Saltar al contenido

Letrilla – Qué es, Tipos de letrilla, Características, Cómo escribir una letrilla

¿Qué es la letrilla?

Es un tipo de composición poética, de manera que hace parte de la lista de subgéneros del género lírico de la literatura, sin embargo es uno de los menos conocidos en la actualidad, debido a la reducción de composiciones producidas con sus características en este tipo. Se desarrolla a partir del siglo XVI y logrará una gran evolución en la producción literaria con tintes satíricos y burlescos. 

Aquí puedes conocer más sobre el género lírico

Su punto más alto de desarrollo lo alcanza durante el Siglo de Oro con importantes referentes literarios de la época, entre ellos Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, entre otros. 

Significado de letrilla

El término letrilla se divide y proviene del sustantivo -letra- junto al sufijo en femenino -illa-, el cual hace referencia a un valor diminutivo. Es así que su concepto final se va a referir a un tipo de composición poética escrita en versos cortos que, en algunos casos, debido a su cantidad de sílabas, le permitirá ir acompañado de música a modo de canción. 

Definición de letrilla

La letrilla es una composición poética de corta extensión y perteneciente al subgénero lírico que se enfoca en la repetición de un pensamiento que puede aparecer en uno o más versos. Cuenta particularmente con un aspecto satírico ligero y está compuesto a partir de hexasílabos y octosílabos. A esta composición en versos se le suele poner música. 

También se considera la letrilla como una composición poética satírica o amorosa dividida en estrofas en las que se finaliza con una idea que se repite con frecuencia y es expresada con brevedad. 

Origen de la letrilla

Se concede el nacimiento de la letrilla en el siglo XVI que fue la época en la que más logró desarrollarse y darse a conocer, iniciando con la incorporación de temas que con frecuencia limitaban con la sátira y lo burlesco, los cuales mantenían un tono ligero y pronto empezaron a tocar temas de la lírica y la religión. 

Características de una letrilla

Estos son los puntos clave de la letrilla que le permiten distinguirse de otras composiciones líricas del género: 

Tema de la letrilla

Si bien en sus inicios la letrilla adopta temas relacionados con la sátira y la burla, poco a poco su uso fue evolucionando y así mismo fue incorporando otra serie de temas en sus composiciones. Es así que pronto empieza a incluir composiciones de carácter lírico, religioso y hasta relacionados con el amor. 

Estructura

La letrilla se sujeta a una estructura relativamente definida donde combina versos tanto hexasílabos como octosílabos, aunque permite al escritor o poeta, otras posibilidades de composición. 

Variedad de ámbitos

Debido a la evolución de la letrilla, será adoptada por diferentes figuras y entornos de la época, donde ya no sólo tendrá los temas satíricos, sino que incluirá el amor y uno de los que más le permitirán mantenerse: la religión. Estos serán escritos por personalidades importantes de la época que incluso acompañarán con sonidos musicales y cantados. 

Partes de la  letrilla

La estructura de la letrilla aunque es breve, está construida a partir de versos que pueden combinar tanto hexasílabos como octosílabos en su escritura. Para la etapa inicial se empieza con una estrofa que funciona de estribillo y se finaliza cada una de las estrofas con uno o dos versos que se repetirán en una rima de acuerdo al precedente. La letrilla está dividida en estrofas simétricas. 

En cuanto a la métrica de la letrilla, sus estrofas pueden ser redondillas con la cantidad de sílabas señaladas y algunas pocas usan quintillas o cinco versos octosílabos dobles. En cuanto a la rima que se maneja en la letrilla, esta puede ser tanto consonante como asonante, usando el verso de acuerdo a las sílabas establecidas. 

que es la letrilla

Tipos de letrilla

Como mencionamos, con el paso del tiempo la letrilla fue experimentando cambios principalmente entorno a la temática que se le empieza incorporar, de forma que se fueron creando los siguientes tipos de letrilla: 

Letrilla satírica

Sus composiciones están impregnadas de un tinte de crítica aguda en relación con la situación social, las preocupaciones de la época, la actitud de una persona, etc. La letrilla satírica incluye también lo burlesco en sus producciones. 

Letrilla lírica

Este tipo de composiciones se van a caracterizar por incluir temas que a menudo rozan con la expresión de los sentimientos del autor y emociones de carácter profundo que quedan expuestos en la producción ante el público. 

Letrillas religiosas

Y finalmente este tipo de letrillas que serán escritos por figuras importantes pertenecientes al ámbito religioso donde los temas estarán relacionados específicamente con pasajes bíblicos, pero también las fiestas, celebraciones y demás prácticas religiosas de gran importancia para la comunidad religiosa. 

¿Cómo escribir una  letrilla?

Para escribir una letrilla es necesario tener en cuenta lo siguiente: 

  1. Definir el tema

Recuerda que por la variedad de uso con la que se empieza a desarrollar la letrilla, empieza a incorporar diferentes temáticas y tipos de contenidos, de manera que será necesario, primero, definir el tema al que deseamos enfocarnos. Podemos hablar desde temas sociales a modo de sátira, hasta temas religiosos o amorosos. Define el tema que más sea de tu agrado para empezar a escribir. 

  1. Realizar una lista de ideas

O también conocido como la famosa lluvia de ideas, es necesario que realices una lista de aspectos que puedas tener en cuenta para incluir en la composición de la letrilla. Aunque este es un paso opcional, puedes considerarlo para evitar que cualquier idea que quieras colocar quede por fuera de la producción literaria. 

  1. Cuida de la estructura

Recuerda que si bien la extensión es libre, esta no debe ser demasiado extensa, de forma que se mantiene sólo en una serie de estrofas con una inicial que da entrada y en la que, además, la repetición de los versos finales es clave para distinguirla de otros tipos de composiciones poéticas. 

Permanece atento para no salirte de los parámetros de este tipo de subgénero lírico cuando estés escribiendo. 

  1. Empieza a escribir 

Es momento de poner manos a la obra y empezar con la escritura de la letrilla. Ten en cuenta el conteo de las sílabas para mantener la estructura, esto es sumamente importante dado que una palabra mal calculada puede romper el esquema del verso. Busca palabras que se puedan acomodar a ello. 

  1. Revisa la composición

Una vez hayas terminado y realizado varios borradores, es momento de verificar el sentido de la composición, el tema y la estructura que debe llevar para darlo por finalizado completamente. Revisa si hay ideas que quisieras corregir o cambiar. 

Recuerda que para la escritura de letrillas, así como de cualquier otro tipo de composición, es clave leer referencias y obras ya realizadas de este tipo para tener puntos de partida más cercanos, considerar otras opciones de composición y caminos que podrías tomar para darle tu propio toque a la letrilla que estás escribiendo. 

Autores y obras más importantes

Uno de los autores más importantes de la letrilla satírica con su obra “Es amarga la verdad” o “Poderoso caballero es Don Dinero”, es Francisco Quevedo, también aparecen otras obras como “Ándeme yo caliente y ríase la gente” de Luis Góngora, “Letrillas satíricas imitando a los dos anteriores” de Cadalso. En las letrillas religiosas encontramos figuras como Santa Teresa de Jesús que escribió “Nada de turbe”, Lope de Vega con “Los quince misterios del Rosario” y Gerardo Diego con “La virgen María esperando la Navidad”. 

Ejemplo de la Letrilla

El siguiente es un fragmento de una de las letrillas que escribió Luis de Góngora: 

Aprended, Flores, en mí

lo que va de ayer a hoy,

que ayer maravilla fui,

y hoy sombra mía aun no soy.

 

La aurora ayer me dio cuna,

la noche ataúd me dio;

sin luz muriera si no

me la prestara la Luna:

pues de vosotras ninguna

deja de acabar así,

aprended, Flores, en mí

lo que va de ayer a hoy,

que ayer maravilla fui,

y hoy sombra mía aun no soy.

 

Consuelo dulce el clavel

es a la breve edad mía,

pues quien me concedió un día,

dos apenas le dio a él:

efímeras del vergel,

yo cárdena, él carmesí.

Aprended, Flores, en mí

lo que va de ayer a hoy,

que ayer maravilla fui,

y hoy sombra mía aun no soy.

Para conocer más acerca de los subgéneros líricos visita nuestra sección de géneros literarios, además de la sección de Literatura, donde encontrarás toda la información que necesitas para saber más acerca de este tipo de arte.