Saltar al contenido

Teatro dramático – Definición, Concepto y Emprendimiento

¿Qué es el teatro dramático?

El teatro dramático es una trama didáctica que presenta una serie de escenas vagamente conectadas que evitan la ilusión y a menudo interrumpen la línea de la historia para dirigirse directamente a la audiencia con el análisis, el argumento o la documentación. 

Este teatro se asocia ahora más a menudo con la teoría y la práctica dramática desarrollada por el dramaturgo-director Bertolt Brecht en Alemania a partir de 1920.  Sus antecedentes dramáticos incluyen la estructura episódica y la naturaleza didáctica del drama preexpresionista y el teatro expresionista en el que se hace  un uso exuberante de los efectos técnicos.

Conoce aquí la información completa del teatro y sus componentes principales.

Aprende todo sobre el teatro

Definición de Teatro Dramático

El teatro dramático tiene una trama o historia y la gente acude al teatro esperando que la trama se presente ante ellos  y que todos los acontecimientos  se resuelvan al final de la misma.  La narración comienza y puede que los asuntos se resuelvan o queden  sin resolver, confrontando a la audiencia con preguntas sobre lo que harán. 

En este sentido, Brecht pensaba que el teatro dramático era un entretenimiento, por ello, en su opinión el  teatro dramático, debería involucrar a la audiencia en una experiencia emocional sólo durante su tiempo en el teatro. Igualmente,  el teatro dramático tiene una narración lineal, lo que significa que sus eventos suceden en orden cronológico. 

¿Cómo se desarrolló el teatro dramático?

Las primeras obras de teatro se representaron con un solo actor (llamado protagonista) y un coro de personas que le ayudaban a contar la historia. Sin embargo, a lo largo del siglo V a.C. los dramaturgos continuaron innovando. El dramaturgo Esquilo añadió un segundo papel hablado llamado el antagonista, y redujo el coro de 50 a 12 cantantes, en su obra los persas, que representada por primera vez en el 472 a.C., siendo  la más antigua que se conserva de todas las obras griegas.

Su discípulo Sófocles añadió un tercer actor, mientras que Eurípides añadió un prólogo, introduciendo el tema de la obra, y el deus ex machina, una figura divina que atendía los aspectos que quedaban sueltos  al final. Los ciudadanos ricos patrocinaban las obras de teatro pagando un impuesto llamado la choregia. Y al igual que Pisistratus, el tirano que estableció la ciudad Dionisia para aumentar su propia popularidad, muchos de estos ricos patrocinadores esperaban que el éxito de la obra que patrocinaban les proporcionara una entrada en la política.

Las primeras obras se representaron en el Teatro de Dionisio, construido a la sombra de la Acrópolis de Atenas a principios del siglo V, pero los teatros demostraron ser tan populares que pronto se extendieron por toda Grecia. Por ello, el drama se clasificaba según tres tipos o géneros diferentes, la comedia, tragedia y obras de sátiro.

Características del teatro dramático

En este teatro, el  drama es una pieza de escritura, que se presenta artísticamente con diálogos. Este drama es atractivo, impactante y real ya que presenta a los personajes junto con un aspecto natural y creíble, lo cual es muy similar a una historia corta ya que, también comprende personajes, trama, escenario y simbolismo.

En el proceso del teatro dramático, se coordinan esfuerzos creativos dirigidos por un director de teatro en el que, el trabajo del dramaturgo es puesto en escena por este director con los actores, diseñadores, técnicos, bailarines, músicos, y cualquier otro colaborador que se une en el guión, escenario o plan.  

 

El producto final resulta del amalgamiento de los actores para completar el acto terminado del guión, escenario y plan, en unión con todos los colaboradores en el proceso para crear el final, que es lo que la audiencia presencia mientras se sienta en el teatro y ve la obra.  La presencia física del público puede cambiar una representación, inspirar a los actores y crear expectativas.  La presencia de los actores en vivo en el escenario frente a las audiencias en vivo, lo diferencia de las películas y la televisión de hoy en día.

Legado de este Teatro

El melodrama es uno de los legados del teatro dramático y una de las formas más populares de entretenimiento en el siglo XIX. Aunque a menudo fue descartado como un producto cultural, hay una creciente conciencia de su importancia en la historia del teatro dramático, que influyó tanto en el cine como en la televisión. Por ello, la percepción moderna del mundo, basada en una diversidad de noticias sensacionalistas y finales felices, es quizás una tendencia moderna en las convenciones del melodrama.

El primer uso de la palabra melodrama en francés fue para significar una pieza musical dramática. Así que desde el principio, el melo en el melodrama en realidad implica drama con música. Igualmente, la primera vez que la palabra melodrama fue usada en inglés fue para describir una obra de teatro en 1802 y su Tale of Mystery de Thomas Holcroft que estaba basada en un melodrama francés.

teatro dramatico

Representantes de este Teatro

A finales de la época medieval, muchas ciudades tenían espacios específicos dedicados al teatro público. Pero, después de la Reforma en el siglo XVI, un movimiento que se oponía a la autoridad de la Iglesia Católica Romana, y a todo el drama religioso fue suprimido. Luego, se otorgaron licencias a las compañías de teatro permitiéndoles ensayar y actuar en público, siempre que tuvieran la aprobación y el patrocinio de un noble.

Uno de los máximos representantes del teatro dramático, fue William Shakespeare, nacido en 1564, quien fue un dramaturgo que escribió 38 obras de teatro y numerosos sonetos. No es sólo la amplitud de su obra lo que convierte a Shakespeare en el más grande dramaturgo británico, sino la belleza e inventiva de su lenguaje y la naturaleza universal de su escritura.

Shakespeare escribió muchas de sus obras más famosas para el Globe Theatre, que fue erigido en 1599 por los Lord Chamberlain’s Men. Cuando el contrato de arrendamiento del terreno de su teatro, The Theatre, en Shoreditch se acabó, la compañía decidió desmantelar el edificio de madera y reconstruirlo en la orilla sur del río Támesis, rebautizándolo como The Globe.