Saltar al contenido

Mito – Qué es, Significado, Tipos, Características del mito y Cómo escribir un mito 

¿Qué es un mito?

un Mito A lo largo de la historia, el ser humano ha buscado dar explicación a fenómenos y encontrar sentido a distintos hechos ante los que se ha encontrado, generando todo un sistema de creencias único dentro de cada región o pueblo y que configura gran parte de su carácter cultural. El conjunto de mitos, llamado mitología, sustenta la cosmovisión de una cultura determinada, pues es una serie de creencias con las que el pueblo explica la razón de ser de lo que le rodea. 

Conoce aquí la información completa de la literatura

Es así que, los mitos permiten dar explicaciones sobre acontecimientos como el origen del mundo, es decir la cosmogonía de un pueblo, así como también explica el origen de los dioses, a lo que se le conoce como teogonía, y otros aspectos como el ser humano en la Tierra, la fundación de las naciones, el origen del bien y del mal, entre otros elementos que descubre en su curso por la vida. 

Significado de mito 

El término mito, proviene del griego mythos, que hace referencia a “cuento” o “relato”. Es así que se refiere a un texto que narra acontecimientos que, a menudo, están protagonizados por seres sobrenaturales entre los que encontramos figuras fantásticas, monstruos o dioses y que, tratan un tema al que se le quiere dar una explicación. 

Durante mucho tiempo, el mito fue visto de modo peyorativo por parte de la antigüedad grecolatina que discutía con sus temas a través de las explicaciones científicas y filosóficas, por lo que el mito adquirió un juicio de falsedad. Sin embargo, su origen oral fue mucho más fuerte y difundido a partir de versiones distintas. El mito se convierte en objeto de reelaboración de la literatura, ampliando sus exploraciones y sigue vivo dentro de la actualidad a través de la transmisión de las generaciones. 

Definición

De acuerdo a lo anterior, la definición de mito corresponde a un tipo de narración maravillosa que, en su mayoría, está protagonizada por seres fantásticos, dioses o héroes, y que ocurre fuera del tiempo histórico. El mito explica hechos específicos y da sentido a los interrogantes del ser humano frente al mundo. 

En otras palabras, el mito es un relato sagrado que contiene una gran carga simbólica y tradicional, y que hace parte del sistema religioso de una cultura, dado que allí son considerados como verdaderos. 

¿Cuál es la función del mito?

El mito, particularmente, trata preguntas existenciales del ser humano, dado que da explicación a la creación de los objetos, el origen de los seres, la muerte, el nacimiento, el bien, el mal, las tradiciones, los fenómenos, entre otros. Es así que incluye conceptos filosóficos de la cultura. En definitiva, el mito ofrece una especie de reconciliación entre los contrarios que permite ofrecer tranquilidad y armonía entre los elementos que trata. 

Es importante tener en cuenta que la función específica puede variar de acuerdo a la cultura a la que pertenece. De este modo, puede ser completamente explicativo para dirigirse al origen de aspectos, también está la función pragmática orientada a la participación como base estructural de procesos sociales explicando y marcando una línea genealógica, por ejemplo. Y la función de significado, en la que además de las explicaciones se ofrece un consuelo o tranquilidad al ser a partir de aspectos como la victoria, el sufrimiento y la muerte. 

Origen del mito 

El surgimiento y la caracterización principal del mito está dado a su intención y objetivo de presentar una explicación al origen del mundo y lo que está en la Tierra, razón por la que no se tiene una fecha definida sobre su nacimiento, pues fue adoptada por distintas tradiciones y comunidades a lo largo del desarrollo de la historia. Es así que el mito nace, en primera medida en forma de relato oral, es decir, era transmitido a través de la palabra hablada y sus detalles se han sometido a cambios con el paso de las generaciones y las regiones a las que ha llegado, razón por la que sus versiones evidencian modificaciones y alteraciones. 

El mito es una literatura primitiva que nace en los primeros pueblos, de manera que constituye una tradición como expresión literaria de las más antiguas conocidas en el campo de la literatura. 

Características del mito 

El mito como texto narrativo que busca la explicación de elementos, reúne una serie de características que son claves para su comprensión y distinción con la leyenda, subgénero con el que se le suele confundir. Estas son: 

Nace en la transmisión oral

El origen del mito se sitúa dentro de la oralidad, lo que produjo que, con el paso del tiempo, tuviese modificaciones y variaciones de acuerdo al conocimiento que se desarrollaba de generación en generación, aunque en esencia continuaba la misma historia. Con el surgimiento de la escritura, el mito pasa a ser una forma literaria que empieza a reproducir en mayor cantidad sus versiones. 

Validez dentro de la cultura

Los mitos no son comprobables, de manera que sólo son verdaderos dentro de una cultura y en este sentido, dan explicación a fenómenos que les permiten poder transmitir valores, conceptos, creencias y otra serie de aspectos a las generaciones que se aproximan. Es así que los mitos no tienen validez fuera de los sistemas de creencia donde se ubica. 

Relación ficción y realidad

En los mitos se acude con frecuencia a seres y hechos fantásticos o imaginarios, de manera que los personajes pueden ser también sobrenaturales o extraordinarios. 

Tema principal

El mito con frecuencia se remite a una pregunta existencial, de ahí que sus variantes nos permitan distinguir distintos tipos de mito, como veremos más adelante, en función del ente, objeto o figura a la que quiera hallarle explicación dentro de su marco cultural y religioso. Estos temas pueden girar alrededor de la creación de la tierra, el nacimiento, la muerte y otros aspectos fundamentales. 

Estructura del mito 

Como parte del género narrativo, el mito comparte la estructura central, sin embargo sus elementos varían de acuerdo al subgénero. En este caso encontramos que su estructura está formada por:  

Introducción

Es el inicio de la historia en la que se presentan detalles y los personajes principales del tema que se va a tratar. Estos detalles permiten al lector ubicarse en un tiempo y espacio determinados sin ahondar mucho en el desarrollo de la historia como tal. La introducción de un mito presenta un avance general del lugar en el que suceden los hechos y adelanta algunos eventos. 

Que es un mito

Desarrollo 

También conocido como nudo, en esta parte del mito el autor profundiza en el mito como tal, dado que surgen una serie de acciones realizadas por los personajes principales y que, son determinantes en el curso de la historia. Son ejes que captan la atención del lector y en la que se muestran disputas y conflictos que se resolverán al final del mito. 

Estas situaciones son contadas de forma divida, concreta y corta sin ampliar detalles, esta será una de las características más importantes del mito. Sin embargo, no se debe dejar por fuera elementos importantes que van nutriendo el mito a partir de su contenido y objetivo. 

Desenlace

Es la parte final del mito donde las situaciones inmediatamente anteriores empiezan a desarrollarse para configurar la conclusión. En el caso del mito, el final puede ser abierto o cerrado, donde los antagonistas de la historia pueden resultar vencidos o los conflictos no llegan a ser resueltos en su totalidad, de forma que el público es quien tiene el final y lo crea a partir de la imaginación para definir el objetivo del mito. 

Elementos del Mito

Ahora que conocemos su estructura central, es importante identificar una serie de elementos que hacen parte de su formación y configuración, además de distinguirlo. Los elementos del mito son: 

El tiempo

Es la duración de los acontecimientos que tienen lugar dentro del mito, estos pueden variar y especifican si se trata de horas, semanas, días, siglos, épocas, etc. El uso del tiempo facilita la secuencia de las historias que se cuentan dentro del mito y la trama central, hace alusión al período en el que sucede. 

El lugar

Es muy importante que el mito describa el lugar en el que suceden los hechos y que, en este sentido, detalle el ambiente en el que se sitúan los personajes. A menudo el escenario de un mito es un mundo previo a la acción y la participación de los seres sagrados como los dioses. 

Los personajes

En el mito, la narración puede hacer referencia a animales, personas, dioses u otras figuras que toman partido de las acciones que se desarrollan en la historia y que pueden ser imaginarias o fantásticas. Los personajes del mito aparecen para dar vida al mundo que se dibuja en la narración y lo habitan, por lo que la historia puede girar entorno a sus aventuras y experiencias. 

Los personajes del mito pueden ser héroes, dioses, semidioses, gigantes, entes de la madre naturaleza, seres monstruosos como cíclopes, seres mitad humanos mitad animales, entre otros. 

Tipos de mito 

Hasta la actualidad, se ha podido identificar una gran variedad de tipos de mito, entre ellos encontramos los siguientes: 

Mito cosmogónico

Buscan explicación para la creación del mundo, razón por la que son más conocidos y que han logrado una amplia producción. Sus temas más frecuentes están relacionados con la existencia de una raza de gigantes, los titanes, el origen de la tierra en un océano, dioses y una población primitiva en la Tierra. 

Mito antropológico

Se sostiene sobre la explicación del origen del ser humano que es creado desde la materia, sea esta un animal, arcilla, una planta, polvo, etc. Son los dioses quienes le enseñan al ser humano a vivir en la tierra. Este tipo de mito contiene varios elementos del mito cosmogónico pero, enfocado en el humano. 

Mito teogónico

La explicación de este tipo de mitos se desarrolla en el origen de los dioses, de manera que explica el nacimiento de estos y también de los semidioses. 

Mito etiológico

Son mitos que buscan la explicación del origen de otros seres además de los humanos, de forma que también vinculan el nacimiento de las cosas, de las instituciones y de las técnicas. Este tipo de mitos también puede explicar situaciones sociales, políticas y religiosas según su contexto y los elementos que incluya. 

Mito fundacional

Es un tipo de mito que explica la fundación de las ciudades, las cuales son realizadas por la voluntad de los dioses. 

Mito moral

Estos mitos se enfoca en la explicación y el funcionamiento del bien y del mal, enfocados fundamentalmente en su existencia y origen. 

Mito escatológico

Son aquellos mitos que tratan acerca del fin del mundo y se dividen a partir del elemento de la naturaleza que sea el destructor del mundo, ya sea el agua o el fuego. A menudo suele hablar acerca de un aumento de frecuencia de los eclipses y otros fenómenos como los terremotos y catástrofes naturales, como el Apocalipsis. 

Caracterisitcas de un mito

¿Cómo escribirlo? 

 La construcción de un mito implica no solo tener en cuenta las características que hemos visto, sino también, una observación completa que nos permita crear un texto desde cero. Veamos cómo hacerlo: 

  1. Observar el entorno 

Realizar un mito, requiere realizar una observación primero a nuestro entorno más cercano, dado que de ahí tendremos la idea de que se explique un hecho universal. Para ello, será necesario que nos fijemos en elementos importantes dentro de la ciudad o el país en el que nos encontramos. Pensar en acontecimientos previos a la creación del ser humano a partir de lo que observas a tu alrededor. 

  1. Imaginar un mundo antes de 

Una vez se esté ubicado, pasamos a tomar las ideas que vayan surgiendo. Para ello es posible partir de una pregunta como, ¿Cómo se originó todo?, ¿Qué había antes de todo lo que observo? Intentar explicarnos el mundo y el origen de donde estamos a partir de una observación completa del entorno, nos permite encontrar muchas más respuestas para empezar a escribir. Es así que, a partir de este punto, intentaremos imaginar un escenario distinto desde el que surgió todo lo que vemos. 

Recuerda que los mitos alojan muchas posibilidades para encontrar una explicación a los fenómenos, de manera que las opciones son muchas, como dioses, extraterrestres, objetos de la naturaleza, etc. 

  1. Uso de elementos de discurso 

En la escritura de un texto como este, es necesario usar varios marcadores discursivos que hacen parte de la tradición oral, dada la relación del mito con esta forma de transmisión. Es por ello que es sumamente importante que se usen términos como “se decía”, “dicen”, “hubo en algún momento”, u otros elementos que guían la relación de tiempo. 

  1. Creación de los personajes

A menudo dentro de los mitos aparece un héroe que es quien impresiona dentro de la historia, un ser al que se admira aunque puede ser un ser real o ficcional. De acuerdo a tus intenciones, puedes incorporar distintos talentos y virtudes como superpoderes. También deben tener defectos y cometer errores, pues con frecuencia su osadía los lleva por caminos equivocados que deben enfrentar y de los que deben salir. Recuerda que las acciones de los personajes deben estar justificadas, es decir, se debe tener un motivo para que el personaje realice determinada acción. 

También puedes incluir personajes mágicos como por ejemplo dioses, monstruos, brujas, etc. Incluso puedes crear tus propios personajes de acuerdo a características de otros seres. 

  1. Modo de escritura 

Es muy importante que el mito esté escrito en un lenguaje directo y sencillo, de forma que sea fácil de comprender y de leer para cualquier tipo de público. Incluso, teniendo en cuenta el uso de elementos discursivos, puedes intentar imitar la forma en la que están escritos los mitos más conocidos para imprimir a tu mito este mismo valor y aumentar su reconocimiento. 

  1. Incluir una enseñanza 

Una gran parte de los mitos explican no sólo el origen de las cosas, sino también las razones por las que una comunidad o pueblo adopta un tipo de conducta en particular en relación con una experiencia o situación a la que se enfrentó en el pasado, por ello, algunos mitos declaran una enseñanza en los modos de comportamiento. Puedes considerar agregar una moraleja que resalte, por ejemplo, acciones de bondad y la recompensa que obtienen, o las acciones malas y los castigos que reciben. 

  1. Cierre del mito 

El mito termina una vez has terminado de explicar lo que deseabas responder o bien cuando el héroe haya llegado al fin de sus desafíos y en el curso, aprende la lección o llega a la moraleja que se buscaba. Con frecuencia el mito finaliza con una oración que relaciona el tiempo actual y concluye el por qué de lo que vemos hoy. 

Al finalizar sólo será cuestión de leerlo varias veces, evaluar la coherencia de las acciones que se realizan allí, corregir ortografía y analizar si al final se entiende el punto al que quieres llegar. 

Mitos más importantes

Uno de los más importantes y más conocidos en la literatura universal, pero también en la historia, es el mito fundacional de Roma por Rómulo y Remo, quienes son amamantados por una loba luego de que su madre los abandonara. Otros son el Popol Vuh, como mito de la creación de la tierra por los Mayas, 

Los mitos siguen siendo uno de los subgéneros narrativos más importantes debido a que responden imaginariamente a varias cuestiones humanas y existenciales, dándoles forma a partir de un texto en el que se sumerge también un conjunto de valores que tienen lugar en las culturas en las que nacen. Su contenido, los principios y razonamientos reflejan características de la zona en la que se ubican.