Saltar al contenido

Informe: qué es, características, tipos de informe, cómo escribir un informe y más 

¿Qué es el subgénero del informe?

Es un tipo de relato oral o escrito en el que el contenido se enfoca en aspectos, características y demás elementos propios de un suceso en específico. Es así que el informe consiste en una elaboración organizada que parte de la observación y finaliza en un análisis cuyos datos reúne en el texto. Este sentido de investigación le permite considerarse como uno de los subgéneros más importantes del género didáctico. 

Con un lenguaje formal, además de una organización estricta de la información, el informe puede usarse de forma distinta de acuerdo al campo. Por ejemplo, un informe de derecho es un estudio decretado por el tribunal para describir de forma detallada una situación determinada, dado que en contabilidad, el informe corresponde a la presentación del estado financiero y demás datos que explican otros documentos de este campo. 

Conoce más sobre el género didáctico

Significado del subgénero informe

El término -informe-, procede del latín informare, el cual hace referencia al verbo -informar-. Es así que es usado este término para referirse a un tipo de relato oral o escrito que tiene la intención de informar de manera clara y organizada una serie de datos, cuyo contenido reposa en una información obtenida a partir de una tarea de investigación. 

Definición del subgénero informe

Podemos definir el informe como un tipo de texto que se encarga de la descripción de detalles sobre una situación o hecho determinado, teniendo la intención de difundir la información que recopila o simplemente contextualizar un grupo de personas. Por ello el informe puede ser cualquier documento que expone un tipo de información que es resultado de un proceso investigativo. 

informe

¿Cuál es la función del informe?

Algo que se debe tener en cuenta es que, debido a la variedad de campos en los que puede usarse, la finalidad particular también puede variar. Sin embargo, a nivel general, podemos decir que el objetivo principal del informe y que comparte en cualquier modalidad, es que presupone la necesidad de exponer una situación para que esté en conocimiento de otras personas a partir de una observación y análisis. 

Características del subgénero informe

Estas son las características más importantes de este tipo de texto: 

Tema o contenido: el informe se caracteriza, entre otras cosas, porque se convierte en un esquema detallado en el que es posible estudiar una gran variedad de temas que puedan adaptarse al modo de investigación. Posee una estructura que le permite acomodarse fácilmente a distintos campos y áreas que lo requieran para conocer una información o datos determinados, de manera que no es exclusivo de una área o situación, pues su función de transmisión de información lo convierte en una herramienta versátil. 

Público o privado: un aspecto importante acerca del informe, es que puede ser de carácter público o privado. Esto quiere decir que, de acuerdo al objeto de divulgación, el campo en el que se desarrolle la investigación, además de otros factores, el informe puede mantenerse en cualquiera de las dos condiciones. 

Formato: otra de las particularidades de este tipo de texto tiene que ver con el formato del informe, dado que además de poder ser oral o escrito, también puede presentarse en otro tipo de formatos más complejos, como lo son por ejemplo la implementación de herramientas como los gráficos, las tablas de contenido, resúmenes, gráficos, diagramas, extractos, entre otros que exponen de distinta forma la información que contiene el informe. 

Estructura del subgénero informe

Este tipo de texto reúne una gran cantidad de información que, de acuerdo al enfoque, dependerá de una organización estricta que facilite su comprensión y finalidad al exponerse. Por ello es clave que mantenga la siguiente estructura: 

Título: esta parte es la puerta de entrada al informe. Aquí se debe reunir de forma resumida, un conjunto de palabras que permitan reflejar el contenido del texto. Debe ser corto, conciso y claro. 

Índice: aunque esta parte es opcional, el informe puede incluir un índice o también conocido como tabla de contenido en el que ubiquemos de forma organizada todos los apartes o divisiones que tiene el informe para guiar al lector en el texto o bien que pueda remitirse a partes en específico que requiera.  

Introducción: en esta primera parte, como sucede con el texto que contiene la introducción, se presenta en un texto relativamente corto el tema central del informe. Es una especie de abrebocas del contenido del informe a través del cual el lector puede identificar el tema del texto, razón por la que esta primera parte debe ser atractiva, pues debe generar y/o aumentar el interés del lector. 

Cuerpo: se trata del eje central de desarrollo y la entrada a las explicaciones, argumentos y demás detalles que tendrá el informe. A partir de este momento la información que se presenta está llena de detalles importantes. El escritor del informe puede manejar una organización interna del cuerpo del informe a partir de subtítulos, así como elementos paratextuales, pasos, números, etc. 

Conclusión: a partir de toda la información que se desarrolló en el cuerpo del informe, en este momento el escritor procede a realizar una serie de consideraciones y reflexiones clave a partir de los elementos encontrados y analizados respectivamente. Estas serán ideas relevantes en relación con cada parte dicha que deben surgir del proceso de análisis. 

Bibliografía: dado que el informe es también el resultado de una investigación juiciosa que implica tomar referencias y fuentes de información, es sumamente necesario que el autor ponga en conocimiento del lector todos los recursos a los que recurrió para la formulación de sus conclusiones, pero también aquellas que consultó para desarrollar cada elemento expuesto. Se organizará en la parte final del informe. 

Por otro lado, en el caso del informe oral, que es la otra modalidad de este tipo de relato, es sumamente clave que el orador mantenga el orden del informe escrito, de manera que también realiza una introducción al tema de manera general, haciendo una presentación corta del tema central del informe. Procede con el cuerpo de la investigación punto por punto para desencadenar en la conclusión de su trabajo. 

Para este caso, la bibliografía no siempre se presenta textualmente, sino que la persona que expone puede hacer uso de ella en cualquier momento citando ideas o investigaciones previas, de esta manera refuerza la validez de la información que presenta. Además, dado que recibirá preguntas del público, necesitará agregar un espacio para ello, en lo posible que no interrumpa con el curso de la introducción, cuerpo y conclusiones, sino que pueda aclarar las ideas para luego resolver cuestiones que no hayan quedado claras o de las que tengan consultas los asistentes. 

Tipos del subgénero informe

De acuerdo a la modalidad, campo de desarrollo o función particular del informe, es posible identificar distintos tipos de informes. Estos son: 

Informe técnico

Son textos resultado de investigaciones que se centran en campos como los fenómenos de tipo social, los fenómenos económicos, psicológicos, entre otros, que tienen lugar dentro de distintos grupos de personas. Este tipo de investigaciones son usados con frecuencia por organizaciones que requieren los datos obtenidos. Un ejemplo de estos es el censo, proceso en el que se visita cada uno de los hogares de un país para conocer datos específicos recopilando información clave. 

Informe de divulgación

Se trata de un informe que está orientado a la búsqueda de resultados que procedan de investigaciones de una serie de procesos técnicos frente a situaciones de cualquier persona. Es decir, su intención es adaptar resultados de investigaciones con procesos técnicos. 

Informe demostrativo

En este caso, el informe establece una hipótesis que es formulada en el contenido y que, será comprobada en el desarrollo del informe. Es así que, durante el curso del texto se empiezan a hacer descripciones acerca de los procedimientos que fueron usados con el fin de ejecutar la investigación, lo que permitirá, posteriormente, poder llegar a los resultados y la formulación de las conclusiones. Suele asociarse frecuentemente con los informes técnicos y los informes científicos. 

Informe científico

Como su nombre indica, serán informes que se realicen a partir de campos de la ciencia en específico. Se caracterizan por ser uno de los informes con un rol más relevante en relación con conceptos técnicos que, en muchos casos facilitan el estudio de los datos obtenidos con el fin de tomar decisiones, modificar caminos y demás procesos que ocurren dentro de la ciencia. 

Informe expositivo

El objetivo de este tipo de informe es la exposición como tal. Esto quiere decir que el informe se limita a realizar de forma detallada, la presentación del contenido de forma precisa y clara, explicando muy cada proceso pero sin ahondar en consideraciones, valoraciones o juicios que procedan de la subjetividad, por lo que se centra en los procedimientos que fueron usados. 

Informe interpretativo

Aunque tiene mucha cercanía con el informe interpretativo, en este caso este tipo de documento en lugar de limitar la presentación de detalles, se encarga de evaluar y analizar, además de brindar una interpretación, acerca de los resultados que se obtienen, con el fin de proporcionar alternativas para la solución o salida de estos. Es así que el carácter subjetivo tiene función en este tipo de informe. 

Informe persuasivo

Como su nombre indica, es un tipo de informe cuya intención está destinada a la persuasión de un destinatario o grupo de personas para que posteriormente se tome una decisión que vaya en la misma línea en la que se expone el informe. Esto se facilita porque en el contenido del informe se halla una propuesta o alternativa clara. 

escribir un informe

 

¿Cómo escribir un informe?

Visto lo anterior, es momento de pasar ver cómo realizar un informe. Para ello tendremos los siguientes puntos en cuenta: 

  1. Elección del tema 

Si está a tu libre elección, puedes optar por elegir un tema que sea de tu agrado para iniciar el proceso, esto, porque puede ser que el informe no sea para tu ámbito académico o laboral y puedas elegir un tema libre para preparar el informe. 

  1. Establecer el propósito 

Determinar en primer lugar el propósito del informe te permitirá establecer el enfoque del contenido. Evalúa sobre las distintas posibilidades según los tipos de informe que vimos y adáptalo al que mejor se ajuste a tus objetivos. Recuerda que puedes elegir entre informes interpretativos, expositivos, de persuasión, etc, las posibilidades son muchas. 

  1. Identificar el tipo de público 

Saber para quién vas a escribir es tan importante como lo que vas a escribir. Y esto no sólo aplica a la hora de hacer un informe, sino en realidad, para cualquier tipo de texto que te dispongas a escribir, pues te dará la información necesaria acerca de cómo organizar el contenido y la forma en la que lo vas a presentar. Asegúrate de elegir un lenguaje adecuado, con términos, si es posible, que se entiendan fácilmente dentro del campo en el que se desarrolla, además de la coherencia y demás aspectos de redacción que faciliten la comprensión del informe. 

  1. Búsqueda de fuentes oficiales 

A la hora de realizar un informe es sumamente importante contar con referencias y fuentes confiables, seguras y autorizadas de las que podamos obtener información veraz y de calidad, dado que se trata de un proceso investigativo que requiere de datos y demostraciones que serán expuestos a un público determinado. 

Recuerda que las fuentes deben mencionarse en la bibliografía del informe, lo que llevará a los interesados a consultar en ellas. 

  1. Selección de ideas principales

Una vez se tenga el tema de investigación y las fuentes correspondientes, conviene fijar una primera estructura o guía de datos que permitan ir organizando el contenido. La idea es que en esta parte, antes de empezar con el desarrollo del informe, podamos realizar una selección de ideas o temas principales que deben estar presentes en el proceso y que permitirán guiar la información para conducirla a las conclusiones. 

  1. Empezar a escribir 

Tenemos una guía, las fuentes, un enfoque y un propósito definido, ahora podemos empezar a escribir. Para empezar a desarrollar el contenido debemos fijarnos en la estructura del informe, sección que ya vimos y que te va a permitir poder darle una dirección al contenido. 

Inicia con una introducción concisa y empieza a desarrollar el cuerpo del informe siguiendo la estructura determinada y acompaña el proceso con la selección de ideas principales que hiciste en el paso anterior. Revisa el desarrollo para empezar a establecer las conclusiones. Muchas personas prefieren colocar el título cuando han terminado, pues revisan su texto y de allí parte la creatividad para nombrarlo. 

  1. Revisión del informe

Cuando has terminado de escribir, es posible que sientas que eso fue todo. En realidad, conviene esperar algún tiempo antes de revisarlo, pues hemos dejado enfriar nuestro trabajo y podemos revisar con mayor objetividad. Esto será necesario para evaluar la redacción, coherencia entre ideas, ortografía y demás aspectos básicos de cualquier escrito. Revisa si hay ideas que podrías ampliar si es necesario y que no hayan quedado claras del todo. 

Por otro lado, también es importante asegurarte de establecer ideas cortas, usar un lenguaje fácil de comprender, evitar las repeticiones, ser preciso y claro con toda la información que brindas. 

  1. Agregar y modificar 

Esa primera revisión es importante, pero también lo es pasar a una segunda revisión que te permita enriquecer el contenido y el informe en general. Es por ello que en esta parte podemos evaluar la idea de incorporar otros recursos que nutran el valor del informe, como por ejemplo fotografías, imágenes, gráficos y demás, que faciliten la comprensión de la información y la diversifiquen. 

Ahora sólo será cuestión de poner el informe en el formato en el que lo requieres, ya sea de forma escrita manualmente o en computador. Fíjate en los requerimientos exclusivos de este documento de acuerdo al campo en el que sea usado, pues las fuentes del texto, el tamaño de la hoja y en general la forma de presentación pueden variar.