Saltar al contenido

Modernismo literario: características del movimiento, origen y autores principales

¿Qué es el modernismo en la literatura?

Se trató de un movimiento literario que se caracterizó por sostener una rebeldía creativa importante en su desarrollo literario, así como un tinte que muchos criticaron de narcisista. Uno de los ejes centrales de su irrupción tuvo que ver con la renovación del lenguaje que plantea para la posteridad, donde tras su extensión permite que los autores latinoamericanos tengan el espacio para influir de forma importante en la continuación de su evolución.

modernismo en la literatura

El modernismo es considerado el primer movimiento literario de hispanoamérica que logra romper las fronteras y empezar a formar su propia escuela, lo que más tarde representó el primer logro para consolidar una literatura propia que exponía principalmente su capacidad de incentivar la reflexión a partir de su propia realidad.

Aquí puedes conocer más sobre los movimientos literarios

Origen del modernismo literario

El nacimiento del modernismo tuvo lugar hacia el año 1880 en el campo de la poesía, razón por la que se distinguió particularmente este movimiento como una corriente poética. El término si bien fue empleado para designar a varios movimientos no solo literarios sino artísticos en general, se tomará en el campo de la literatura en Chile en el momento en el que el escritor Rubén Darío expone en la Revista de Artes y Letras usando el término “modernismo” para referirse a la tendencia poética y renovadora de los escritores en Hispanoamérica.

De esta manera, el término fue empleado principalmente para denominar una revolución literaria que se oponía a la tradicional criticado por haber caído en espacios que no tenían una expresión fresca. Así, el modernismo se convertirá en sinónimo de un nuevo momento para la literatura en el que emergen la expresión del ser humano, la anarquía y la libertad.

Es de reconocer que varias corrientes de la literatura, hasta entonces, influyen en el surgimiento del modernismo, además de realizar importantes aportes, como lo son el simbolismo, el impresionismo, el romanticismo, entre otros.

Aunque si bien en América Latina se habían trabajado otros movimientos literarios, que de hecho eran herencia de los nacientes en Europa, es el modernismo el primer movimiento consolidado en desarrollarse en este territorio y que además reivindica el lugar de la literatura latinoamericana con su propio espacio universal.

Desarrollo del modernismo en la literatura

Pasemos a revisar algunos puntos esenciales sobre cómo se empieza a construir la literatura modernista. Partiendo de que este movimiento fue principalmente poético, debemos considerar que a nivel de estructura en los versos y en la prosa, existe una irrupción relacionada con la tradición.

En su búsqueda por la renovación y el rompimiento de lo marcado, los poetas modernistas se interesan por manejar un verso libre, donde se liberan de la métrica y de la rima en sus creaciones. Este será uno de los puntos clave que más tarde será determinante para el desarrollo de lo que se conocerá más adelante como antipoesía y poesía conversacional. Asimismo, también se mostraron cambios en el lenguaje con la incorporación de palabras que no se habían considerado poéticas, incluyendo latinismos y galicismos.

Temas centrales del modernismo

Son varios los ejes que se mueven en el desarrollo literario, sin embargo, es posible definir dos caminos importantes sobre los que se construyen, a la vez, nuevas temáticas de escritura. Así, de un lado está el anhelo de recrear una armonía y perfección, y de otro una preocupación por hallar las raíces para el desarraigo.

En este sentido, aparecerán temas como el amor y el erotismo donde se refleja una idealización tanto del sentimiento como de la mujer amada. El lenguaje, también formal y culto, evade la realidad tanto del tiempo como del espacio, lo -hispano- se convierte en un antecedente de valor y una fuente para la búsqueda de la armonía, el poeta busca la soledad, hay un rechazo hacia la sociedad, también un hastío de la vida acompañado de angustia y nostalgia.

Características principales del modernismo como movimiento

Veamos a continuación las características más importantes del movimiento que nace en Latinoamérica y que será crucial para el desarrollo de la literatura en la posteridad, donde empieza a extenderse a partir no solo de la poesía, sino también a través de otros géneros literarios:

Rechazo a la realidad cotidiana

El modernismo poético asume una posición de rechazo a la cotidianidad, donde el autor tiene la posibilidad de huir no solo de su propio espacio, sino también de su tiempo. Es así que muchos de los poetas de este movimiento literario escribirán bajo ambientes lejanos y lugares exóticos.

Búsqueda de la libertad

Uno de los ejes con los que el modernismo coincide con el Romanticismo, es el de la búsqueda de la libertad, pues aboga por esta lucha en el proceso de fracturar las normas clásicas que habían estado impuestas desde el pasado. Así, los poetas modernos en sus obras se rebelan en contra de las tradiciones presentando nuevas formas que creen un nuevo espacio para ellos a través de formas principalmente experimentales.

Lenguaje culto

Otro de los elementos clave del modernismo poético es el cuidado de los autores con el uso del lenguaje, pues los poetas eligen términos y palabras que tienen una importante carga retórica que añaden el tinte culto a sus obras. Así, los autores se preocupan por presentar una obra de calidad que refleja la perfección y la formalidad con el uso del lenguaje.

Musicalidad en la poesía

Un aspecto central de la composición poética tenía que ver no solo con la creación de piezas estéticas, sino también con los tintes musicales y el ritmo que alcanzaba el poema en su creación. El poeta usaba recursos como la sinestesia y la aliteración para crear sus poemas, además de inspirarse en estrofas clásicas con una sonoridad particular.

Carácter rebelde

Uno de los rasgos más importantes de este movimiento tiene que ver precisamente con la actitud de rebeldía ante la vulgaridad del burgués. Así, empiezan a desarrollarse textos, por ejemplo El Rey Burgués de Azul, escrito por Rubén Darío, en el que se evidencia cómo el poeta no es comprendido por el burgués y cómo este se reduce a la marginación. Sin embargo, también estarán presentes con frecuencia temas atrevidos y hasta eróticos con los que incomoda la trabajada cursilería del burgués.

Rompimiento de las corrientes

El modernismo es un movimiento que logra irrumpir con las corrientes literarias que se estaban desarrollando y lo hace a partir de parámetros que se oponen a ellos, además de ser también una contraposición con las corrientes del pasado. Sin embargo, es necesario considerar que este movimiento también se va a nutrir de otras vertientes como el simbolismo y el posromanticismo, pues coinciden en la búsqueda de renovar la musicalidad poética.

Imposibilidad de generalización

Cuando se realiza un análisis sobre los poetas del modernismo de manera individual, se evidencian importantes diferencias a partir de sus propias experiencias e ideologías, lo que dificulta una generalización e identificación de puntos amplios compartidos. Esto se podrá ver en dos casos en concreto, por ejemplo. De un lado Rubén Darío rechaza la burguesía bajo un tinte de evocación a la España Imperial, mientras que en José Martí aparece este rechazo pero al imperialismo tanto español como el de Norteamérica, siempre en búsqueda de un acercamiento entre Latinoamérica y los ideales bolivarianos.

Multidisciplinariedad

Como mencionamos, si bien el modernismo se desarrolló principalmente en la poesía, poco a poco logra tener importancia no solo en otros géneros de la literatura, sino que también tendrá contacto con otras manifestaciones del arte entre las que encontramos la pintura y la arquitectura, por ejemplo.

Características del modernismo

Autores más importantes del modernismo

Durante el desarrollo de este movimiento, autores de distintas regiones del continente, en especial de Latinoamérica, serán mucho más visibles. Entre ellos encontramos autores como Leopoldo Lugones, Enrique Larreta de Argentina, de Bolivia Ricardo Jaimes Freyre, de Chile Pablo Neruda, Carlos Pezoa Véliz, de Colombia José Asunción Silva, Guillermo Valencia Castillo, de República Dominicana Manuel de Jesús Galván, de Costa Rica Lisímaco Chavarría, Rafael Ángel Troyo, de Cuba José Martí, Julián del Casal, de Ecuador Arturo Borja, Humberto Fierro y Ernesto Noboa y Caamaño, de México Amado Nervo, Manuel Gutiérrez Nájera, José Juan Tablada, de Nicaragua Rubén Darío, Alfonso Cortés, de Perú Manuel Gonzáles Prada, Aurora Cáceres, entre otros de países como Uruguay y Venezuela.

En España también resaltaron personalidades, que por su parte, mostraban sentimientos nacionalistas y que tuvieron influencia del continente americano, como Antonio Machado, Juan Ramón Jimpenez, Ramón María del Valle-Inclán, Eduardo Marquina, Alejandro Sawa, Francisco Villaespesa, Ricardo Gil, Alberto Álvarez de Cienfuegos, Tomás Morales Castellano, Manuel Machado, Alonso Quesada, entre otros.

Es necesario tener en cuenta que los rasgos del modernismo tuvieron una gran influencia e incluso, siguen trabajándose en la literatura actual. Muestra de ello es el interés llevado a áreas como el esoterismo, pues en la actualidad sigue motivando la atención en esferas sociales y políticas, por ejemplo. Por otro lado, también continúan algunos otros intereses como la existencia, el sentido de la vida, el destino y la muerte, entre otros.

Muchos investigadores coinciden en que si bien el modernismo fue poético principalmente, también logró ir más allá y tocar otros géneros literarios como el teatro, la novela y otros espacios artísticos en los que refleja la expresión latinoamericana.