completamente creíble que además de ganarse la credibilidad del lector, logre persuadirlo a partir del mensaje que se le envía. Es por ello que en la creación de un texto publicitario es muy importante que las ideas que se usen, así como los adjetivos en cuanto a la definición del servicio o producto, o simplemente en la distinción del beneficio sean verosímiles.

Ideas cortas y sustanciosas

Una de las principales facultades y a la vez retos de este tipo de textos, tiene que ver con la extensión de las ideas, de acuerdo a la campaña publicitaria, que se usan para lograr el objetivo con el usuario o lector. Lo ideal es que a través de un mensaje corto y sustancioso, logremos la intención de persuadir al consumidor. Una idea corta y que vaya al punto tiene más posibilidades de alojarse en la memoria y lograr convencerlo.

Conexión con las emociones

Uno de los puntos clave para que este tipo de textos sea eficiente, sobre todo a la hora de vender un producto, está ligado a la forma en la que es capaz de conectar con las emociones del lector o del consumidor, si se quiere. De esta manera, las palabras que crean imágenes en la mente del lector tienen el potencial de convertirse luego en sentimientos que las personas asocien a las marcas o el producto, lo que permite una mejor persuasión.

Si quieres conocer otros tipos de texto no literarios o bien otras modalidades en las que es posible identificar textos para seguir aprendiendo, recuerda que en nuestra sección de literatura podrás encontrar una gran cantidad de información para seguir aprendiendo de este campo artístico.