Saltar al contenido

Pintura de Témpera – Carcterísticas, Evolución y Definición

¿Qué es Pintura de Témpera?

Una tempera tradicional,  es una pintura densa y pastosa, hecha con agua, pegamento animal o goma vegetal, un relleno de tiza para la opacidad y los pigmentos. Por ello, la tempera  no es pintura al huevo, ni tampoco la  témpera es encalado. 

Conoce la información completa de la pintura

La témpera es un término para la pintura que se dice que es un color diluido con agua y goma de borrar antes de que Jean de Bruges encontrara el secreto de la pintura al óleo, los pintores sólo trabajaban con témpera, se pintaba con témpera en paredes de yeso, en madera, en pieles, en lienzo, en papel grueso siempre y cuando la base no sea grasosa y no sea una capa fresca de yeso con cal. Esta pintura dura mucho tiempo cuando está cubierta y en un lugar seco.

Historia de la Pintura de Témpera

El témpera ha sido durante mucho tiempo la pintura dominante en los interiores europeos. Hasta la llegada de las resinas vinílicas y acrílicas, los artesanos pintaban los techos y paredes de las casas con témpera, comúnmente llamada por el nombre de un pegamento, el témpera de cola Totin. También lo llamaron “blanco gelatinoso”. 

Conozco a muchos pintores artesanos que pintaron en los años 60 con témpera. Rápidamente abandonaron el témpera al agua para las paredes, reservando el uso del témpera para interiores de armarios y techos, para pintar con resinas sintéticas, ya que la facilidad de aplicación y el secado de estas nuevas moléculas facilitaba mucho su trabajo. Poco a poco, el uso del témpera se convirtió en algo anecdótico.

De hecho, su uso fue desviado hacia el mobiliario a rehabilitar. Sin embargo, en muchos países europeos, la gente siguió pintando interiores con témpera (Suecia, Noruega, Europa del Este, ciertas regiones de Italia…) hasta que quedó anecdótico. Se utiliza de nuevo hoy en día porque el temple es una pintura completamente natural.

Tipos de Pintura de Témpera

El tempera  tiene un aspecto mate y polvoriento, rústico, similar al de la cal y se aplica con un gran pincel y la herramienta deja rastros de cuerda. Es una pintura cepillada y no alisada. 

Cuando un soporte no está adaptado a la cal, es más prudente aplicar una tempera. Así pues, una témpera  al agua puede aplicarse a la pintura vinílica o acrílica (después de lijar para hacer el soporte granuloso), a la cal, al papel pintado, al yeso, al mortero de cemento, a la piedra, a la arcilla cocida (ladrillo), a los muebles de madera en bruto. Por supuesto, una témpera al agua no puede aplicar a una superficie con base de aceite.

Característica de la Pintura de Témpera

La pintura de tempera tiene muchos componentes y el agente colorante es el pigmento, una partícula sólida que determina el color, la opacidad y la consistencia de la pintura. 

El pigmento flota en un aglutinante (aceite, cera, savia, huevo o agua). Los pintores siempre utilizan los mismos pigmentos y modifican sólo el aglutinante para crear diferentes tipos de pinturas, desde el temple al acrílico y la acuarela.

Legado de esta Pintura

Aunque la pintura de tempera existe desde la antigüedad, en Pompeya, por ejemplo, los artistas del Renacimiento desarrollaron nuevas formas de témpera, que era una pintura compuesta por pigmentos triturados y una sustancia soluble en agua como la yema de huevo o la caseína (proteína de la leche). 

Los contemporáneos de Leonardo, incluyendo a su maestro Andrea del Verrocchio, usaban principalmente témpera al huevo. Igualmente, la témpera, que los artistas aplicaron en pequeños trazos a paneles de madera con yeso, era una fina capa de yeso mezclada con pegamento. 

Principales representantes de esta Pintura

La pintura de témpera fue eclipsada por la pintura al óleo durante el Alto Renacimiento, el óleo era más adecuado para el tipo de efectos que Leonard y sus contemporáneos querían lograr. 

Algunos artistas, como el mexicano Diego Rivera, lo utilizaron de nuevo a principios del siglo XX, pero fue principalmente entre 1930 y 1950 cuando la témpera obtuvo un auténtico  resurgimiento.  Los representantes más importantes de esta técnica son N. C. Wyeth, su hijo Andrew Wyeth, Thomas Hart Benton, Paul Cadmus y Jackson Pollock, quienes fueron todos artistas que experimentaron con témpera sobre lienzo, inspirándose en pintores de la Edad Media y el Renacimiento.