Saltar al contenido

Égloga – qué es, definición, ejemplo, características y origen de la égloga

¿Qué es la égloga?

Se trata de uno de los subgéneros más importantes del género lírico de la literatura, caracterizado por llevar en su contenido temáticas relacionadas con el amor y que aluden a las relaciones de este tipo. Su estructura le ha permitido distinguirse de otros subgéneros líricos a lo largo del tiempo, dejando como resultado una gran cantidad de composiciones a lo largo del tiempo.

A menudo los intérpretes de la égloga eran pastores que contaban a los demás sobre sus amores y la experiencia de vida en el campo, siendo por tradición los mayores representantes de este subgénero.

Significado de égloga

El término -égloga- proviene del latín eclŏga, y que hace referencia a “extracto”. Es así que el concepto pasa a la literatura para representar una composición amorosa de corta extensión cuyo protagonista es el pastor, quien expresa sus sentimientos a manera de diálogo o monólogo.

Con el paso del tiempo, el término égloga fue cambiado por bucólica, aunque sigue aludiendo al mismo tipo de composición lírica. Sin embargo, se le fueron añadiendo otros temas de creación relacionados con la belleza y la naturaleza.

Aquí puede conocer más sobre los subgéneros líricos

Definición de égloga

La égloga se define como una composición de carácter poético que trata temas amorosos y que se estructura en forma de diálogo, como sucede en las obras de teatro, sin embargo, en la égloga todo sucede en un solo acto. Sin embargo, es importante tener en cuenta que además del diálogo, también la égloga puede presentarse a modo de monólogo pastoril.

El sentimiento que se expresa sobre el amor, alude al amor en un marco de idealización y sentimiento que lo dota de belleza y solemnidad.

Origen de la égloga

El nacimiento de la égloga se remonta al siglo IV a.C y desde entonces se ha ido transformando con el paso del tiempo, pasando de generación en generación con modificaciones de cada época que, aún así han logrado mantener su esencia viva. Una de las obras más importantes es “Idilio”, escrita por Teócrito durante el Imperio Romano y quien será uno de los precursores del subgénero. Posteriormente aparecerá Virgilio como fiel admirador para realizar sus composiciones agregando elementos de autobiografía, lo que permite que cada pastor pudiera ser un personaje más real.

Durante el Renacimiento, la égloga empieza a tomar un papel fundamental con autores como Bocaccio y Jacopo Sannazaro, quienes empiezan a implementar, también, escrituras en verso siguiendo una narración en prosa. Para el siglo de oro español emergen otros autores como Lope de Vega, Lucas Fernández, Bernardo de Balbuena, entre otros.

En la actualidad la égloga, a la que se conoce también como bucólica, hace parte de los subgéneros del género lírico y uno de los representantes más importantes de la literatura clásica, pero también integrante de la literatura renacentista y la literatura medieval, esto se debió no sólo por la temática amorosa de sus composiciones, sino que también fue así gracias a la formación de versos conformados a partir de siete y once sílabas, así como el manejo de la métrica en rima consonante, un aspecto fundamental para la creación.

Características de la égloga

Características de la égloga

Entre los aspectos más importantes de la égloga en cuando a su formación, presentamos los siguientes aspectos, sin embargo se debe tener en cuenta que las estrofas sufrieron grandes transformaciones con el paso del tiempo y otros temas centrales:

Métrica

Las égloga están conformadas por 30 estrofas que reciben el nombre de “Estancias”: Cada una de las estrofas está compuesta, a su vez, por catorce versos que constan de siete y de once sílabas, pudiendo ser de endecasílabos y heptasílabos. Cada uno de estos cuenta con una rima consonante. El esquema es de la siguiente forma: ABCABCcdddEEFeF.

Pastores o campesinos

Son quienes representan las églogas dado que se recurre a ellos con una mirada de nobleza, lo que les convierte en referentes que expresas sus sentimientos y emociones, razón por la que son los representantes y protagonistas de las églogas.

Tema amoroso

Todas las églogas giran sobre el entorno amoroso como tema principal, dado que se considera que de este sentimiento surgen los mejores y a la vez los peores sentimientos del ser humano. Se elige este campo como tema dada la exploración que permite y la posibilidad de evolución sentimental y emocional para ser representadas.

Extensión de las historias

Se caracterizan porque su extensión es considerablemente corta, tanto así que no requiere cambios de vestuario o de ambiente y escenario como sucede en las composiciones teatrales.

Contexto

Con frecuencia y dada la procedencia de la égloga, se suele desarrollar en el campo con aire de paraíso, de forma que de alguna forma recrea la experiencia y la imagen del pastor que cuenta su experiencia amorosa. Los personajes están en medio de esta naturaleza dotada de maravillas como espacio de perfección.

Música

La música acompaña la égloga y desempeña un papel fundamental en su desarrollo, dado que son los sonidos musicales los que determinan las pautas y marcan los tiempos de duración de cada uno de los diálogos que se presentan. Es de esta forma que el público puede anticipar la llegada de un momento alegre, triste y melancólico a partir de las indicaciones musicales, pues es la música la que establece el ritmo de la égloga.

¿Qué Tipos de égloga hay?

La égloga se divide en dos formas, las cuales parten de la estructura de composición central de la obra, estas son:

Composición monódica

Este tipo de composición de la égloga se relaciona con una estructura en forma de monólogo pastoril o con el canto que se realiza en una sola voz. Es el tipo de composición y estructura que por mayoría tomaron las églogas clásicas.

Composición dual

Este tipo de égloga cuenta con una estructura distinta, en la cual el protagonista puede establecer diálogos a modo de pieza teatral en un solo acto con la intervención de otras voces poéticas. Es así que los pastores pueden cantar sus lamentos como cantos separados o simétricos.

Autores y obras más importantes de églogas

Una de las églogas más importantes de la historia son las que se desarrollaron durante el Imperio Romano llamada “Idilio” de Teócrito, la cual exponía el amor con el carácter pastoril. Más adelante aparecerán otros autores que también van a incursionar en este subgénero lírico, como Lope de Vega, Juan Boscán, Hernando de Acuña, Francisco de la Torre, Pedro Soto de Rojas, Bernardo de Balbuena, Juan Meléndez Valdés, Lucas Fernández, Juan de la Enzina, Garcilaso de la Vega con la obra El dulce lamentar de dos pastores, entre otros.

Ejemplo de églogas

Este es un ejemplo de uno de los autores de la égloga más importantes, Garcilaso de la Vega:

Égloga II

En medio de invierno está templada

el agua dulce de esta clara fuente,

y en el verano más que una nieve helada.

¡Oh claras ondas, cómo veo presente,

en viéndoos, la memoria de aquel día

de que el alma temblar y arder se siente!

En vuestra claridad ví mi alegría

oscurecerse toda y enturbiarse

cuando os cobré, perdí mi compañía