Saltar al contenido

Ópera: qué es, significado, géneros de ópera, elementos, estructura y origen 

¿Qué es el subgénero de la ópera?

Aunque si bien en el tiempo se han tenido confusiones acerca de la clasificación de la ópera como tipo de expresión artística, es importante aclarar que hace parte de la literatura, en específico, de los géneros literarios, en el género dramático, dado que se trata de un tipo de obra que si bien contiene elementos musicales, se basa esencialmente en una representación dramática en la que los actores expresan sus sentimientos, ideas y pensamientos usando como medio el canto y en compañía de una orquesta. 

Por otro lado, la ópera se ha convertido en una de las representaciones más importantes e íntegras del mundo artístico, dado que incluye una gran variedad de aspectos que dejan al descubierto el sentir y pensar humano a través de los personajes de una historia. 

Conoce mas sobre géneros dramático

Significado del subgénero ópera

El término proviene del italiano opera, que hace referencia a -obra musical-, que como su nombre indica, se trata de un tipo de composición teatral que incluye música en escena para la representación mezclando los instrumentos musicales y canto. Las representaciones se realizarán en teatros de ópera. Su importancia tiene lugar dentro de la tradición de la música clásica que hace parte del continente europeo. 

Definición del subgénero ópera

Es posible definir la ópera como un tipo de obra que incluye la poesía, la música y el canto, en la que se representa una acción con la intención de deleitar el oído y la imaginación del público, ya sea a partir de una acción vulgar o ilustre, de manera que es posible trabajar tanto comedia como tragedia dentro de una obra o también conocida como pieza de ópera. 

subgénero ópera

Además de los intérpretes y debido al tipo de elementos artísticos que incluye la ópera, es importante tener en cuenta que también se encuentran unidos: el libretista, el compositor musical, personal de escenografía y vestuario, y los intérpretes que serán cantantes que protagonicen la obra y cantantes acompañantes. 

Historia y origen de la ópera

A partir del año 1650 se designa con el término -opera- a un tipo o género de música teatral en la que las acciones en escena están acompañadas por instrumentos musicales y canto, y en algunos casos adornos, en el que los intérpretes usan estilos de expresión diseñados para este tipo de obras. Sin embargo, hay otros que afirman que el origen de la ópera data entre las décadas de 1570 y 1580 en Florencia, donde artistas y profesores se reunían en torno al conde Giovanni Bardi, donde recibían el nombre de Camerata Florentina. Se trataba de un grupo que retomaba el arte dramático de la Antigua Grecia, en específico: la Tragedia Griega. 

En esta actividad se encontraba uno de los compositores y teóricos más importantes, como Vivencio Galilei, padre del astrónomo Galileo Galilei, dado que hizo publicaciones de música griega antigua, así como también Giovanni Caccini, también compositor y a la vez cantante. Para el año 1590 se empiezan a reconocer otros importantes compositores y poetas, como es el caso de Ottavio Rinuccini y Jacopo Peri, quienes componen un drama pastoril llamado II Pastor Fido, traducido en español a El Pastor Fiel, se reunían en el palacio del Conde Jacopo Corsi, un comerciante. Es de destacar que aún con el ánimo de retomar la música y el drama de los antiguos griegos, las primeras composiciones dieron origen a obras pastoriles. 

Más tarde se dará a conocer Dafne, la primera representación que fue considerada como ópera, dando inicio a este tipo de representaciones con la unión de Jacopo Peri, Jacopo Corsi y Ottavio Rinuccini, no obstante, de la obra sólo se conserva apenas el texto. Es así como poco a poco empiezan a relucir otra serie de composiciones que se usarán en principio para la celebración, como es el caso del casamiento de Enrique Iv de Francia y María de Medici, cuyo momento tuvo la representación de la obra llamada Eurídice hecha por Rinuccini y Peri. Luego se dieron a conocer nombres como Claudio Monteverdi, principal compositor que sentaría las bases de la ópera.

Características de la ópera

A lo largo de la historia de la ópera, se han incorporado una gran variedad de elementos que han enriquecido la puesta en escena, así como fortalecido sus principales objetivos de acuerdo a la obra y su particularidad en general, distinguiéndose de otros tipos de composiciones artísticos. Estas son sus características más importantes: 

Forma de elaboración

Un aspecto fundamental que se debe conocer acerca de la ópera, es que su escritura de principio a fin está elaborada a partir de las colaboraciones y diálogos entre el libretista y el compositor. 

Lugar de representación

La actuación de una ópera se suele realizar en un teatro de ópera, la cual cuenta con la presencia de un conjunto musical pequeño o de la orquesta propiamente, cualquiera de los dos es dirigido por el director de orquesta correspondiente.

Características del canto

Se debe tener en cuenta que para cantar una ópera no existe una cantidad en específico de personas, sino que puede ser cantada por dúos, por tríos, cuartetos o formaciones más extensas que canten la obra, incluso se incluyen los coros. 

Elementos de una ópera

La ópera es un tipo de obra que implementa varios campos artísticos para su composición, por lo que es importante resaltar cuáles son estos y en esta medida, cómo cuenta con ellos para la construcción de la composición final. Estos son: 

Literatura

Como parte de los géneros literarios como subgénero, la ópera vincula esencialmente la literatura en su composición, sirviéndose de ella para la construcción de toda la puesta en escena. Es fundamental que esta composición se haga de forma escrita en el texto que recibe el nombre de libreto, donde se encuentra la historia de la ópera. Para la creación del libreto se requiere la participación colaborativa de un escritor o poeta y el compositor que tiene a su cargo, además, los demás elementos artísticos. 

Música

Dentro de este campo, resaltamos el uso frecuente de instrumentos musicales en vivo dada por una orquesta, aunque también puede estar compuesta por un coro o solistas dirigidos respectivamente. A ello se suma la presencia de la poesía, la cual se lee por libreto para ser cantada. 

Teatro

El uso de las artes escénicas es clave, dado que este tipo de obras se basan en la representación teatral de expresiones de sentimientos, pensamientos, ideas y conversaciones que son manifestadas a través no sólo de la voz, sino del cuerpo, el vestuario y en general, la puesta en escena desde la interpretación. 

Danza

Muchas obras de ópera, incluyen el uso de la danza, en especial el ballet, pues como parte de las artes escénicas crea un ambiente armonioso que simpatiza con la compañía de instrumentos musicales y el canto, creando una atmósfera mucho más nutrida de expresiones artísticas. 

Artes plásticas

Este tipo de arte, dentro de la representación de la ópera participa en la creación de pintura, pero también en la arquitectura para la creación de los espacios dentro del escenario, la decoración y en general, todo el material visual que hace parte de la puesta en escena, las cuales definen el tiempo y lugar en el que ocurren los hechos.

Otros elementos que hacen parte de la representación de la ópera incluyen otros aspectos de complemento para la escena, como lo son los efectos escénicos, la iluminación y sus variantes dentro del escenario, los vestuarios de cada uno de los personajes de acuerdo a su rol y el maquillaje particular. 

subgeneros de la comedia

Géneros de la ópera

Se debe reconocer que la creación de distintos tipos o géneros dentro de la ópera se debe fundamentalmente a la creación de libretos distintos, así como otras composiciones musicales, de manera que los géneros son producto de estas creaciones diversas que relacionan proposiciones a partir de la época y contexto, el tema específico de cada obra, la intención particular del poeta así como de los compositores. 

Los géneros de la ópera son: 

Opereta

Se trata de una forma en la que la ópera se presenta de forma ligera, divertida y entretenida, en la que aparece un diálogo hablado, bailes y canciones frecuentes. Se refiere, en sus inicios, a un tipo de obra de menor extensión que una ópera. Si bien se destaca durante largo tiempo, es hacia el año 1800 que cae en desuso. Con su caída, la opereta dará origen a otra variedad de estilos nacionales, además del teatro musical moderno. 

Dramma per musica

Este género hace referencia a la ópera creada en Italia hacia el siglo XVII. Se trató de un género moderno que renueva la representación teatral con un aspecto uniforme que promulga el drama a partir de las historias de la cotidianidad que se empiezan a expresar mediante una voz que es acompañada por música, ésta representada por una orquesta dentro de la escena. En general, reúne contenido de aconteceres humanos. 

Ópera literaria

Con este término se distinguen todo tipo de obras en las que se usa de forma obligatoria el libreto, así como la representación teatral lo requiere y donde las modificaciones que sufre el texto son realmente muy pequeños. 

Drama jocoso

En este género se desarrolla una ópera común a partir del siglo XVIII, la cual incluye la descripción del texto usando la técnica de escena del gran bufo como la parte de más tensión dentro de la representación que alcanza el final de los actos que se presentan. 

Farsa

Es un género que se difunde durante finales del siglo XVIII que vinculaba una ópera cuyo carácter era buffo y duraba sólo un acto, destinada a teatros de menor dimensión, en especial a aquellos de escasos recursos que carece de coros y cambios de escenas, lleva un ritmo rápido con personajes más cercanos a la realidad inmediata. 

Grand opéra

Es un género de origen francés que se basa en una representación de mayor magnitud en el que hay presencia de un gran número de personajes en escena representando, con frecuencia, temas históricos, los vestuarios son suntuosos, los efectos de sonido son mayúsculos así como la orquesta con la que cuentan. La Grand Opéra puede dividirse hasta en cinco actos, dentro de los que incluye piezas de ballet. Este género fue uno de los más importantes del siglo XIX especialmente en sus inicios, dado que cae en desuso luego de la Primera Guerra Mundial. 

Estructura de la ópera

Aunque si bien en muchas ocasiones dependerá de la extensión de la obra en particular e incluso el género, si se quiere manejar, se debe tener en cuenta la siguiente estructura: 

  1. Apertura de la ópera

Es la parte inicial de la representación, la cual se suele dejar en interpretación de la orquesta en vivo que se ubica en el escenario. Para este momento, con frecuencia se deja el telón cerrado y los instrumentos se empiezan a interpretar desde allí. Luego de esto se presenta la ópera o bien un sólo acto, formados por escenas. 

  1. Aria 

Se refiere a todas aquellas partes en las que se presentan las partes cantadas, lo que requiere una interpretación presentada por un solista, o con el acompañamiento de un coro, sin embargo siempre está presente la orquesta con la voz que canta. 

  1. Recitativo

Esta parte se refiere en particular al acercamiento de la obra en la parte discursiva, dado que en esta sección el objetivo inicial de la obra queda en evidencia para el público, lo cual se realiza con mucha rapidez. Se cede una parte al coro y la orquesta para su participación en esta sección. 

  1. Coro

Los coros o el coro, es compuesto por un gran grupo de personajes caracterizados que cantan en conjunto fragmentos esenciales de la obra. 

  1. Interludios

Esta sección se usa con el fin de presentar partes instrumentales de forma intercalada entre los fragmentos que propone el coro.

  1. Actos

Serán finalmente los espacios de tiempo y lugar en los que se divide la ópera, los cuales reciben el nombre de escenas. 

Clasificación de la voz en la ópera

En este tipo de obras la clasificación de la voz es vital para la representación, dado que se deben organizar debidamente tanto los cantantes como también los roles que representan a partir de aspectos de la voz como el timbre, la tesitura, la potencia, la agilidad, el alcance, etc. De acuerdo a ello, esta clasificación se hace de la siguiente manera a partir del rango vocal: hombres; bajo, bajo-barítono, barítono, rango tenor y contratenor, y mujeres en; contralto, mezzosoprano y finalmente soprano. 

La clasificación no es un determinante específicamente, dado que existen varones que pueden alcanzar un registro o rango vocal femenino, lo cual recibe el término de contratenor o sopranista. 

¿Cómo escribir una ópera? 

Teniendo en cuenta toda la información anterior, veremos a continuación cómo empezar a escribir una composición como esta: 

  1. Conocer los componentes

Si bien es un aspecto que hemos visto a lo largo de este apartado, es crucial que a la hora de sentarte a escribir una obra de este tipo, se retomen y recuerden todos los componentes necesarios para la creación, dado que ello es lo que nos permitirá poder seguir la estructura de la ópera con todos sus elementos vitales. 

  1. Identifica el tema 

La pregunta de oro para este tipo de creaciones es la siguiente: “¿Qué quiero decir?”. La intención del autor, libretista o compositor es uno de los aspectos más importantes de la creación, dado que el individuo debe partir de variantes como sus propios deseos, alegrías, decepciones, penas, miedos, deseos, frustraciones, emociones y en general, pensamientos que serán expuestos en el proceso. 

  1. Construye los personajes

Una vez tengas definido lo que quieres decir, es momento de identificar y construir tus personajes. Este primer grupo de personajes debe tener un rol específico de acuerdo a la época de la historia que vas a contar, así mismo puedes ir desarrollando sus líneas para el argumento dentro de la composición. De acuerdo a la construcción del perfil de cada personaje, conviene decidir sus textos, los poemas y la caracterización teniendo en cuenta la biografía particular, las emociones que se desarrollan en relación con la intensidad individual, entre otros que serán de gran herramienta para los intérpretes. 

  1. Crea colectivamente 

Debido a la presencia diversa de artes que componen la obra dramática que representa una ópera, es necesario reiterar que la composición de una obra como esta implica fundamentalmente la presencia y el trabajo colectivo de la mano con compositores, libretistas, y artistas para llegar una composición íntegra. Es por ello que es clave contar con las ideas y perspectivas de todas las partes, se trata de un trabajo colectivo en el que entran en participación los saberes de los demás artistas dentro del guión y la escena misma. 

Todos los elementos son muy importantes para la representación final, pues le permitirá a los intérpretes conocer a totalidad las herramientas de las que disponen en escena y así crear sus personajes a partir de ello para darles vida. 

opera

Autores y obras más importantes

La obra más importante por ser la primera considerada específicamente como este tipo de representaciones fue Dafne, quien a su luz destacó los nombres de los compositores que empiezan a consolidarse en el subgénero, como Jacopo Peri, Ottavio Rinuccini y Jacopo Corsi. 

Así como Claudio Monteverdi que sienta las primeras bases de la ópera, aparecen otros compositores a la luz, entre los que encontramos a Richard Wagner, Giuseppe Verdi, Richard Strauss, Claude Debussy, Vincenzo Bellini, Ludwig van Beethoven, Wolfgang Mozart, Jean Baptiste Lully y Alessandro Scarlatti. Además, aparecen cantantes como: Anna Renzi, Faustina Bordoni, Francesca Cuzzoni, Joseph Legros, María Malibrán, Enrico Caruso, Kirsten Flagstad, Feodor Chaliapin, Miguel Fleta, Fria Leider, Giuseppe Martinelli, Lotte Lehmann, Melico Salazar, María Jeritza, Gonzalo Castellón, María Callas, Renata Tebaldi, entre muchos otros más. 

Ejemplo de ópera

A continuación presentamos un fragmento de la obra Eurídice, escrita por Jacopo Peri, una de las obras más importantes en toda la historia de la ópera: 

ORFEO

Gioite al canto mio, selve frondose!

Gioite amati colli e d’ogni intorno

Ecco rimbombi dalle valli ascose.

 

Risorto è il mio bel sol, di raggi adorno

E coi begli occhi onde fa scorno a Delo

Raddoppia foco a l’alme e luce al giorno

E fa servi d’Amor la terra e il cielo

 

¡Alegraos con mi canto, selvas frondosas!

¡Alegraos, amadas colinas!

¡Retumbe el eco por los valles escondidos!

 

Adornado está mi bello sol por sus rayos,

y con sus ojos, con los que se ríe de Delos,

redobla el fuego al alma y a la luz al día

y hace siervos del amor, a la tierra y al cielo