La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos agosto 2018La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos agosto 2018

La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos

Definición de la Escultura en el Cristianismo

La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos, siendo un medio de arte que representa objetos religiosos por medio de piedra, barro, madera o bronce. La arquitectura y la escultura romana llegó a ser conocida en todo el mundo civilizado, de Gran Bretaña y Francia en el oeste, y en la India en el este. Pero justo cuando el poder romano estaba en su altura sucedió un evento que, en el tiempo, provocó un cambio completo en la forma en que innumerables personas vivían y pensaban. Jesús Cristo nació en Palestina y fue crucificado 30 años  más adelante. Después de su muerte sus discípulos viajaron por el imperio romano llevando sus creencias con ellos, y en poco tiempo, pequeños grupos de cristianos fueron encontrados por todas partes, junto con el temprano arte cristiano que ilustró sus creencias.

Durante casi tres siglos los romanos intentaron suprimir la nueva fe y los varios tipos del arte cristiano que la inspiró. Pero en el último en el año 313, el emperador Constantino decretó el edicto de Milán, en el que los cristianos podían adorar a Dios a su manera. Sorprendentemente, menos de 70 años más tarde, el emperador Teodosio I declaró que el cristianismo era la única religión autorizada del Imperio.

¿Cómo se desarrolló la Escultura Cristiana?

La Escultura Cristiana de las Iglesias

Mientras que el cristianismo era ilegal, la mayoría de todo el arte plástico fue fúnebre, en particular la escultura de las tumbas, con los relieves en los sarcófagos. Después que el imperio romano se convirtió en cristiano, las iglesias eran necesarias en todas partes. Por lo que, los templos paganos eran simplemente santuarios construidos para albergar la estatua del Dios o diosa.

Sin embargo, las iglesias cristianas debían ser lo suficientemente grandes como para albergar una congregación de fieles. Por ello, las primeras iglesias del  imperio romano, fueron construidos a imitación de las romanas llamadas basílicas, que eran de pasillos largos utilizados como mercado o conjunto de salas y tribunales. Al principio las nuevas iglesias no tenían ningún arte decorativo, sobre todo, ninguna escultura. Los paganos habían hecho sacrificios ante las estatuas de sus dioses y les habían adorado, por lo que,  los primeros cristianos pensaban que una estatua era un objeto pagano. Pero aunque todos estuvieron de acuerdo en que rechazaban las estatuas, algunos no sentían tan fuertemente introyectada esta  convicción.

Hacia el final del sexto siglo el papa Gregory en Roma señaló que como muchos cristianos no podían leer ni escribir, sintió que las pinturas murales en las paredes de las iglesias les ayudaría a recordar lo que les habían enseñado acerca de Cristo y la religión cristiana. Puesto que cerca de 400 años, cuando San Jerónimo escribió una versión latina de la Biblia (la edición de la Vulgata), sacerdotes tenían acceso a un texto estandarizado, que facilitó la aparición de una amplia gama de arte bíblico que ilustra historias del antiguo y Nuevo Testamento.

En un comienzo no se permiten imagenes que representen a Dios y a Jesús. Los cristianos utilizan símbolos y signos, para representar al cristo. Uno era el monograma que llamamos el chi-rho, que se compone de las dos primeras letras de la palabra griega para Cristo. Otro era un pez, porque la palabra griega para los peces está formada por las primeras letras de la frase “Jesús Cristo, hijo de Dios, Salvador”. Una mano que sobresale una nube simboliza a Dios el padre, con una paloma, el Espíritu Santo, una viña, la iglesia, un pájaro mítico llamado Phoenix, la resurrección y un pavo real, el alma.

A veces los símbolos que los romanos habían utilizado sugerían honor y grandeza, que luego fue utilizado en el arte religioso cristiano también. Así, los Romanos, por ejemplo, a veces, colocaban un halo detrás de las cabezas de los emperadores en cuadros y estatuas. Los cristianos ponen tales halos detrás de la cabeza de personajes sagrados, la Sagrada familia y santos para sugerir la santidad.

En el 330, el emperador Constantino hizo la ciudad de Bizancio, que estaba ubicada en el extremo suroriental de Europa, que termina donde Europa y Asia se encuentran, como una segunda capital del vasto imperio romano, y la renombró Constantinopla. Igualmente, cien años después, el imperio romano tenía dos emperadores, uno gobierna la mitad occidental o Latina-hablando de Roma y el otro gobernando la mitad oriental o de habla griega de Constantinopla. Pero como la mitad oriental floreció y creció más rica, la otra mitad occidental declinó bajo los ataques de los godos, los vándalos y otras tribus bárbaras. Luego en 455, Roma cayó y fue saqueada y  ya no había un emperador romano que gobernara en el oeste.

El Arte Bizantino

Durante los siglos que siguieron, Constantinopla se convirtió en el centro de un gran imperio que se llama el imperio bizantino. Los emperadores en Constantinopla llegaron de hecho a ser muy ricos y poderosos. Por todas partes en el imperio bizantino cristiano se construyeron iglesias y arte cristiano Bizantino apareció, aunque ejecutado en un estilo oriental. Así en vez de las paredes estar pintadas fueron cubiertas con mosaicos, cuadros de miles de pequeñas piezas de vidrio coloreado y de oro, magníficas y brillantes fueron realizadas. Por lo general, sin embargo, mientras que las obras eran dignas y majestuosas, las figuras representadas en el arte del mosaico bizantino tienden a ser bastante rígidas. Así, muchos artistas representaron al Cristo, utilizando símbolos. Al principio un hombre joven, mucho más como el dios griego Apolo que la figura que conocemos hoy en día, debido a que el Byzantino temprano fue un arte llevado en las tradiciones de la antigua Grecia.

La Crucifixión y la Escultura Figurativa

En un comienzo el Cristo nunca fue mostrado realmente en la Cruz. Para ilustrar la crucifixión, los artistas colocan un cordero en el lugar donde se unen los dos brazos de la Cruz. Luego, en el siglo VI, el Concilio de Constantinopla decretó que en las representaciones de la crucifixión, el Cristo debe mostrarse en forma humana. Así, más tarde los crucifijos tallados, mostraban a Jesús generalmente  vestido con una túnica larga, con una corona en su cabeza y con ambos pies juntos, como si estuviera de pie erguido con los brazos extendidos delante de la Cruz. Podemos ver un ejemplo de una crucifixión de este tipo en un relieve antiguo que ha sobrevivido en Langford en Oxfordshire. Lamentablemente, el autor está ausente.

El uso de Imágenes en el Arte  Cristiano

Los papas en Roma y los emperadores bizantinos en Constantinopla estaban a menudo en muy malos términos. Por lo que, se peleaban sobre muchos detalles de la creencia cristiana y ceremonial y a veces llegaron a estar realmente en guerra. Por lo que, una de las cosas en la que no estaban de acuerdo  era sobre la cuestión de las imágenes. Constantinopla estaba en estrecho contacto con los pueblos del este, algunos de los cuales no eran cristianos, y su forma de pensar sobre el arte, la religión y la vida había influenciado el pueblo del imperio bizantino en muchas maneras. Así, los judíos, por ejemplo, habían sido siempre opuestos a las imágenes, y ley judía prohibió el uso de ellas en el arte judío. Luego en el siglo VI Mahoma quien nació en la Meca en Arabia y antes sus seguidores de Siria, Palestina y Egipto, y la gente de estos y otros países se convirtieron en seguidores del Islam. Arte islámico también prohibió a los artistas que representaran figuras humanas en cuadros y esculturas y centrarse en cambio en el arte no objetivo.

La aversión cristiana temprana de imágenes revivió en el imperio bizantino  temprano en el siglo VIII con el Emperador Leo III quien dio órdenes de que toda escultura y todas las pinturas en que aparecían figuras debían retirarse de las iglesias cristianas y que el yeso debía extenderse sobre los mosaicos. Por más de un siglo esta regla estaba en vigor en el imperio bizantino, y los ‘iconoclastas’ (procesadores de imagen) rompieron muchas tallas y destruyeron muchos cuadros. Finalmente los iconoclastas cayeron del poder y se levantó la prohibición contra el uso de imágenes, por lo que, los mosaicos y relieves aparecieron nuevamente.

La Escultura de Principios del Cristianismo

El arte del cristianismo Medieval en el oeste se desarrolló en el continente en la corte del rey Carlomagno, durante el período c.750-900 y en la corte de los emperadores Otto I, II, III durante los años c.900-1050. En Irlanda, surgieron durante el siglo VII y continuó hasta finales del siglo XII.

Siguiendo la tradición bizantina, el arte carolingio en la corte del rey Carlomagno revivió el arte de la talla de marfil, ilustrada típicamente en los paneles de manuscritos iluminados, tanto en la parte delantera y trasera cubiertas de los evangelios de Lorsch, con el triunfo de Cristo y la Virgen, así como jefes de crozier y otros pequeños artículos.
Además, expertos en orfebrería produjeron una gama de fijaciones talladas y relieves metálicos que se convirtió en un elemento importante en la elaboración de manuscritos iluminados en Aachen y en otros lugares. Los ejemplos incluyen la cubierta del Codex Aureus de St. Emmeram (870), la cubierta de los Evangelios de Lindau (c.880), y el cimborrio de Arnulf (c.890), todo en relieve con su figuras en oro repujado.
Otro ejemplo singular de la habilidad de los orfebres carolingio es el Altar de oro (824-859), ahora en la Basílica de Sant’ambrogio en Milán. Otra obra maestra es el Lothair Crystal (c.855-69, Museo británico). también, está una serie de unas 20 piezas de grabados en cristal de roca, hecho en Alemania occidental, que representa escenas de la historia bíblica de Susana.

La escultura del gran renacimiento se ve reflejada en la iglesia cristiana en Roma, cuando recuperó la confianza durante el siglo décimo e inició un programa de construcción de iglesias en el estilo conocido como románico, y que creó una enorme demanda por esta escultura románica cristiana de relieves en gran parte sobre las puertas y estatuas de columna.

¿Cuáles son los tipos de esculturas del Cristianismo?

Esculturas religiosas, del cristianismo fueron obras cuya realización se hizo pensando en la representación del tema religioso, del cristo, plasmando  acciones realizadas por la deidad de Jesucristo, o por los santos,  en la representación de éstos. Siendo que en la mayoría de los casos, se utilizaban para el culto religioso, creyéndose que eran las propias deidades y que a través de ellas se puede llegar a la deidad para que mediante súplicas intercediera.

Los primitivos artistas cristianos plasmaban sus esculturas principalmente, en las catacumbas, por ello, sus manifestaciones artísticas, tenían una dimensión pública y una temática gloriosa y triunfante luego de la aceptación y formalización de la  fe por parte del Imperio.
Los Prototipos

El  arte cristiano del segundo siglo, identifiable consiste de pinturas en las paredes y techos de las catacumbas romanas (sepulturas subterráneas). Las que continuaron siendo decoradas en un estilo superficial que se derivó del impresionismo romano hasta el siglo IV. Proporcionan un importante registro de algunos aspectos del desarrollo del tema cristiano. La primera iconografía cristiana tiende a ser simbólica. Es decir, que con una representación simple de un pez fue suficiente para aludir al Cristo. Así el pan y el vino invocan a la Eucaristía. Por lo tanto, durante los siglos tercero y cuarto, en las pinturas de catacumbas y en otras manifestaciones, los cristianos comenzaron a adaptar prototipos paganos conocidos a los nuevos significados, por ejemplo la figura de la representación de cristo. Por lo tanto, más a menudo lo muestran como el buen pastor tomado directamente de un prototipo clásico. Él fue representado a veces bajo la figura de dioses familiares o héroes, como Apolo y Orfeo. Sólo más tarde, cuando la religión había logrado alguna medida de poder terrenal, él tomó más exaltados atributos.
Los relatos tienden al principio a ser tipológicos,  lo que sugiere un paralelismos entre el antiguo y Nuevo Testamento. Las primeras escenas de la vida de Cristo para ser representado eran los milagros. La pasión, especialmente la crucifixión, fue evitada generalmente hasta que la religión estaba bien establecida.

El Relieve

Estas esculturas fueron realizadas para recrear por ejemplo, la entrada de Cristo en Jerusalén, el Domingo de Ramos. Por lo que, las escenas están divididas, a la manera clásica, por columnas. La técnica se basa en el modelado y juega con el efecto del claroscuro que proporciona el trépano. La mayor parte de la escultura paleocristiana tenía también un carácter funerario.

En este sentido, la producción escultórica se desarrollará fundamentalmente en la decoración de los sarcófagos, en los que se deja ver claramente la influencia romana, en la que se combinan temas cristianos con los de origen pagano. Así, los sarcófagos cristianos derivan de los sarcófagos romanos y en su adorno se aprecia una evolución que va desde la simple decoración con estrígiles, es decir con molduras huecas y onduladas a los más complejos frisos que encierran escenas entre columnas arcadas. Así mismo,  las tallas tenían la influencia de la tradición judía contraria a la representación de la divinidad, muy frecuentes y que se reducen a contados ejemplos del buen pastor.

la representación del ciclo de la vida de Cristo y algunos ciclos del Antiguo testamento, las representaciones de los santos, de María Santísima, imágenes de la Biblia, la muerte de Jesús y Jesús resucitado, la crucifixión y juicio de Jesús entre otros.

Los lugares donde más se exponían estas obras eran en los altares luteranos, en los templos católicos tradicionales se apreciaba la abundancia de todo tipo de representaciones pictóricas y escultóricas, en lugares como en el altar mayor, capillas laterales, en el púlpito o la pila bautismal, estando también representadas en los artesonados y las vidrieras.
Según el periodo histórico, las paredes se cubren con frescos, lienzos o retablos, habiendo todo tipo de elementos arquitectónicos que servían para soportar las esculturas, incluso en algunas zonas poco visibles  para los fieles se decoraban con obras de Arte Sacro.

La Escultura paleocristiana

El tema en este período, fue la representación del Buen Pastor, apareciendo también figuras como la del orante con una variedad de animales (palomas, ciervos, pavos reales o peces) que simbolizaban al Cristo, al alma, entre otras. También aparecen temas de carácter bucólico, el crismón, monograma de Cristo formado y enlazado por las iniciales de su nombre en griego, de las que cuelgan también la primera y la última letra – alfa y omega – del alfabeto griego para definir a Jesucristo como principio y fin de todas las cosas. Igualmente, varían los contenidos con la liberación del culto cristiano, haciéndose más comunes los temas de principios del siglo IV, del Antiguo y del Nuevo Testamento. Por lo tanto, la producción escultórica, se realizó en la decoración de los sarcófagos, con una clara influencia romana, combinando inicialmente, los temas cristianos con los de origen pagano. Así, los sarcófagos paleocristianos, toman las ideas de los sarcófagos romanos y en su decoración está presente la evolución que va desde el ornamento simple con estrígiles, con molduras huecas y onduladas a complejos frisos de escenas entre columnas arcadas.

Por otro lado, están las tallas, que tienen influencia de la tradición judía contraria a la representación de la divinidad, con contados ejemplos del Buen Pastor.

Por otra parte, en España durante la edad media apareció la escultura de Cruz alta (c.750-1150 CE). La misma, consta de monumentos de diferentes tamaños, todos ellos basados en el diseño estándar de la Cruz celta. Estas esculturas, fueron decoradas con patrones abstractos o con escenas narrativas de la Biblia (rara vez las dos), por lo tanto,  constituyen el conjunto importante de la escultura exenta producida entre la caída de Roma (c.450) y el comienzo del renacimiento italiano (c.1400).

¿Cuál es el legado de la Escultura del Cristianismo?

La escultura cristiana, tuvo una fuerte influencia de la escultura romana que a su vez estuvo influenciada por la antigua Grecia, caracterizándose por ser muy realista, siendo tan fiel a la vida como fuera posible. Por lo tanto, el legado de la escultura cristiana, está plasmado en las grandes catedrales y basílicas en cuyos espacios quedó grabado en la mayoría de los templos y edificios, importantes relieves, paneles de mármol con fondos tallados profundamente para que las figuras se destacaran en  casi  tres dimensiones. De igual manera, esta serie de paneles juntos contaron historias y representan escenas  del cristianismo. De igual manera, los relieves de estilo romano fueron muy influyentes a lo largo de la historia del cristianismo, concretados en los relieves con escenas de la Biblia que decoran muchas de las catedrales más importantes e influyentes en el mundo. Así mismo, la figura del cristo, tiene una fuerte influencia romana  y griega, ya que fueron ellos quienes estudiaron las proporciones ideales del cuerpo humano basado en la proporción áurea, una fórmula geométrica.  Esta relación se convirtió en la base para el estándar ideal de la belleza, utilizada en la escultura del cristo, la virgen María, los santos y apóstoles, que todavía se utiliza hoy en día.

De todos modos, lo teológico y antropológico fue siempre finamente tejido, produciendo figuras culturales de las que cada uno tiene su belleza y siendo en parte incomparables. Así, en primer lugar, se requiere considerar que existen dos factores que determinan la escultura del cristianismo, uno es la integración de la iglesia de oriente y occidente en sus estatuas de culto, (hasta la reacción de la reforma) y el otro enfoque es sobre sobre la iconografía. Por lo tanto, tampoco existe diferencia entre las teologías susceptibles al misterio del Dios hecho hombre, puesto que en el oeste se pone el énfasis en los conceptos de encarnación y la resurrección, este insiste en la iluminación y la transfiguración. Además contempla, y es muy importante la felicidad. Sin embargo, en Occidente se quiere tocar y desarrollar un impresionante culto a las  reliquias.

En este sentido, en los templos católicos tradicionales se encuentra una gran diversidad de obras escultóricas, tanto en el altar mayor, como en las múltiples capillas y espacios laterales, tal es el caso del púlpito, la pila bautismal, también en el artesonado y los vitrales. Igualmente, la escultura (capiteles historiados, tímpanos, gárgolas), se encuentran incluso en zonas no visibles por los fieles, y hasta el suelo se cubre de lápidas. Así mismo, la decoración de las iglesias ortodoxas es aún más sofisticada (iconostasis, mosaicos, indumentaria y orfebrería religiosa). Una de las catedrales emblemáticas de la escultura del cristianismo es la catedral de notre dame, en París, uno de los grandes representantes del arte cristiano utilizada como instrumento evangelizador. Los ventanales están perfectamente construidos y es una obra arquitectónica de gran belleza. Resaltando las gárgolas que tiene arriba en los techos, que son muy características de esta catedral.

Principales representantes de la Escultura en el Cristianismo

Miguel Ángel, con sus impresionantes escultura de la La Piedad, una bella figura que representa a Cristo muerto y auxiliado por su madre, la bella y triste Virgen María. El conjunto despide una ola de solemnidad y tristeza, que la han convertido en una de las esculturas más valoradas y visitadas de todos los tiempos. En 1972, fue dañada seriamente a martillazos, por lo que tuvo que ser restaurada y protegida con fuertes medidas de seguridad. Igualmente, la hermosa escultura del

Moisés, en el que se aprecia el gran genio que era este escultor italiano. Una figura con fuerza latente y de cuidadoso realismo, por lo que al admirar sus esculturas, se le considera uno de los mejores escultores de todos los tiempos.  

De igual manera, otra de sus obras representativas fue el crucifijo del Santo Spirito, que es una obra escultórica de la juventud de Miguel Ángel, que se encuentra en la sacristía de la Basílica del Santo Spirito en Florencia.

El Ángel, porta candelabro, también es una escultura en mármol, realizada por Miguel Ángel en el año 1494 para el Arca de Santo Domingo de la basílica de Santo Domingo en Bolonia.  

Niccolò dell’Arca (c. 1435 – Bolonia, 1494), también fue un escultor italiano activo en Bolonia,  de la Italia septentrional del siglo XV. Algunas de sus obras fueron el ángel del candelabro, el llanto del cristo muerto, el arca de Santo Domingo, de la Basílica de Santo Domingo en Bolonnia. Así mismo, recibió algunos encargos, entre ellos los artesones de las ventanas del lado este de la Basílica de San Petronio.

La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos
Titulo
La Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos
Descripción
Escultura en el Cristianismo representa objetos religiosos es un medio de arte que representa objetos religiosos por medio de piedra, barro, madera o bronce
Autor
Editor
tiposdearte.com