Saltar al contenido

Chiste: qué es, origen, características principales, estructura y más

¿Qué es el chiste?

El chiste, también conocido en distintas zonas como chascarrillo, se trata de una de las expresiones orales más importantes de la literatura, transmitida de generación en generación y viva hasta la actualidad. Consiste en un tipo de narración oral, relativamente corta, que es creada con el fin de suscitar la risa, de manera que se basa en una construcción humorística y graciosa.

chiste

Se distingue de otras manifestaciones orales de la literatura porque no tiene la intención de enseñar sobre algún tema, moralizar o advertir, sino que su objetivo principalmente consiste en divertir a quien lo escucha. Es importante tener en cuenta que si bien en principio se trata de una expresión oral, también es posible encontrarlo en otros formatos a través de la escritura y los gráficos en la actualidad.

Aquí puedes conocer más sobre la literatura oral

Origen del chiste

Si bien sabemos que las expresiones de la literatura oral existen desde tiempos remotos, el chiste es una de las manifestaciones que cuenta con registros datados en la Antigua Grecia, pues de hecho se realiza una compilación de chistes llamado Philogelos, considerada la recopilación más antigua.

Más tarde se encuentran recopilaciones de chistes en España hacia los siglos XVI y XVII en el entorno cortesano, cultivados por poetas que realizaban chistes con el fin de divertir. Más adelante toman el nombre de sales o facecias en el siglo XVIII al escribirse esta vez en verso y empezar a aparecer en publicaciones de libros e incluso en otros campos como la prensa.

De este modo, el chiste empieza a desarrollar un papel importante en el campo literario y en la comunicación, haciendo su aparición como un elemento clave de entretenimiento y formando parte de la producción de una gran variedad de escritores, razón por la que empieza a extenderse rápidamente.

Características principales del chiste

Este dicho gracioso ha sido uno de los elementos más cultivados a lo largo de la historia de la humanidad y continúa su vigencia con el paso de las generaciones. Es por ello que a continuación veremos una serie de rasgos importantes que nos permiten distinguirlo de otras manifestaciones:

Intención del chiste

En general, como hemos mencionado, el principal objetivo del chiste es la comicidad. En este sentido, toda la construcción del chiste apunta a hacer reír a quien lo escucha, de acuerdo al contexto, la región, idioma, etc. Un chiste puede considerarse bueno o malo en la medida en la que logra su cometido, sin embargo, esto puede variar en función del contexto o la interpretación.

Beneficios para la salud

Otro elemento importante que no podemos dejar de lado acerca del chiste, tiene que ver con los beneficios que implica para la salud. El acto de reír es capaz de promover la secreción de adrenalina para potenciar procesos como la creatividad y la imaginación, contribuye a combatir la depresión, la preocupación y la angustia, permite la segregación de endorfinas beneficiosas para el cerebro, implica la musculatura de diferentes partes, entre otros.

Presencia de estereotipos

Uno de los rasgos más distintivos de los chistes, en particular en épocas recientes, ha sido la presencia de estereotipos comunes en ellos. Este aspecto aplica un conjunto de ideas que se le atribuyen a distintos grupos de personas, apelando así a una identidad estereotipada que suele observarse en los chistes tendenciosos o chistes agresivos, que veremos más adelante.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que no todos los estereotipos que se encuentran en los chistes son negativos, pues existen algunos que destacan valores y virtudes. En general, podemos encontrar estereotipos de género, de etnia, de regiones o naciones, de profesiones, conductas, entre muchos otros más.

Uso de recursos

Los chistes pueden estar compuestos por una gran variedad de recursos, entre ellos podemos encontrar discursos un poco más extendidos o bien composiciones muy cortas. Así también es posible encontrar elementos como la parodia, la ironía, la burla, el juego de palabras, asociaciones, comparaciones, entre muchos otros.

Estructura del chiste

El chiste ha cambiado su formato, contenido y linealidad con el paso del tiempo, pues los creadores de este tipo de expresiones también intentan dejar su propio estilo en él. Sin embargo, es posible identificar dos elementos importantes que definen su esquema, así, encontramos los siguientes:

Introducción

Es la parte inicial del chiste. Quien narra el chiste puede empezar a abordarlo de distintas maneras que le permitan empezar con una corta contextualización de la situación sobre la cual se basa la historia. De este modo, inicia con la narración.

Contenido

En esta parte encontramos todo el contenido e información de la situación. Luego de una contextualización de la situación muy corta, el narrador procede a contar el chiste a través de una gracia que conectada con la introducción, genera una situación graciosa que provoca la risa de quien lo escucha.

Tipos de chistes

Tipos de chistes

De acuerdo a la temática que aborde un chiste, es posible identificar varias modalidades o categorías en las que podemos clasificarlos. De este modo, podemos encontrar los siguientes tipos de chistes:

Chiste inocente

Se caracteriza por ser una composición que encuentra un fin dentro de sí mismo y suele estar estructurado por un juego de palabras, de manera que quien escucha solo debe hacer un proceso de abstracción de la información que se le ofrece. Se les conoce a menudo como chistes blancos y carecen de cualquier tipo de ofensa verbal al público o en su contenido.

Chiste tendencioso

Es visto como un tipo de chiste hostil que se caracteriza principalmente por tener un contenido erótico, obsceno y en algunos casos hasta agresivo. Es así que podemos encontrar chistes tendenciosos de distintos grados de vulgaridad que pueden contener temas sexuales. También se les conoce como chistes verdes o chistes rojos.

Muchos de estos chistes pueden burlarse, entre otras cosas, de discapacidades o limitaciones físicas o mentales, enfermedades, padecimientos considerables e incluso se pueden burlar de la muerte, razón por la que uno de sus grados es llamado humor negro o chiste negro.

Chiste de doble sentido

Muy cercanos a los chistes tendenciosos, son creaciones basadas generalmente en relatos que cuentan con un significado no aparente o anécdotas, las cuales están disfrazadas a través de palabras ambivalentes. Con frecuencia son chistes que apelan a elementos sexuales o eróticos, aunque no es una condición total.

Chiste político

Este tipo de chiste reúne todos aquellos que narran aspectos que se relacionan con el área de la política, ya sea con la política nacional directamente, o bien con elementos de la política internacional. En este sentido, pueden apelar a situaciones en concreto o bien a personalidades que han sido reconocidas en distintos períodos de tiempo en el marco político.

Chistes de estereotipos

Como mencionamos, uno de los rasgos más frecuentes en la creación de chistes en la actualidad, es la incorporación de estereotipos, basados fundamentalmente en el género, la raza, la ocupación, la zona de origen, etc. En este sentido, es posible que se desarrollen chistes sobre estereotipos de acuerdo a las culturas y la visión de cada una de ellas.

Consejos para escribir un chiste

Ahora bien, ¿Cómo escribir un chiste? Seguramente en este punto es posible preguntarse, de acuerdo a sus componentes, cómo crearlo. Pues bien, aquí encontramos tres elementos clave que debemos considerar en este proceso:

Identificar el interés del público

De acuerdo al público al que se dirija el chiste, es necesario consultar inicialmente su interés y no enfocarnos en lo que nos provocaría risa solo a nosotros. Es por ello que una recomendación clave es apelar a temas interesantes para el público del que tengan conocimiento y que generen el éxito del chiste.

Prueba revisando las temáticas identificadas con otros comediantes y las formas en las que desarrollan el chiste, allí es posible encontrar materiales de referencia que nos permitan continuar con la creación.

Estructuración del chiste

Como vimos, el formato del chiste puede tomar varios esquemas, pues siempre estará integrado el componente del estilo de quien lo crea. En este sentido, definir cómo va a ir nos permite identificar dónde irá el remate o el clímax de la narración. Es posible implantarlo como un cuento, hacer un chiste sumamente breve, ampliarlos a partir de una anécdota, etc.

Factor sorpresa

Este factor es quizá el elemento principal del chiste, pues para llegar a la comicidad y la sorpresa, el contenido no debe ser obvio o predecible, precisamente, para generar la reacción que se busca. En este sentido, el factor sorpresa puede recurrir a dos recursos clave, de un lado está la exageración de la situación o el elemento del que se esté hablando, y de otro, la ironía del hecho. Es posible sumar refuerzos como el tono de la voz, la imitación, entre otros que son indispensables para sorprender a la audiencia.

Si quieres conocer más acerca de otros tipos de expresiones literarias orales, tenemos una sección dedicada a ello en tipos de literatura. Recuerda que si estás interesado en seguir aprendiendo más del mundo literario, contamos con una sección completa dedicada a este campo artístico donde te contamos todo acerca de él.