Saltar al contenido

Novela – Qué es, Cuál es su función, Características y Cómo escribir una novela 

¿Qué es una novela?

La novela se trata de uno de los subgéneros más importantes del género narrativo y junto al cuento, uno de los más representativos de este campo de la literatura. Su desarrollo y enriquecimiento a través de los años, ha arrojado una gran cantidad de obras esenciales para la literatura universal, con autores de diferentes zonas del mundo que han hecho grandes aportes a este subgénero en particular, destacando su importancia y prestigio. 

Conoce aquí la información completa de la literatura

La novela es una obra literaria que está escrita en prosa y se enfoca en la narración de acontecimientos reales o ficticios, alcanzando una extensión determinada, lo que le permitirá dar una mayor intensidad de tiempo a la narración central a través del espacio para aumentar su continuidad. 

Significado 

El término -novela-, procede de novella en italiano, el cual hace referencia a “noticia”. Es así que el término se ha usado principalmente para denominar a las obras de la literatura que son desarrolladas en prosa y que narran acciones reales o ficcionales. De ahí que se le considerara en sus inicios como el relato novelesco, procedente de la antigüedad grecolatina y que se empieza a desarrollar fundamentalmente en la Modernidad. 

Definición

Una novela se define como una narración literaria que suele ser de carácter ficcional en la que aparecen una serie de acontecimientos que son prolongados en el tiempo, razón por la que puede alcanzar un curso más o menos extenso. Uno de los aspectos más importantes de la novela, tiene que ver con que su trama es de mayor complejidad que otros textos, como por ejemplo el cuento, dado que suele tener varios personajes protagónicos y su punto de narración puede variar. 

A menudo se suele usar el término novela para referirse a un acontecimiento como una mentira, un embuste, señalando principalmente su facultad ficcional en el habla cotidiano. Es así que la novela se ha considerado como uno de los subgéneros narrativos que mayor logra reflejar las complejidades de la vida de los seres humanos, dado que su curso toma, en gran parte, años de la vida de personajes en las que se evidencian condiciones humanas. 

¿Cuál es la función de la novela?

El objetivo de una finalidad depende sustancialmente de la intención del escritor, dado que puede o bien tener la finalidad de difundir vivencias, ideas, preguntas o deseos del autor para influir o plantear un aspecto clave en la sociedad a partir del público al que se dirige. Por otro lado, otro de los objetivos puede estar enfocado a la difusión de costumbres, estilos de vida y proyectos de vida de un grupo social en específico, teniendo en cuenta la época, es decir, el tiempo en el que transcurre la historia. 

Origen de la novela 

La novela nace en Grecia y Roma entre los siglos II a.C y el siglo III d.C, sin embargo se tiene conocimiento de textos narrativos que hacían parte de la tradición oral en épocas previas en Sumeria, especialmente. Inicia el interés en el carácter humano, el cual empieza a aparecer dentro de las obras de literatura y dejará una gran cantidad de producciones, entre las cuales se encuentran varias divisiones, donde están las novelas románticas y las novelas de viaje que más tarde evolucionarán a otras categorías. 

La novela de Genji o también conocida como Genji Monogatari, es una de las obras literarias más antiguas de la historia y a la que se le considera como una novela clásica dentro de la literatura japonesa y precursora del subgénero narrativo de la novela. Hacia los siglos XI y XII empiezan a surgir los autores del romanticismo en Occidente, quienes se van a dedicar a escribir narraciones de ficción en verso y llevan su nombre dado que la escritura se hacía en lengua romance. Los temas más frecuentes de estas producciones serán la caballería. Para el siglo XIII aparecen las primeras novelas del modernismo occidental como Blanquerna y Féliz o el Libro de las maravillas y otra serie de textos de menor extensión

Con el surgimiento de la imprenta en el siglo XVI inicia la comercialización de las novelas y su incremento de producción sugirió la necesidad de organizar las obras literarias en tipos de novela, como lo veremos en un momento. 

Origen de la novela 

Características de la novela 

Este subgénero de la narrativa incluye recursos como la descripción, el diálogo, los monólogos, la epístola y varios otros recursos de escritura que permiten enriquecer la historia de los personajes, cuidando siempre de la estética de las palabras, el desarrollo de los personajes y los escenarios en los que ocurren los hechos. 

Algunas otras características de la obra novelesca son: 

Escritura en prosa

A diferencia de otros textos narrativos, la novela no se escribe bajo la estructura poética, sino que se usa la prosa, un formato o forma de escritura no cuenta con una medida específica, se desarrolla de forma más natural y se desprende de cadencias determinadas. 

Contenido verosímil

Dentro de las temáticas que aborda la novela, siendo estas de carácter ficcional o real, se caracteriza porque los hechos son planteados de forma verosímil, es decir, existe la posibilidad de que surja y es creíble para el lector. Esto se debe  que las relaciones y los personajes pasan por acontecimientos posibles que dan coherencia a los hechos que recrean. 

Diversidad de elementos

Es otra de las claves de la novela, dado que puede llegar a contener diversos aspectos en un mismo texto, razón a la que debe su complejidad y el hecho de que pueda considerarse de carácter abierto. Es precisamente esta característica la que permite que el escritor pueda incluir varios elementos de los personajes con fragmentos de otras historias, cruce de acontecimientos y aventuras, saltos en el tiempo u otros recursos de la narración que enriquecen la historia y que diferencian la novela de otros tipos de texto en el género narrativo. 

Importancia en los detalles

Otro aspecto importante es la carga connotativa que tiene la novela, dado que en ella los detalles suelen tener una gran relevancia, incluso las palabras y los diálogos son fuente de interpretación para el lector, así como el escenario en el que ocurren los hechos. 

Descripción de los personajes

Además de la multiplicidad de personajes que pueden aparecer en la novela, el autor describe a cada uno de ellos arrojando características entorno no sólo a su apariencia física, sino también a su personalidad y psicología, de forma que aumenta la credibilidad de la historia y el conocimiento del lector para adentrarse a la historia. Esto, sumado a los diálogos, revela aún más de los personajes. 

Extensión del texto

La novela supera la extensión que tendría un cuento, sin embargo, también están las novelas cortas, las cuales tienen una duración cercana a la de un cuento. Para diferenciarlas es clave tener en cuenta los elementos, el curso de los acontecimientos y otras características novelescas que permitan diferenciarlo, dado que la extensión puede variar. La novela puede leerse a lo largo de una mayor cantidad de tiempo y su complejidad es mayor debido a las exploraciones variadas en las que se divide. 

¿Cuáles son las Partes? 

Debido a la gran variedad de formatos que puede llegar a tener la novela, como veremos en un momento en los tipos de novela, la estructura y sus partes, también puede sufrir variaciones de acuerdo a la intención del autor. 

Las partes de este subgénero de la narrativa se dividen principalmente en los elementos narrativos, que son: 

Introducción

Se plantea el comienzo de la historia. Aquí el autor anuncia el tema o bien presenta a los personajes desarrollando acciones o situaciones en las que procede a realizar descripciones físicas y psicológicas en un ambiente determinado que, en la mayoría de los casos, tendrá una gran importancia en el curso de la historia. 

Nudo 

Es la zona central de la historia en la que el curso de los hechos iniciales han conducido al clímax que crece en esta parte. Aquí tienen lugar acontecimientos como conflictos, problemas, obstáculos, malentendidos y otros momentos clave hasta alcanzar el punto más alto. 

Desenlace

La parte final de la historia empieza a desarrollarse con la resolución de los conflictos planteados en el nudo de la novela luego de haber alcanzado su punto máximo. Es así que se desarrollan situaciones agradables o desagradables para los personajes de la historia y conducirán a la finalidad planteado por el escritor con las situaciones que se generan. 

función de la novela

Elementos esenciales de la novela

Los elementos principales de la novela son:

Narrador

Particularmente en la novela, pueden aparecer uno o varios narradores dentro de los acontecimientos. Estas figuras serán las encargadas de ir contando la historia y el curso de los hechos. Los narradores pueden ser testigos dentro de la narración, pueden ser sus mismos protagonistas e incluso pueden no estar dentro de la misma historia. 

Personajes

Dentro de la novela aparece un número mayor de personajes, quienes desarrollan las acciones y son sus vidas o experiencias las que se cuentan dentro del texto. Los personajes, como mencionamos, tienen la facultad de ser también los narradores de la novela.  

Diálogos

Son muy importantes dentro de la novela, son las transcripciones de las conversaciones que tienen los personajes en sus distintos momentos. En estas apariciones, el narrador no interviene para contar sino que son dichos directamente desde los personajes. 

De otro lado están: 

Acción

Se construye a partir de la narración de los acontecimientos, donde va alcanzando sus puntos máximos para encontrar, posteriormente, una resolución dentro del mismo texto. En el curso de las acciones el ritmo puede variar en cadencia y velocidad, se debe mantener la coherencia dentro de las transiciones para dar continuidad correctamente a los acontecimientos y no dar lugar a contradicciones o desconexiones de tiempo. 

Marco escénico

Se trata del ambiente físico en el que se desarrollan los acontecimientos, los cuales deben ser debidamente descritos por el escritor para que el lector pueda hacer imágenes mentales del lugar en el que se encuentran los personajes y gran parte de sus condiciones. Es uno de los elementos más importantes para la novela, dado que en estos escenarios surgen las historias y el curso de los hechos. Debe tener una gran importancia. 

Tipos de novela 

Tipos de novela 

Uno de los aspectos más importantes de la novela, está relacionada con que puede llegar a tener una gran cantidad de formas y por ello, sus clasificaciones son muy variadas dentro del mundo literario. Sin embargo, en su proceso de desarrollo, se han logrado destacar una lista de tipos de novela que hoy son conocidos en todo el mundo. 

Estos son: 

Novela corta

Como su nombre indica, se trata de una narración que posee las mismas características de una novela pero se diferencia en su longitud, a menudo se le suele confundir con el cuento. Aunque la extensión es menor, contiene una trama central y la presencia de varios personajes sobre los que giran las subtramas o tramas secundarias. 

Novela de aventuras

Es uno de los tipos más importantes de la novela, donde la historia narrada dentro de su estructura de inicio hasta el fin, está basada en un acontecimiento vital de un personaje relacionado con un viaje. Se caracteriza porque en el curso del texto, tienen lugar una serie de eventos que, al final de la novela, el personaje no es el mismo y transforman varios aspectos de su propia persona. 

Novela policial

En los últimos años ha sido una de las más importantes. Una novela policial está asociada principalmente a la resolución de crímenes, de forma que sus personajes, especialmente sus protagonistas, suelen ser agentes de la policía, personajes con cargos ante la ley, detectives, entre otros. 

Novela de ciencia ficción

Otro de los tipos de novela que tiene una gran cantidad de referentes es la ciencia ficción, en esta categoría los autores exploran distintas posibilidades de realidades, donde pueden mezclar aspectos como la tecnología, conocimientos científicos, avances, etc., que impactan la vida de los seres humanos y proponen nuevas opciones basadas en la invención. 

Novela fantástica

Este tipo de novela se especializa en desarrollar un mundo posible que es construido a partir de la imaginación, en el cual están en auge reglas propias de este escenario, así como también aparecen criaturas completamente diferentes a las del mundo real como lo conocemos. 

Novela realista

A diferencia de la novela de ficción y la fantástica, este tipo de novela está centrada en acontecimientos que son ambientados dentro del mundo real, donde no hay presencia de figuras sobrenaturales ni criaturas mágicas. 

Novela romántica

Las novelas de este tipo giran entorno a acontecimientos de carácter amoroso y sentimental de personajes, quienes serán los protagonistas de la historia. En esta categoría también se suele incluir el erotismo como uno de sus ejes más importantes. 

Novela de terror

La literatura de terror, como también se suele conocer pues actúa dentro del subgénero novelesco, se extiende en relatos de terror que incluyen personajes o entidades monstruosas y sobrenaturales sobre las que no se tiene conocimiento y son causantes del miedo de los personajes, pasándolo también a los lectores. 

Novela psicológica

Son un tipo de novelas que apuntan a temas con tramas de carácter existencial y trascendental, las cuales pueden ambientarse en un acontecimiento o serie de eventos específicos que las fomentan. 

Novela epistolar

Este tipo de novela expresa la historia desde la reproducción de cartas, aunque también suele vincular la revelación de diarios, correos electrónicos y una otra serie de contenidos de correspondencia que suceden entre los personajes de la novela y que dirigen el curso de los hechos. 

Novela de caballería

Este tipo de novela es uno de los más antiguos e importantes dentro de este campo narrativo. Se caracteriza porque se enfoca en la vida de un caballero perteneciente al medioevo del continente europeo y con él, aventuras y acontecimientos por los que pasó victorioso. 

¿Cómo escribir una novela?

Ahora bien, escribir una novela no es un proceso sencillo, pues además de tener en cuenta los puntos anteriores, todo lo demás corre por cuenta del escritor. Es por ello que hemos reunido una serie de puntos que se deben tener en cuenta para iniciar: 

  1. Conoce e investiga  

Escribir una novela implica tener varios elementos en cuenta previamente, como la trama central en la que se enfocará la historia y la cual conducirá hasta el final. Sin embargo, tener todo esto en claro parte de la creatividad y los intereses personales del autor. Es por ello que en principio se debe conocer muy bien del subgénero e investigar previamente datos clave para la verosimilitud de la novela. 

Recuerda que escribir una novela, requiere haber leído algunos textos de este tipo, pues de esta forma tendrás un mayor conocimiento acerca de las posibilidades que puedes implementar y enriquecer tu obra. 

  1. Plantea la idea 

Ahora bien, el siguiente paso está orientado a la construcción y planteamiento de la idea, que, en muchos casos, ya está establecida por el escritor. La idea central será el centro de giros de la trama y desde donde aparecen los personajes principales, los escenarios y demás. Entorno a ello, debes consultar los datos precisos y ponerlo como punto de referencia para guiar el camino de la historia. 

  1. Establece la voz narrativa 

Recuerda que en subgéneros como la novela, la voz narrativa puede estar situada en uno de los personajes, en primera, segunda o tercera persona, pero no necesariamente el protagonista es quien narra su historia. Prueba jugar con otorgarla a otros personajes, puedes descubrir grandes tesoros a medida que escribes. Es crucial prestar atención a quien narrará la historia, sobre todo cuando está dentro de los personajes, pues tiene características particulares en el modo de contarla que debes tener en cuenta y evaluar si cumplirá con el objetivo. 

Ten en cuenta que el narrador puede saber mucho de la historia, puede intervenir en ella y puedes elegir el punto de vista desde el que se narra, pues esto ejercerá gran influencia en el lector. 

  1. Define los personajes

Hecho lo anterior, es momento de definir quiénes serán los personajes y sus características más importantes. Cada uno de los personajes es muy importante, por ello debes identificar aspectos biográficos, preferencias, edad, procedencia, gustos, formas de relación con otros personajes, actividades diarias, entre otros datos clave que les permiten tener una forma de desenvolverse en la historia. 

  1. Explora sub-tramas posibles

Gran parte de la magia de la novela se nutre a partir de las historias pequeñas que suceden en torno a una trama central, como sucede si miramos nuestra vida diaria. Se trata de tramas secundarias que tienen lugar y que funcionan para fortalecer la trama central, explicar algunos acontecimientos previos o que nutren la caracterización de los personajes. Para encontrarlas, puedes fijarte en la vida de los personajes que has detallado previamente. 

  1. Examina momentos clave 

La historia que vas a plantear debe tener situaciones o eventos que desencadenan cambios en el giro de la historia y que son claves para cada uno de los personajes, pueden ser muertes, partidas, cambio de modo de vida, entre otros. Lo ideal es que una novela cuente con cerca de tres sucesos como estos para la resolución final y que tengan coherencia con la historia que se está narrando. 

  1. Prepara el final 

En muchos casos, los escritores tienen claro el final de su novela, pero la exploración detallada de los personajes, el curso de la trama y otros aspectos pueden influir en el proceso final. Es por ello que es necesario tener un punto de partida de la acción final, afinando detalles que consideras que deben quedar en claro para cerrar la historia. Asegúrate de elegir el final que encaje con todo lo que venía sucediendo en la historia, un encuentro, un cambio de vida, un descubrimiento, entre otros eventos dependiendo de la historia. 

Es importante tener en cuenta la importancia de mantener la atención del lector para la escritura de una buena novela, donde haya equilibrio entre el curso de los eventos y los personajes. Evita el exceso de giros inesperados y procura que los que existan tengan coherencia con la historia central, aterriza el camino y no te desvíes demasiado, pues se trata de una trama central sólida. Y recuerda escribir borradores y revisar constantemente. 

Autores y obras más importantes 

Entre las obras y autores más importantes de este subgénero narrativo, encontramos Rayuela de Julio Cortázar, Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes, Crimen y castigo de Fiódor Dostoievski, Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, Por quién doblan las campanas de Ernest Hemingway, Madame Bovary de Gustave Flaubert, El proceso de Franz Kafka, entre otros. También están otros autores representativos como Mario Vargas Llosa, Rómulo Gallegos, Fernando Vallejo, Carlos Fuentes, Juan Carlos Onetti y Juan Goytisolo. 

En la actualidad la novela sigue siendo uno de los textos de la narrativa más importante y por ello, la producción de este tipo de textos no ha cesado con el paso del tiempo. Sigue con gran fuerza otorgando historias diversas que atrapan a un público muy variado.