Saltar al contenido

Ensayo: qué es, definición, características, partes del ensayo, cómo escribir un ensayo 

¿Qué es el subgénero del ensayo?

Se trata de uno de los subgéneros del género didáctico, donde el contenido se encarga de abordar, analizar y evaluar un tema determinado a partir de un texto escrito en prosa. Su rigidez y seriedad tiene como objetivo plantear una una opinión argumentada sobre un tema en particular, el cual puede variar de acuerdo al entorno o la disciplina a la que se aplique. 

No existe una extensión particular que rija la longitud de un ensayo, dado que pueden ser textos muy breves hasta grandes textos que abarquen, incluso, varios volúmenes en relación con un mismo tema. Es importante tener en cuenta que en la actualidad, el ensayo es un tipo de texto que se hecho parte fundamental de la educación, dado que permite a los estudiantes poder expresar sus ideas y opiniones de forma argumentada frente a un tema dado. 

Conoce más sobre el género didáctico

Significado del subgénero ensayo

El término -ensayo-, procede de exagium, término en latín que hace referencia a “acto de pesar algo”. Es a partir de allí que se trata de un texto que hace referencia a la práctica de precisar o demostrar algo. 

Definición del subgénero ensayo

En últimas, podemos definir el ensayo como un subgénero de la literatura que se encarga de desarrollar un tema en específico de forma libre en la que el autor expresa su opinión con base en una serie de argumentaciones que presenta de acuerdo al tema en cuestión. Su redacción subjetiva le permite usar una estructura flexible. 

subgénero ensayo

¿Cuál es la función del ensayo?

Este tipo de texto tiene como finalidad presentar una opinión argumentada en relación con un tema determinado a partir de sustentaciones a lo largo del texto. De esta manera, la práctica lleva al carácter didáctico en el que se plantea una reflexión, se incorporan los elementos y posteriormente se pasa a comprobar la idea planteada en el inicio. Todo ello con el interés de generar interés en el lector. En algunos casos pueden ser reflexivos.

Historia y origen del subgénero ensayo

Aunque en la antigüedad aparecen una serie de indicios de escritores como Plutarco, Séneca y Cicerón, no es sino hasta la aparición de Michel Eyquem de Montaigne con quien se funda el término que reunirá las opiniones de una gran variedad de escritores en función de una inmensidad de temas hasta la actualidad. Es así que el ensayo empieza a desarrollarse durante el Renacimiento, motivado por una exploración del “yo” a partir del mundo exterior que le rodea, donde emergen cambios fundamentales en las relaciones sociales, cambios intelectuales, entre otros. 

La obra titulada Los ensayos de Montaigne, meditaciones en prosa, publicado en 1580, será la obra que inaugure como tal este subgénero literario que tanto se trabajó y cultivo hasta llegar a la actualidad, dado que permitía una nueva actividad no expresada en su totalidad: la escritura de una opinión frente a un tema en específico, medio que permitirá, posteriormente, empezar a desarrollar y estimular miradas críticas y posturas frente a diversos asuntos. 

Características del subgénero ensayo

A continuación veremos características y aspectos clave para profundizar en este subgénero literario: 

Subjetividad: un aspecto esencial que le da sentido al ensayo es la subjetividad, dado que su base fundamental de composición. En el ensayo el autor expone su propia opinión, su punto de vista en relación con el tema en cuestión, de acuerdo a ello realiza una serie de juicios y valoraciones que van construyendo y argumentando su idea y reflexión, alejándose del carácter objetivo y basándose en sus propios pensamientos sustentados. 

Temas: una de las principales características de este subgénero es que puede abarcar una gran cantidad de temas. Si bien la mayoría de los ensayos están escritos en función de una obra literaria, lo cierto es que no es el único campo en el que han sido usados desde su aparición. En otras palabras, el autor puede escribir un ensayo sobre cual sea que sea su tema de interés, ya sea de disciplinas o campos como la literatura, o bien la filosofía, la economía, la política, la historia, la cultura, la sociología, otros campos artísticos, etc.  

Extensión: como mencionamos, el ensayo no tiene una regla que defina su extensión, sino que este queda a libre elección del autor. Aunque generalmente pueden tratarse de unas páginas, esto no es una limitante para su longitud. 

Libertad de escritura: otro aspecto importante del ensayo, tiene que ver con la ausencia de normas establecidas para su escritura, dado que este subgénero no cuenta con una serie de reglas que determinen su forma de composición, sin embargo, existe una guía a través de la cual el autor presenta su idea, la desarrolla y demuestra para llegar a la conclusión, una estructura de argumentación que está permeada por el estilo libre del autor y la forma en la que quiera desarrollar el tema del ensayo. Por tanto, hablamos de una estructura flexible. 

Argumentación: es la base del ensayo, dado que la forma en la que el autor puede expresar sus ideas y opiniones en relación con el tema en cuestión, donde se presentan las razones del asunto y se explican las premisas que irán construyendo el fundamento del ensayo. 

Tipo de público: debido a la diversidad de temas y áreas en las que se usa el ensayo, el tipo de público puede variar, siendo de interés general o para una actividad formativa en específico. 

Partes del subgénero ensayo

Se trata de una estructura guía en la que el autor puede basar su ensayo para la presentación de su opinión en relación con el tema que está evaluando y que le permitirán garantizar la expresión del juicio de forma correcta, donde es quien va forjando su propio estilo. 

Las partes del ensayo son: 

Título: el título del ensayo en algunos casos puede incluir, si es el caso, el título de la obra frente a la cual se realiza la postura, sin embargo, muchos autores prefieren construir un título basados en su argumento principal para redondear todo el contenido del ensayo. 

Introducción: estos son los primeros párrafos del ensayo en el que se presenta el tema que será evaluado a lo largo del texto. El autor presenta un panorama inicial del tema que va a tratar, presentando también posibles precedentes, fuentes u otras referencias. En general, una primera imagen del tema que se va a evaluar en el desarrollo del ensayo. 

Tesis: se refiere a la idea central del ensayo, la opinión específica que tiene el autor y que será defendida en el curso del texto a través de los distintos puntos de referencia y argumentos. 

Desarrollo: es la parte central del ensayo en el que se va construyendo, a partir de los argumentos, un razonamiento propio que le permita evaluar de forma específica el tema que cuestiona. Esta parte de argumentación puede ser de carácter persuasivo, es decir, busca una especie de convencimiento dentro de lo que se dice para que el lector sienta interés y acepte la inclinación, o bien centrarse en una argumentación siguiendo el sistema de razonamiento, la cual también lograría el convencimiento partiendo de la comprensión primaria del lector. 

Mostrar una opinión personal implica desarrollar un buen argumento, que cuente con bases, posibles acercamientos previos de otras personas o figuras de relevancia en la disciplina y así, analizar el tema que se quiere mostrar con la voz del autor. 

Conclusión: es la parte final del ensayo en la que desarrollada toda la idea y demostrada la tesis, se realiza un resumen general de las ideas principales y los argumentos que se expusieron durante el desarrollo del texto. Luego de todo el análisis previo, la conclusión debe ser concreta y dar cuenta de la tesis planteada en el inicio del ensayo como defensa de la idea primaria. 

Tipos del subgénero ensayo

Como hemos mencionado, el ensayo puede aplicarse en una gran variedad de disciplinas, de allí que sea posible distinguir una serie de modalidades en las que se desarrolla de acuerdo a su función particular en el campo de acción. De esta manera, los tipos de ensayo son: 

Ensayo literario

Es el más común y del que empiezan a trabajarse otros tipos de ensayo. En particular, este primer tipo se refiere a un texto argumentativo que, de acuerdo a su estilo, contiene elementos artísticos, pues aborda temas desde la subjetividad propiamente relacionada a una obra literaria o un elemento de este tipo que enjuicia a partir de una experiencia personal o perspectiva. También se suele llamar ensayo poético por la presencia de recursos estilísticos y figuras literarias. 

Ensayo crítico

Es un tipo de ensayo que requiere de una mayor rigurosidad, dado que su profundidad de análisis implica un proceso más detallado con una investigación completa previamente. El ensayo crítico debe estar sustentado en pruebas que sean expuestas a partir de un estudio minucioso del tema sobre el cual se va a hablar. 

Ensayo filosófico

Es un tipo de ensayo que se enfoca en todo tipo de temas filosóficos, entre ellos, temas que relacionan la experiencia del ser humano, las dimensiones de la existencia como la vida, la soledad, la muerte, los sentimientos, el sentido, etc. Estos cuentan con argumentaciones lógicas para sus afirmaciones. El autor incluye su propia experiencia y aborda el ensayo a partir de métodos trascendentales que, con frecuencia, guían hacia una corriente filosófica. 

Ensayo argumentativo

Si bien todos los ensayos tienen argumentación, esta modalidad se refiere en particular a un tipo de texto que tiene la intención de sustentar una hipótesis a través de argumentos, donde la subjetividad es mucho más reducida, pues se recurre a teorías y valoraciones de autores o referentes para argumentar la idea inicial. 

Ensayo expositivo

Se refiere a un tipo de ensayo en el que los temas son mucho más complejos y su objetivo se inclina a la explicación juiciosa donde se exponen todos los detalles y elementos de un tema con la intención de que dicho tema o concepto sea comprendido por el lector. Se diferencia de los demás por su intención formativa a través de la enseñanza. 

Ensayo histórico

El contenido de este ensayo, como su nombre indica, vincula directamente hechos históricos acerca de los que el autor puede tratar con libertad expresando su opinión en relación con temas que entren en interacción con datos históricos. 

Ensayo científico

Se caracteriza por su rigor académico donde la finalidad es profundizar sobre un tema en específico a partir de argumentos teóricos que aborda temas a partir de la generalidad con una interpretación mucho más amplia, donde cada una de las afirmaciones que se realicen en el curso del ensayo sean sustentadas a partir de teorías expuestas. 

Ensayo sociológico

Este tipo de ensayo se caracteriza porque los temas que aborda están directamente relacionados con la sociedad, donde puede considerar dimensiones como las problemáticas sociales, manifestaciones de carácter cultural que han tenido gran importancia en el desarrollo social, entre otros aspectos importantes. Además, este tipo de ensayos pueden contener ideas propias que se sustentan en teorías científicas, razón por la que se le ha considerado, en muchos casos, un ensayo científico. 

escribir un ensayo

¿Cómo escribir un ensayo?

Aunque si bien dependerá del campo y las intenciones particulares del tipo de ensayo que se quiera desarrollar, podemos tener en cuenta lo siguiente:

Elección del tema: lo primero será elegir el tema que queremos abordar, aquel sobre el cual deseemos investigar y plantear nuestro punto de vista. En lo posible, se recomienda tomar un tema delimitado que permita el desarrollo crítico y minucioso de este, ya que al ser muy amplio, el autor tendría dificultades para el proceso.

Investigación: una vez elegido el tema sobre el que se quiere escribir, conviene empezar a investigar fuentes importantes. Esto dependerá del tipo de ensayo que se quiera tratar, especialmente cuando hablamos de ensayos científicos que requieren de referencias teóricas científicas.

Lluvia de ideas: siempre conviene realizar en una hoja aparte una lluvia de ideas sobre todo lo que queremos dejar planteado en el ensayo. Esto nos servirá no sólo para evitar que olvidemos algún pensamiento, sino que incluso nos puede permitir llevar un orden sobre el que podamos desarrollar las ideas para que no se escape ninguna.

Fija una estructura: de acuerdo a la idea anterior, si elegiste poner todas tus ideas, puedes revisarlas para que, de acuerdo a un orden, puedes irlas desarrollando y así creando una estructura que te permita abordar lo que necesitas manteniendo un hilo constructor que facilite la comprensión de las ideas para la tesis central. 

Empieza a escribir: con las ideas y un orden determinado, podemos empezar a ponernos manos a la obra. Empieza a redactar el ensayo siguiendo el orden de tus ideas. Busca conectores precisos para cada uno de los momentos en que los necesites.

Revisa tu ensayo: una vez lo tengas listo, lo recomendable es que pasen algún tiempo antes de revisarlo de nuevo, dado que dejaremos fluir aún más las ideas y posiblemente cuando lo retomemos, hayan aspectos que deseemos modificar y mejorar. Corrige y revisa si el escrito sigue una línea coherente para que sea entendible. 

Autores y obras más importantes

En la literatura nacen los primeros grandes ensayistas de este campo artístico, entre los que resalta Octavio Paz, José Ingenieros, Esteban Echeverría, Michel de Montaigne, Pascal, Edgar Allan Poe, George Orwell, Richard Wagner, Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato, José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, José Martí, José Lezama Lima, Mario Vargas Llosa, T. R. R. Tolkien, Montesquieu, Gabriel García Márquez, entre otros. 

En cuanto a los títulos más importantes de ensayo podemos destacar obras como Ensayos de Montaigne, Otras Inquisiciones de Borges, Eureka de Poe, El laberinto de la Soledad de Octavio Paz, Las Cartas Marruecas de José Cadalso, entre otros. 

Ejemplo del subgénero ensayo

El siguiente es un fragmento de uno de los ensayos titulado “De la edad”, presentes en el libro Los Ensayos de Montaigne: 

Morir de viejo es una muerte singular y extraordinaria, mucho menos frecuente que las otras; es la última y extrema manera de morir, y cuanto más lejos estamos de la vejez, menos debemos esperar ese género de muerte. Pero es la ancianidad el límite más allá del cual no pasaremos, y el que la ley natural ha prescrito para no ser traspuesto; mas es un privilegio otorgado a pocos el que la vida dure hasta una edad avanzada, excepción que la naturaleza concede como un favor particular a uno solo en el espacio de dos o tres siglos, descargándole de las luchas y dificultades que interpuso en carrera tan dilatada. Así yo considero que la edad a que por ejemplo somos llegados, alcánzanla pocas personas. Puesto que ordinariamente los hombres no la viven, prueba es de que estamos ya muy avanzados en el camino; y puesto que traspusimos ya los límites acostumbrados, que son la medida verdadera de nuestra vida, no debemos esperar ir más allá, habiendo escapado a la muerte en mil ocasiones en que otros muchos tropezaron. Debemos, por tanto, reconocer que una fortuna tan extraordinaria como la nuestra, que nos coloca aparte de la común usanza, no ha de durarnos largo tiempo.”

Para conocer más acerca de otros subgéneros de la literatura, así como otros géneros, historia, tipos y todo lo relacionado con este tipo de arte, te invitamos a visitar nuestra sección dedicada exclusivamente al arte de la literatura, donde encontrarás una gran cantidad de información.