Saltar al contenido

Epopeya: qué es, definición, características, origen, tipos de epopeya y más

¿Qué es el subgénero de la epopeya?

Se trata de uno de los subgéneros más importantes de la épica o género épico, como también se le conoce, pues se trata de un tipo de texto escrito en verso, con frecuencia escrito en verso largo o prosa. En este tipo de texto o escrito se presenta narrativamente las acciones o las hazañas de un personaje de espíritu heroico que incluye elementos sobrenaturales en su aventura.  

Es importante tener en cuenta y distinguir la epopeya de otros subgéneros épicos y literarios, dado que se vincula erróneamente con los elementos de una crónica. La epopeya no es una crónica real o que describa específicamente un hecho acontecido, sino que se trata de una historia que narra un acontecimiento enriquecida con toques ficcionales y míticos que contienen un valor no sólo poético, sino moral, pero también documental e histórico. 

Conoce más sobre género épico

Significado del subgénero de la epopeya

El término epopeya procede del griego epopoiía, palabra que se deriva de la unión de epos, que hace referencia a una especie de discurso poético o discurso cantado, y poiein, que significa -crear-. Es así que se va a tomar la unión del término para entender un tipo de poema de gran intensidad que se usaba con el fin de describir detalladamente una serie de acontecimientos que bien pueden ser legendarios o heroicos. 

Definición del subgénero de la epopeya

La epopeya es es un poema narrativo de gran extensión que lleva en su contenido un tema en relación con las hazañas de un personaje de espíritu heroico, de forma que puede estar escrita en prosa o en verso largo. Los acontecimientos que narra la epopeya son trascendentales para un pueblo, dado que en ella se encuentran impresas los valores más admirados de sus ciudadanos. 

epopeya

¿Cuál es la función de la epopeya?

Este subgénero se enfoca en una función didáctica en la medida en la que ilustra las acciones relevantes para un pueblo, cuidando que la información se difunda y permanezca para pasar de generación en generación. Algunas contienen proposiciones filosóficas a partir de bases morales y la enseñanza de un conjunto de valores como lo son la fuerza, el honor, la lealtad, el amor, la perseverancia, entre otras. 

Historia y Origen de la epopeya

En sus inicios, la epopeya era un tipo de texto que era transmitido vía oral, pero pronto fueron recogidos y posteriormente recitados por los rapsodas, los cuales también se recitaban en compañía de instrumentos musicales. Debido a esto, las primeras composiciones eran elaboradas en versos, pues era la forma en la que se registraban musicalmente en la memoria. 

La primera obra de este subgénero de la que se tiene constancia es procedente de la cultura sumeria, Gilgamesh, que data del año 2750 a.C. Se trata de una obra que narra la historia de un héroe y rey de la ciudad de Uruk que lleva por nombre Gilgamesh. En este texto se evidencian una serie de elementos de la tradición mesopotámica ancestral entre las que se incluye la búsqueda constante de la vida eterna, así como el diluvio universal y la tradición bíblica. 

Es importante que la epopeya no ha desaparecido en su totalidad, pero sí la que contenía elementos de la antigüedad. En la actualidad, la epopeya ha tomado otras formas en las que quedan impresos los valores de un espacio social en el que el poder está en manos de la burguesía, una especie de novela de la modernidad. La última fecha de creación de epopeya antigua data de la Edad Media, la cual empieza a relacionar otros modelos como lo son los cantares de gesta, los cuales encontrarás en nuestra sección de género épico o épica. Para este momento el héroe era un hombre que buscaba la conquista del poder político. 

Características del subgénero de la epopeya

De acuerdo a lo anterior, podemos identificar las siguientes particularidades de la epopeya: 

Argumento de las obras

En la antigüedad, el argumento de la epopeya contenía las hazañas relacionadas principalmente con hechos como las contiendas militares o bélicas, aunque también se incluían aspectos como los viajes maravillosos, viajes al inframundo, visiones o sueños proféticos, entre otros. 

Sin embargo, sus extensiones amplias empiezan a reducirse sustancialmente con el paso del tiempo hasta llegar a la desaparición total. La razón de su desuso tiene que ver con que las obras dejan de ser el reflejo de una sociedad particular cuyo poder está dado por la guerra, donde emergen valores centrados como el honor encarnados en figuras heroicas. 

Forma de escritura

Las epopeyas pueden estar escritas en versos hexámetros o en prosa, la mayoría están escritos en versos extensos, debido que se escribían así en la antigüedad, y contienen imágenes comparativas largas con un lenguaje elaborado. Se empieza a usar la prosa como una nueva forma de canto. 

Narrador en la epopeya

Los textos contienen un narrador omnisciente, también conocido como narrador en tercera persona. No participa en ninguno de los hechos pero su modo de contar asimila a una crónica debido a que la entiende y comparte al lector con toda la información necesaria desde una posición de espectador. 

Contenido real o ficcional

Las historias escritas dentro de una epopeya pueden tener contenido real y aún así incorporar elementos ficcionales, de manera que no responde fielmente a una situación en particular, sino que a menudo contiene elementos creados por el escritor. Suelen ser historias exageradas debido a los hechos que se presentan. 

Elementos sobrenaturales

Teniendo en cuenta este formato que exagera en la epopeya, integrar elementos sobrenaturales se convierte en una de las mejores herramientas para enriquecer la obra, así se lleva a un contexto sobrenatural en el que se debate el héroe, obstaculizan su camino o campo de acción, o en el que entra en interacción con personajes mitológicos, como por ejemplo los dioses, quienes pueden contribuir o negar el camino para lograr su objetivo. 

Vínculo con la tradición

Independientemente de la cantidad de contenido real o fantasioso, la trama de la epopeya suele hacer referencia a acontecimientos, personajes, valores o virtudes que son representativos dentro de una sociedad en específico. Es por ello que, en ocasiones la epopeya se convierte en un integrante del testimonio de un pueblo, pues también puede dar cuenta de su cultura, tradiciones, religión, costumbres, etc.  

Elementos de una epopeya clásica 

En cuanto a la composición antigua de este tipo de obras, resaltan aspectos como: 

Inicio

En la parte inicial la epopeya suele incluir una súplica o una especie de invocación a la Musa, esta primera parte también contiene una formulación para abrir el tema de la obra que tratará con frecuencia acontecimientos transcurridos durante una guerra, un viaje maravilloso, una disputa o dos hechos a la vez. 

Espacio de acción

En este tipo de textos los autores usaban una gran cantidad de espacio para las acciones que desarrollaban sus personajes, en especial sus protagonistas quienes con frecuencia recorrían una gran cantidad de lugares. De hecho, es tan vasto el espacio de acción de las figuras heroicas que podría pasar por otros países e incluso recorrer el universo. 

Fantasía

Otro de los aspectos básicos de la epopeya clásica tiene que ver con la constante intervención que tienen los dioses dentro de la serie de acontecimientos que vive el héroe dentro de la narración. Sin embargo, también aparecen otras criaturas fantásticas que se involucran dentro de los asuntos de los seres humanos y que tienen una gran influencia dentro del desarrollo de la epopeya. 

Por otro lado, también es importante considerar que se usaban epítetos, varias enumeraciones, así como discursos, valores encarnados en los héroes y el descenso trágico de la figura heroica en otros casos a partir de un descenso al inframundo o el infierno. 

Estructura del subgénero de la epopeya

Teniendo en cuenta los elementos y características mencionados anteriormente, la epopeya sigue una estructura a través de la cual se compone y presenta al público: 

  1. Exposición del tema: en esta primera parte se presentan los indicios de la trama o la presentación del tema del que se va a tratar la epopeya. Se considera la etapa inicial, aunque algunos autores también deciden presentar el tema en el curso de la historia o bien en la mitad de la trama usando una técnica literaria en la que la narración se aplica en la mitad de la historia y no al inicio. 
  1. Invocación a la musa o dioses: los personajes de la historia, que bien pueden ser en especial seres humanos, mortales o bien semidioses, suelen invocar a musas o dioses con el fin de pedir protección dentro de sus recorridos, batallas y demás, con el fin de obtener siempre la victoria, en particular frente a contiendas o travesías. 
  1. Nudo: es la parte más extensa de todo el texto en el que tienen lugar las batallas y guerras dentro de la composición, suele ser la parte de más emoción dentro de la epopeya en la que se desarrolla la trama y se exaltan todos los momentos tensionantes que llevan a los personajes al conflicto más relevante de la historia. 
  1. Desenlace: en esta parte, luego de la gran tensión provocada durante el nudo de la epopeya, tienen lugar las soluciones y descansos de los obstáculos, en los que se empiezan a resolver todos los hechos, las travesías van llegando a su fin así como las batallas. El desenlace no es propiamente un aspecto que lleve a la victoria del héroe, sino que en otros casos se trata de un desenlace trágico que lleva a la desgracia de los integrantes. 
  1. Epílogo: luego del desenlace viene el epílogo que es la parte final concreta de la epopeya en la que se narra de forma corta los acontecimientos que determinaron el final particular de la historia y que desencadenaron paulatinamente en el desenlace. 

epopeya mexicana

Tipos del subgénero de la epopeya

Debido a la relación estrecha que tiene la epopeya con las virtudes, tradiciones y creencias de un pueblo, la epopeya puede desarrollarse de forma particular en distintas regiones, aspecto que influye en su composición y dará origen a varias modalidades de la epopeya. Es así que podemos identificar los siguientes tipos: 

Epopeya semítica antigua

Es el tipo de epopeya más antiguo en el que se narra el enfrentamiento entre dos héroes que representan valores de un pueblo en contraposición de valores naturales, es así que ambos son creados para ser enemigos pero con el paso del tiempo se convierten en compañeros. Esta modalidad tiene por intención mostrar cómo el ser humano puede transformarse en un ser casi divino pero no alcanza nunca la posibilidad de ser un dios. 

Epopeya griega

En esta categoría se encuentran todas las obras escritas por autores como Homero, a quien se le atribuye la creación de poemas épicos orales de la época. Estos relatos a menudo tienen temas como lo son por ejemplo las guerras y en general, conflictos existentes entre reinos que ponían en evidencia viajes aventureros realizados por los héroes y una serie de obstáculos que van superando en el curso de la historia. 

Epopeya romana

Este tipo de epopeya data del siglo I a.C., creadas por encargo del entonces emperador Augusto, quien deseaba una obra escrita que narrara el origen del imperio que tenía en sus manos. A partir de este momento, surgen otros tipos de epopeya como la epopeya legendaria que involucra elementos maravillosos así como la intervención divina, la epopeya histórica con historias humanas y fundamentalmente realista, y finalmente la epopeya semi-histórica que se enfoca en acontecimientos recientes e intervenciones de dioses. 

Epopeya oriental

Este tipo de textos se enfocan en una epopeya que incluye combates samuráis y en el que tiene lugar una disputa a partir del poder entre clanes militares. Este tipo de epopeya es considerada como una de las más importantes piezas representantes de la literatura japonesa, dado que se encuentra en su contenido personajes heroicos, así como emperadores y damas que son figuras cuyo origen data en este territorio. 

Epopeya persa

Este tipo de textos se enfocan en la narración y la representación de elementos clave para la identidad nacional. Un ejemplo claro de esto es el Libro de los Reyes, un poema épico que narra la procedencia del pueblo iraní y que es de gran importancia para ello. 

Epopeya hispánica

Durante la existencia del Imperio Romano, existió una gran cantidad de autores hispanos que empezaron a escribir poemas épicos en los que daban constancia de la historia de caballeros cuyo principal objetivo era resaltar su valor y honor. Es así que este tipo de epopeya tiene lugar especialmente durante la Edad Media con la difusión de epopeyas escritos en latín. Sin embargo, en el Renacimiento, empieza otra producción de epopeyas a partir de la conquista de Hispanoamérica con los choques culturales y la invasión a este territorio. 

Epopeya indostánica

Esta modalidad de epopeya surg en la India. Es así que este tipo se enfoca en textos que nos hablan del origen histórico, poniendo en evidencia las narraciones religiosas que hablan no sólo del origen, sino que también incluyen mensajes moralizantes. En este tipo de epopeya resaltan textos como El Ramayana y El Mahabharata. 

Epopeya burlesca

Es un tipo de texto en el que la epopeya se escribe a partir de una caracterización de contenido burlón, pues tiene por intención ejecutar una parodia dentro de la narración épica. 

Es importante tener en cuenta que la epopeya se divide en otros subgéneros, como lo son: el canto épico o epilión, el cantar de gesta y el epilio. Visítalos en nuestra sección de Literatura. 

¿Cómo escribir una epopeya?

Ahora que hemos visto cómo se compone, cuál es su función y sus características, pasemos a ver cómo se escribe este tipo de textos: 

  1. Construye al héroe 

Ten en cuenta que la historia gira entorno a lo que le sucede al héroe de la historia, por ello es sumamente importante que empieces por asignarle un tipo de carácter a este personaje, el cual se debe mantener durante toda la epopeya. Para ello debes establecer sus valores y virtudes, las cuales serán las bases que le servirán para moverse y revelar su propio destino, sea victorioso o trágico según los designios y acontecimientos. 

  1. Plantea el conflicto 

Para que se consolide el nudo de la historia, es necesario que exista un conflicto central en el que el héroe se debate y que requiera una solución determinante. Muchos de estos obstáculos están dados por fuerzas sobrenaturales en la historia, las cuales, como mencionamos, tienden a exagerarse y poner en peligro los mismos personajes. Para su solución, el héroe se ve en varias dificultades que le impiden lograr su cometido. 

  1. Desarrolla el final 

El desenlace tiene lugar con la salida progresiva de las dificultades y obstáculos que se plantearon en el nudo de la historia, de forma que este final se presenta paso a paso con la solución de los problemas escritos. Recuerda que el final de la epopeya puede generar tanto un final catastrófico y trágico, como un final victorioso, todo estará dado por la intención del lector en el que se refleje el aspecto moralizante que debe estar presente en el texto. 

Una buena forma de enriquecer tu imaginación antes de empezar, es leer varios textos como este, profundizar en su forma y los giros que le da el autor para empezar a explorar todas las formas posibles de composición y así lograr un buen resultado. En realidad, esta práctica puede aplicarse a cualquier tipo de escritura que quieras realizar. 

Autores y obras más importantes

La epopeya de Gilgamesh es una de las obras más importantes del género épico, especialmente de la epopeya, dado que es la primera obra de este tipo de la que se tienen registros y las más antigua encontrada en tablas de arcilla, dado que data del pueblo sumerio hacia el milenio II a.C. 

Otras obras importantes que particularmente se clasifican dentro del subgénero de la epopeya, son La Ilíada y La Odisea, textos atribuidos a Homero, así como la Eneida, escrita por Virgilio. También está el Shahnameh y el Mahabharata. 

Ejemplo de epopeya

El siguiente es un fragmento de la obra La Ilíada, atribuida a Homero, y que se ha convertido en uno de los textos más importantes del subgénero de la epopeya en el mundo de la literatura: 

Y a ambos lados de Príamo, Pántoo,

Timetes, Lampo, Clitio e Icetaon

el compañero de Ares,

Ucalegon y Anténor,

muy discretos entrambos,

sentados se encontraban

los ancianos del pueblo todos ellos,

de las puertas Esceas por encima,

por vejez de la guerra retirados,

más bravos oradores semejantes

a las cigarras que en medio del bosque,

en un árbol posadas,

emiten una voz que es como un lirio;

tales los jefes eran, justamente,

de los troyanos, que estaban sentados

en la torre adosada a la muralla.

Y éstos, pues, cuando vieron

a Helena encaminándose a la torre,

hablábanse los unos a los otros,

con aladas palabras, quedamente:

«Cosa no es que indignación suscite

que vengan padeciendo tanto tiempo

dolores los troyanos

y los aqueos de grebas hermosas

por mujer cuál es ésa

pues que tremendamente se parece,

al mirarla de frente,

a diosas inmortales;

pero aun así y siendo tal cual digo,

en las naves se vuelva y no se quede

para mal nuestro y de nuestros hijos

en el tiempo futuro.