Saltar al contenido

Leyenda: Definición, Tipos, Estructura, Cómo escribir una leyenda y Más 

¿Qué es una leyenda?

La literatura he reunido a través de la historia todo tipo de texto que se haya transmitido tanto de forma oral como de forma escrita, de forma que agrupa todas estas manifestaciones artísticas que tanta relevancia ha tenido para la humanidad. Una de las más antiguas y más importantes es la leyenda, un tipo de texto que es transmitido por la tradición oral y que reúne elementos de gran importancia frente a un contexto en concreto. 

Conoce la información completa de la literatura

Es un subgénero del género narrativo que cuenta acontecimientos de seres humanos o sobrenaturales y que es transmitido de generación en generación a través de la narración oral. 

Significado de leyenda 

El término -leyenda-, proviene de legenda en latín, el cual es derivado de legĕre y hace referencia a -leer. Aquí se reúne toda la información que se ha tomado como “digna de ser conocida o leída”. 

La procedencia del término, ha permitido que sea usada en distintos contextos, dado que a menudo se usa para referirse a alguien que ha obtenido victorias o incluso, alguien que se convierte en un referente importante, pues sus hazañas son dignas de reconocer y admirar, de ahí que se formen expresiones como: “se ha convertido en una leyenda”, haciendo alusión a su éxito. 

Definición

Es así que, la leyenda se define como un tipo de texto narrativo que es transmitido oralmente de generación en generación y se percibe como cierto debido a facultades que fomentan su credibilidad pero que, con el paso del tiempo, se modifica y combina elementos ficcionales. La leyenda narra un acontecimiento sucedido en tiempos remotos que vincula temas históricos y religiosos, principalmente. 

Es importante tener en cuenta que la leyenda documenta la identidad cultural de un pueblo antiguo, dado que permiten acercar culturas aborígenes a partir de símbolos y relaciones que se encuentran en el texto. Puede ser parcialmente histórico o fantástico y da cuenta de culturas populares guiadas por un contexto social y cultural específico. 

Qué es una leyenda

¿Cuál es la función de la leyenda?

De acuerdo a la definición del término, el objetivo de la leyenda es otorgar sentido a una cultura o sociedad particular, de forma que a través del texto explique y detalle aspectos centrales enfocados a su origen, costumbres, rituales, entre otros elementos de distinción. Su contenido pasa como cierto pese a que surgen de la imaginación. 

Origen de la leyenda 

El nacimiento de la leyenda se remonta al período prehistórico, momento en el que las civilizaciones que empezaban a surgir empiezan también a intentar explicar aspectos relacionados con la moralidad, la ética, las tradiciones, las celebraciones y todo un conjunto de elementos que darán forma a su cultura. De ahí su vínculo con las tradiciones populares del lugar en el que se crea. 

El término se usa por primera vez hacia el siglo XVII, momento en el que los protestantes cristianos usan el término para describir la historia y las situaciones de los santos dentro de la Iglesia Católica. Se referían a las historias de estas figuras como leyendas, pues consideraban que se trataban de hechos ficticios, aunque se sabe que el nacimiento de la leyenda se dio muchos años antes de estas manifestaciones. Hay quienes aseguran que tienen más de 100.000 años y que narran el origen de fenómenos naturales que eran desconocidos para el ser humano. 

Características de la leyenda 

La característica esencial de la leyenda como subgénero parte del vínculo con la tradición oral, dado que la leyenda es transmitida de esta forma y logra pasar de generación en generación para mantenerse viva. Otros aspectos importantes de la leyenda son: 

Origen religioso

Se considera que la leyenda surge con sentido religioso debido a que son escritos que se empiezan a leer dentro de espacios considerados sagrados como los templos. Es así que se empiezan a compilar y a conocerse como leyenda de los santos, textos que buscaban explicar fenómenos que no eran entendidos por la razón. 

Relación con la cultura popular

La ubicación de donde surge la leyenda, describe elementos propios del lugar en el que están inmersos aspectos de carácter tradicional que vinculan acontecimientos populares, razón por la que se relacionan, en ocasiones, de forma directa con la cultura popular de los pueblos. Esto ha permitido que las leyendas sean fuentes de conocimiento para adentrarse a la comunidad en la que surge y conocer más acerca de ellos, realizando análisis a estos pueblos y sus búsquedas y preocupaciones más frecuentes a partir de su tiempo. 

Tiempo y espacio definidos

En la leyenda, el lugar como el momento en el que se desarrollan deben ser específicos y están descritos por elementos del espacio. Sin embargo, los relatos de mayor antigüedad tienen una región de ubicación determinada. 

Agentes ficcionales

La leyenda puede presentar en su historia seres procedentes de la fantasía entre los que aparecen bestias, ángeles, hadas, brujas u otros personajes que protagonizan la historia. Mezcla elementos de ficción con la realidad. 

Capacidad de transformación

La leyenda es un tipo de narración que si bien se basa en hechos históricos o acontecimientos que provienen de tradiciones orales de la antigüedad, se transforman con el paso del tiempo. Esto se debe a que son adaptadas al tiempo y lugar en el que se cuentan, como por ejemplo el cambio de términos, sustitución de palabras o transformadas de tal forma que puedan usarse para un público en concreto de acuerdo a su contexto. 

Narración corta

Las leyendas son conocidas, entre otras cosas, por ser un tipo de texto breve, razón por la que son de fácil reconocimiento y están construidas por recursos literarios elementales que les permiten desenvolverse de forma rápida, por lo que su duración corta. 

Finalidad

En muchos casos la leyenda se separa de la historia real enfocando su finalidad ya sea de tipo de didáctico o nacionalista. Esto permite que el pueblo pueda tener mayor confianza en sí mismo en momentos complejos o que le han puesto en peligro para fortalecerse. 

¿Qué partes la componen?

La estructura en la que se encuentra la leyenda puede variar en función del contexto o el modo en que se narra, sin embargo, es posible identificar elementos clave que le permiten distinguirse de otros tipos de texto narrativo, pasando por su eje central: 

Inicio

También conocida como introducción, es la parte del texto en la que se expone y presenta tanto el lugar y el tiempo, como los personajes principales o protagonistas. Centra la zona en la que se ejecutarán las acciones y permite establecer el tono de la narración. La resolución de conflictos es la búsqueda íntima de los personajes, especialmente del protagonista. 

Nudo

En esta etapa, a través de la parte inicial de la leyenda, el texto alcanza sucesos determinantes y pasa por acontecimientos de conflicto y obstáculos en los que el protagonista se enfrenta y toma decisiones para la superación de estos. Es la parte más compleja de la historia donde alcanza el clímax y tienen lugar los sucesos de más emoción. 

Desenlace

Es la parte final de la leyenda en la que, después de los acontecimientos fuertes del nudo, empiezan a resolverse los conflictos planteados. Es aquí donde cae la intensidad de la trama que se produjo en la parte más completa de la leyenda, donde los protagonistas resuelven las situaciones por las que pasaron. Puede tener una enseñanza inmersa o bien sólo cerrar el curso de los acontecimientos y el alcance de sus metas y objetivos. 

leyenda

Tipos de leyenda

Las leyendas, textos que nacen y hacen parte del folclore de una región, una comunidad o un pueblo y definidas en ese mismo contexto, pueden variar en función de la temática, es por ello que es posible distinguir distintos tipos de leyenda. Estos son: 

Leyenda religiosa

A lo largo de la historia, las leyendas religiosas han tenido una gran relevancia en los pueblos creyentes, dado que este tipo de textos se enfoca en la vida de personajes justicieros importantes como santos, y muchos de ellos involucran eventos negativos con los que se busca el arrepentimiento y la advertencia. 

Leyenda infantil

Este tipo de leyenda está enfocado en el público infantil, dado que a menudo usa elementos como personajes fantásticos o escenarios irreales que figuran dentro de la tradición popular y se orientan a explicar el origen de espacios e incluso poseen la función de dejar una enseñanza frente a una conducta o comportamiento inadecuado. Es así que las leyendas infantiles también pueden advertir de peligros a los niños y las consecuencias que las conductas negativas pueden producir. 

Existen leyendas que son adaptadas y enfocadas a los niños y las cuales logran extenderse a muchas zonas lejanas de donde se originan, pues van orientadas al mismo objetivo. 

Leyendas morales

Son leyendas que han sido difundidas de forma masiva, de manera que son conocidas en casi todo el mundo. En este tipo de leyendas tiene lugar la discusión entre lo bueno y lo malo, razón por la que se vinculan figuras como los ángeles y los demonios. Este es un elemento crucial para la apreciación y reafirmación de ambos extremos, razón por la que se conocen en casi todas las comunidades de la tierra. 

Leyendas escatológicas

Son leyendas que se enfocan principalmente en historias que tocan principalmente un contenido basado en la vida luego de la muerte. 

Leyendas etológicas

En este tipo de leyendas, el contenido de su historia está elaborado de tal forma que explica el origen de distintos elementos que hacen parte de la naturaleza que les rodea. Es una de las leyendas principales de los pueblos indígenas. 

Leyenda de terror

Incluye historias comunes que buscan generar miedo en quien las escucha o lee, razón por la que contiene temas como el dolor, la crueldad y la muerte. En muchos casos son contadas como si fueran verídicas y se refieren a personas cercanas, incluso se asocia con acontecimientos ocurridos en espacios cercanos. Su adaptación ha permitido que se creen leyendas de terror urbanas. 

Leyenda urbana

De la leyenda de terror, la leyenda urbana pasa a ser un tipo de relato que hace parte del folclore contemporáneo y son difundidas de forma masiva a través de los medios de comunicación. Muchas de las leyendas urbanas contienen aspectos inverosímiles y se relacionan con teorías de conspiración. 

¿Cómo escribir una leyenda?

Si bien las leyendas en gran parte provienen de la antigüedad, la clave de estas es que surgen en una comunidad e incluyen elementos del contexto, por ello es posible escribir una leyenda. Veamos cuáles son los pasos. 

  1. Situar el tiempo y lugar 

Lo primero que debes realizar es ubicar la zona y el momento en el que se va a desarrollar la historia. Para ello puedes recurrir a un suceso de la cotidianidad y la observación es muy importante. De acuerdo al lugar en el que te encuentres, es posible hallar distintos recursos y puntos de partida para la leyenda, calles cercanas conocidas, casas particulares, etc. Esto tanto en un ambiente rural como en uno urbano. 

  1. Construcción de personajes 

En la leyenda es clave usar personajes tipo. Consisten en personajes que poseen rasgos comunes y que toman características similares a las personas del lugar en el que surge, basado principalmente en aquellas figuras con gran experiencia y aventureros, como jóvenes, ancianos y niños que están en contacto con el exterior. Esto es importante porque aumenta la identificación que se requiere para sentirse parte de esta zona, dado que el personaje debe estar relacionado con la idiosincrasia de la zona. 

  1. Elección de elementos reales y fantásticos 

Definido lo anterior, es momento de realizar otras precisiones. Entre ellas, elegir si el narrador va a presentar el tiempo y lugar en el que ocurre la historia, establecer los elementos que serán reales y los que serán fantásticos dentro del relato, lo que va a enriquecer la historia y otorgarle el sentido ficcional que requiere. 

  1. Estructuración de la historia 

Recopilada la información anterior, es momento de organizar la historia con la estructura narrativa, teniendo en cuenta la introducción, el nudo y el desenlace. Para ello, lo mejor es organizarlo y dividirlo por párrafos, de forma que sea más claro visualmente y en ellos, imprimir las velocidades y acciones clave para que cada uno se desarrolle correctamente. Describe los espacios para que el lector se sienta parte de la historia y pueda situarse de forma cercana. 

  1. Revisión final 

Una vez tengas el texto listo, debe pasar por varias revisiones, de forma que puedas identificar si la historia se comprende correctamente, si cada una de las acciones y situaciones de los personajes corre de forma coherente, otros aspectos como la descripción de los espacios y ubicaciones, además de la ortografía en general del texto. Por otro lado, el aspecto visual es importante y más aún si quieres dirigirlo al público infantil, por ello, si está dentro de tus posibilidades, considera una ilustración o varias dentro del curso de la leyenda para captar la atención de los niños, incluso también será clave para el público adulto. 

Recuerda buscar referentes de leyendas para que empiecen a surgir las ideas, ya sea de leyendas de tu zona de ubicación o de otras regiones cercanas. Una buena forma de acercamiento, también podría ser escuchar historias de abuelos y personas mayores, cuyas narraciones son consideradas leyendas. 

Más importantes y representativas

Dado que se trata de textos que contienen temas de antigüedad y que han sido transmitidos a través de generación en generación, su autor suele ser anónimo, dado que se desconoce la persona que lo creó. Su reproducción ha permitido que podamos tener algunas leyendas conocidas a nivel mundial, como por ejemplo El Monstruo del Lago Ness, Robin Hood, La Llorona, 

Las leyendas hacen parte fundamental de la cultura de una región, se convierten en referentes contextuales que siguen contando experiencias parciales de quienes conviven en una zona determinada y por ello siguen vivas en la repetición y la transmisión oral y escrita en cada uno de los países.