Saltar al contenido

Teatro Expresionista – Historia, Desarrollo y Representantes

¿Qué es el Teatro Expresionista?

El teatro expresionista surgió del mismo impulso de rebelión contra los valores materialistas de la antigua generación de la clase media que dio lugar tanto al teatro naturalista reformista como al teatro simbolista esteticista. Esta oposición se expresó claramente a través de los temas y a menudo de los títulos de obras de autores de la época. 

Los precursores del teatro expresionista son generalmente aceptados como el actor y dramaturgo alemán Frank Wedekind, quien criticó al movimiento reformista ibicenco por no atacar la moralidad de la sociedad burguesa, y Strindberg. Wedekind que buscó en sus obras de teatro exponer lo que había bajo la superficie de la gentileza y el decoro,  introduciendo en el proceso papeles que servían más como emblemas que como personajes realistas.

Conoce aquí la información completa del teatro

El mayor teatro expresionista fue Der Tribune, en Berlín, un escenario de teatro expresionista que no simulaba la realidad ni sugería irrealidad, mas bien, existía por derecho propio como la plataforma desde la que se podían hacer declaraciones directas. Por lo tanto, los escenarios tendían a ser abstractos o, cuando eran específicos, eran altamente subjetivos. Las técnicas de distorsión y yuxtaposición incongruente expresaban la posición ideológica del director o del dramaturgo y el estado de ánimo del protagonista, o ambos. 

En las obras del teatro expresionista, las paredes de las casas podían inclinarse en ángulos agudos, amenazando con aplastar al protagonista, las ventanas podían iluminarse como ojos que espían lo secreto y lo íntimo. Igualmente,  los árboles podían tomar la forma del esqueleto que significaba la muerte. De esta manera, en lugar de formar simplemente el ambiente de la acción, el escenario se convertía en una fuerza dramática.

¿Cómo se desarrolla el Teatro Expresionista?

La acción de muchas obras del teatro expresionista se fragmentaron en una serie de pequeñas escenas o episodios. Este estilo de teatro se llamó Station in drama (drama de la estación) y se derivó claramente de los principios de las obras de misterio medievales. Esto llevó a considerar la escena en el teatro como algo independiente. 

La importancia y el significado del desarrollo de las obras de teatro expresionista, derivan de la yuxtaposición y acumulación de escenas más que de una continua progresión narrativa de escena a escena, y de esto se desprendía que no era necesario que hubiera coherencia en la puesta en escena. En el hombre y las masas de Ernst Toller (1920), por ejemplo,  las escenas alternaban entre la realidad y el sueño a lo largo de la obra.

Los personajes del drama expresionista eran a menudo impersonales o sin nombre. Muy a menudo servían para ilustrar algún aspecto del pensamiento o los sentimientos del protagonista o expresaban aspectos del mundo y la sociedad. En la Transfiguración de Toller (1918) los soldados en el campo de batalla tenían esqueletos pintados en sus trajes. 

Los personajes se presentaban frecuentemente como fragmentos de una conciencia unificada. Las multitudes a menudo no se diferenciaban, sino que se usaban en masa para expresar o subrayar el poder de la posición del protagonista. Los papeles expresionistas a menudo requerían que los actores expresaran aspectos del personaje mediante el uso de partes aisladas del cuerpo.

Teatro Expresionista

Tipos de Teatro Expresionista

El Teatro constructivista se considera un tipo de teatro  que buscó darle un giro a la  naturaleza abstracta del teatro expresionista, el cual era excitante pero rara vez tenía éxito artístico. En 1925 el movimiento había terminado, dando paso al teatro épico desarrollado y cultivado por Piscator y Bertolt Brecht. Otros experimentos en el teatro alemán se vieron interrumpidos por la llegada al poder de los nazis en 1933.

La creación teatral en la Alemania del siglo XIX estuvo determinada por el contexto político y social que acompañó al final del siglo anterior. La llegada de Napoleón al poder en Francia y sus campañas en el Este se encontraron con el entusiasmo nacionalista de los artistas que se opusieron brutalmente al clasicismo del pensamiento francés y al racionalismo abstracto de la Ilustración. 

El final del siglo XIX marcó un punto de inflexión en la estética teatral, que vio el desarrollo en Europa de una verdadera crisis del drama, ante el monopolio de un teatro de entretenimiento, donde destacaban teóricos, escritores de teatro y artistas del espectáculo que trataron de encontrar juntos los medios para satisfacer la demanda de un teatro de arte. 

Desde entonces, el teatro no deja de reflexionar sobre sí mismo en su relación con el texto, el escenario y el mundo. Este cuestionamiento da lugar a la oposición, el acercamiento y la superación de dos grandes corrientes estéticas que dominan el conjunto de la creación artística europea de finales de siglo, el naturalismo y el simbolismo.

En 1887, se inaugura el Théâtre-Libre, en el que se pusieron en escena obras de dramaturgos franceses y europeos. Retomando el principio del análisis científico o de la investigación policial, el drama involucra al hombre según lo determine el entorno en el que evoluciona. Para dar una interpretación artística de la realidad, el teatro debe utilizar materiales reales. La oscuridad se crea en la habitación, mientras que el gas y luego la electricidad permiten diseñar varios sistemas de iluminación que reflejan, por ejemplo, la transición del día a la noche.

Representantes de este Teatro

Poco antes de la guerra de 1914, aparece un nuevo estilo, en lugar del refinamiento y matiz del postsimbolismo, con imágenes crudas y patéticas, colores violentos y llenos de baches. Este movimiento, en el que Alemania volvería a tomar la delantera y abriría el camino, se denominó expresionismo.

La dramaturgia fue uno de los principales géneros de trabajo de los escritores expresionistas. Su interés no era describir los eventos del mundo exterior, sino desde el interior, es decir, las emociones y pensamientos de los individuos. Por esta razón, su trabajo se interesaba por describir subjetivamente los estados mentales.

Normalmente, el personaje principal de una obra de teatro expresionista manifiesta sus males internos a través de largos monólogos. En estas expresiones se expresa el malestar espiritual de la juventud, la rebelión contra las generaciones anteriores y los posibles caminos políticos y revolucionarios.

El teatro expresionista surgió al mismo tiempo que la dramaturgia y comparte ciertas características con ella. Principalmente, se alejó de la narración de la realidad y la naturaleza para centrarse en la exploración de las emociones.

 

Por otro lado, la estética del teatro expresionista tiene un gran poder asociativo. Su objetivo era eliminar la narración y la descripción, buscando mas bien,  expresar la esencia de los sentimientos, en los dialogos y monologos se usaban cadenas de sustantivos, adjetivos y verbos en el infinitivo.

Los principales temas del teatro al igual que la poesía era del horror de la vida urbana y el colapso de la civilización. Algunos de estos poetas eran pesimistas y lo expresaron a través de la sátira de los valores burgueses.

Hubo también otros expresionistas que se preocupaban por las transformaciones políticas y sociales de la época. Así que usaron el teatro para expresar la esperanza de una futura revolución.