Cómo fue el Barroco en Latinoamérica historia febrero 2018

¿Cómo fue el Barroco en América?

El barroco fue traído al continente americano por los españoles, lo que permitió que éste alcanzara su mayor expresión durante el siglo XVIII, al combinarse con los diversos aportes indígenas. Esta mezcla conforma un estilo muy característico que ayudó a enriquecer desde la arquitectura, las fachadas de las edificaciones.

En México se ve reflejado de manera muy importante el arte barroco, el cual pasó de ser una imitación del estilo español, a consolidarse en un estilo propio, aportando nuevos elementos característicos del arte indígena, con lo que, el barroco se tornó un barroco hispano-indígena.

Con la llegada de los españoles a América, las civilizaciones indígenas más importantes del continente, tales como los mayas, incas y aztecas, se ven fuertemente influenciadas. Es por ello que, México y Guatemala fueron los lugares importantes donde se desarrolla con mayor énfasis el estilo barroco.

¿Cómo fue el Barroco en Latinoamérica?

El término Barroco, originalmente tenía una etiqueta peyorativa significando “absurdo” o “grotesco”. El mismo, se utiliza para designar el estilo artístico que floreció en Europa y en el extranjero en los siglos XVII y XVIII.

La influencia barroca llegó a América Latina  a mediados del siglo XVII  y continuó haciéndose sentir mucho tiempo después hasta el 1750, año dado convencionalmente como el final del movimiento barroco en Europa. El movimiento artístico, que se originó en Roma en tándem con la Contrarreforma católica, destaca como un movimiento vigoroso y de intensidad emocional.

Las obras barrocas se caracterizan típicamente por un estilo muy ornamental y por un uso extensivo del detalle decorativo. Dadas las raíces del movimiento de la Contrarreforma, el arte barroco  sirve como un propósito esencialmente religioso.

En este sentido, las imágenes de tamaño natural pretenden captar los estados de ánimo de los súbditos (figuras típicamente bíblicas), para que los espectadores se pudieran conectar con el tema a un nivel emocional. Por lo que, en los principales días santos, las estatuas religiosas, a menudo vestidas con prendas ornamentales,  desfilan aún por las calles de ciudades en América Latina.

Mientras que la cultura de América Latina fue claramente influenciada por estilos europeos y los ideales estéticos, el barroco de América Latina no fue un simple duplicado de formas artísticas europeas. La música barroca era generalmente más animada y menos técnicamente compleja en el contexto latinoamericano, que como lo  fue en Europa.

Las innovaciones europeas en las artes visuales fueron selectivamente apropiadas y transformadas para adaptarse a un contexto muy diferente. El resultado fue una hibridación de influencias culturales europeas, indias y africanas. Muchas iglesias barrocas en América Latina, por ejemplo, incluyen detalladas esculturas y otros adornos que incorporan elementos de prácticas y creencias espirituales indígenas.

Del mismo modo, las pinturas y esculturas de la época barroca en América Látina, a menudo retratan a los sujetos vestidos con la ropa nativa o situada en un entorno sugestivo del clima y la geografía local. Las escenas bíblicas que se encuentran en el interior de la iglesia de San Francisco en Santa Fe de Bogotá, Colombia, por ejemplo, representan figuras bíblicas en un rico ambiente tropical.

Algunos de los mejores ejemplos del arte barroco latinoamericano y la arquitectura pueden verse en el trabajo de Antônio Francisco Lisboa.  Este escultor brasileño y sus obras maestras de arquitectura incluyen iglesias barrocas en São João del Rei y Ouro Preto, así como la estatuaria (la más famosa es la de los doce profetas tallados en esteatita) en do Santuario de Bom Jesus Matozinho en Congonhas do Campo.

Las décadas siguientes de la independencia fueron testigo de una reacción contra la cultura barroca entre las élites educadas en América Latina. El movimiento por la independencia política había sido inspirado en gran parte por ideales de la ilustración Europea, particularmente del neoclásico francés.  De allí que los ideales de las elites criollas fueron basados en un modelo cultural de sus recién independientes sociedades. No obstante, en un nivel más popular, el arte devocional y beato, así como otras expresiones de la cultura popular siguieron demostrando gusto por la teatralidad y la ornamentación característica de la cultura barroca en el siglo XIX y más allá. De hecho, todavía puede observarse la presencia perdurable de normativas estéticas del barroco en la expresión cultural de América Latina.

Características del Barroco en América

  1. Las oposiciones dualistas se expresan mediante antítesis violentas y exaltadas. 2. Se manifiesta, por una parte, la belleza serena y equilibrada, sin embargo, también al mismo tiempo, se expresó lo anormal y macabro.
  2. Los grandes contrastes de luces y sombras realzan los efectos escenográficos de los cuadros, esculturas y obras arquitectónicas.
  3. Se evidencia una intensa espiritualidad que aparece casi siempre en las escenas de éxtasis, martirios y apariciones milagrosas.
  4. Se manifiesta con frecuencia, la insinuación de enormes espacios en la pintura y la escultura barrocas.  Por lo tanto, los pintores pretendieron siempre en sus obras la representación correcta del espacio y la perspectiva.
  5. Se resalta el naturalismo, ya que, las figuras se representaban en los cuadros no solo como simples estereotipos sino también de una forma individualizada, con una personalidad propia.
  6. La representación de los sentimientos interiores, la exaltación de las pasiones y los temperamentos, era lo que siempre buscaban los artistas, siendo magníficamente reflejados en los rostros de los personajes.
  7. Se evidencia en las obras barrocas, la intensidad e inmediatez, el individualismo y el detalle en las representaciones realistas de la piel y las ropas, haciendo del mismo, uno de los estilos más arraigados del arte occidental.
  8. Se incorporan elementos americanos, de lenguaje enriquecido con expresiones del habla local,  con la exaltación y vitalidad de lo nuevo, imágenes verbales, descripciones artificiosas y metafóricas con comparaciones de materiales preciosos.
  9. La iglesia católica influyó de manera determinante en muchas de las características del arte barroco en América, pues se convirtió en uno de sus mecenas, por lo que, la contrarreforma, combatió la difusión del protestantismo, construyendo un arte emocional, exaltado, dramático y naturalista, con un claro sentido de la preocupación por la fe.

Por lo antes expuesto, las obras artísticas realizadas en las colonias americanas tienen características propias que las diferencian de las hechas en Europa. Ello fue debido a la distancia evidente entre las metrópolis y las colonias y a la falta en América de artistas europeos versados. Por lo que, fue entonces necesaria la presencia de una tradición artística precolombina que permitió la creación de un estilo barroco muy particular. Igualmente, los objetos provenientes del Asia sirvieron inspiraron también de manera  especial, el arte desarrollado en las colonias portuguesas y en la zona de la costa del Pacífico.

Anuncios publicitarios
Sidebar